¿Era Rockdrigo “El profeta del nopal”?

México, D F, 19 de diciembre (apro)- Este 25 de diciembre Rockdrigo González cumpliría 55 años, de no haber fallecido en los sismos del 19 de septiembre de 1985 que azotaron a la Ciudad de México
El 2005 también conmemoró su muerte a 20 años del terremoto, por lo que se realizaron varios eventos recordando al músico abanderado del movimiento musical del rock “rupestre”, quien es conocido como “El profeta del nopal” pese a lo que expresa su novia Mireya Escalante y madre de Amanda Lalena, la hija procreada por ambos, en el testimonio que puede verse en No tuvo tiempo, la hurbanistoria de Rockdrigo, documental en formato DVD de reciente aparición (Producciones Volcán/Pentagrama):
“De Tampico, donde vivíamos y nos habíamos conocido desde la infancia, Rockdrigo se lanzó a Jalapa, Veracruz, para estudiar psicología, y una mañana se internó en la sierra para comer una familia de honguitos alucinógenos Fue entonces cuando en el viaje se le presentó el numen del ‘Profeta del nopal’ y le habló Me contó que le dijo que lo iba a inspirar con mensajes sabios para escribir canciones profundas a la juventud y que alcanzaran a aprovechar las siguientes generaciones Pero no se bautizó como ‘El profeta del nopal’ como dicen, no Él se consideraba ‘El sacerdote rupestre”
Quienes no convivieron con Rockdrigo en la breve fama que obtuvo entre “la banda” del rock nacional al final de su vida, quizá dicho alucine sólo forma una parte cotorra más de su anecdotario mitológico si pensamos que él mismo lo fomentaba, con su guitarra y armónica en conciertos

De hecho, es el vivo parlamento que dicta y abre el disco “El profeta del nopal”, publicado póstumamente gracias a las cintas de carrete grabadas y entregadas a Modesto López, de Pentagrama, por Ángel Ancona, quien como dueño del Café de los Artesanos, en Aguascalientes, tuvo la sensibilidad de invitarlo a tocar allá por 1984, con la intuición artística de registrar su acto musical solista para la posteridad
Incluso quienes participamos en la onda “rupestre”, escuchar aquel cotorreo referente a su encuentro con ese dizque “Profeta del nopal” nos llevó a pensar que se trataba de un choro vacilador característico de nuestro amigo, un personaje de su invención, o su alter ego sobre todo porque, al comentar el suceso, Rockdrigo salpicaba su relato con expresiones cómicas (en la grabación se oyen risas) invitando a no tomarlo demasiado en serio (la frase es suya)
El mentado “profeta” le revela, en una noche “de visiones arquetípicas” que deberá ser él la estafeta, el médium elegido, el trovador iniciado “para recetar por las trompas de Eustaquio del personal” esos “mensajes musicales cósmicos” del Profeta del rock La chanza traía su “colita” En No tuvo tiempo (título del DVD realizado por Montero y Fors, tomado de Proceso a siete años de los sismos durante el homenaje organizado en su natal Tampico, Tamaulipas), la vocalista “rupestre” y para más señales geminiana Nina Galindo, recrea cuánto desconcertaba su personalidad:
“Con el Rockdrigo me pasaba una cosa muy chistosa, que no podía pasar más de diez minutos platicando con él porque hablaba de varias cosas a la vez y no sabía si lo hacía en serio, o bromeaba”
Roberto González, quien le compusiera Ánimas (“mientras más tiempo pasa más te extraño, Rodrigo”) y fuese el último cantautor de “los rupestres” en compartir un escenario con Rockdrigo la noche anterior al sismo, expone esta dicotomía para el DVD:
“Estaba triste, diferente No traía aquel discurso chusco y burlón que al llegar mostraba en sus pláticas como primera instancia al igual que en sus canciones, pues siempre detrás del chiste tenía, por supuesto, otro mensaje de profundidad y no para divertir, porque decía que para él, la risa era un elemento catárquico, una evasión de la realidad Me comentó que estaba harto de que lo vieran como un payasito del rock y estaba pensando en dar un giro, componer cosas más elaboradas para dar a conocer su aspecto serio, ya que tal vez algunos de nosotros en el movimiento rupestre estábamos haciendo concesiones en este sentido superficial”
Cito de memoria; pero en todo caso, la historia que sostiene Mireya Escalante sobre el origen del “Profeta del nopal”, apuntando que “se le apareció” a Rockdrigo en un viaje de hongos por la sierra durante la época cuando estudiaba psicología en Jalapa, tiene tintes de certeza La psicología define a la alucinación como un trastorno psicosensorial que corresponde “a la proyección en lo objetivo de fenómenos subjetivos” Así, es altamente probable que en sus cursos universitarios le haya intrigado el fenómeno físico del sonido y por extensión, de la música, investigando las vibraciones auditivas que perciben los animales y estudiara, ya por su cuenta, cómo escuchamos los humanos y cómo el sentido del oído afecta la conducta, el ánimo, los sueños
Una clave nos la brinda Rockdrigo, al utilizar en su presentación de Aguascalientes el raro nombre científico “las trompas de Eustaquio” Seguramente tuvo acceso al diagrama anatómico y fisiológico del oído humano, que se divide en tres: el oído externo, el cual corresponde a la oreja con el pabellón auricular y el conducto auditivo; el medio, donde se halla el tímpano y el oído interno, que finalmente permite al sonido cruzar por medio del caracol membranoso hacia el nervio auditivo y la Trompa de Eustaquio
No dudo que Rockdrigo también se haya familiarizado con múltiples terminologías relacionadas, como el “órgano cordotonal” u “órgano de Johnston”, es decir, las antenas y patas de los insectos y ciertos artrópodos, su aparato receptor La psicología confiere al órgano de Johnston una función particular, amén de recibir las vibraciones: “Desempeña también un papel en el tono general del cuerpo del insecto” (esta definición y la de “alucinación”, del Vocabulario Akal de Psicología, Henri Piéron Akal, Madrid, 1990)
Aquello de “trompas” y “órganos” contiene algo evocador de la sexualidad que no creo le pasara inadvertida, pues gustaba de los juegos albureros y el doble sentido en las palabras (la fábula fálica El ET, de su casete Hurbanistorias), ambos términos aplicando a su vez para dos instrumentos musicales de viento También es posible que reparase en los divertidos aspectos adyacentes, pues solía imitar en su boca la trompeta como sordina de Satchmo sax, un instrumento que denominaba “cogote” (ejemplo, el blues Asalto chido) y hallara otras ligas escatológicas, como el soplido de una trompetilla con su aliada, la flatulencia, o el tronar asustado de un vulgar “pedo” (al que, de paso, canta en su rola Aventuras en el Distrito Federal) Aún más importante, buscó por qué se le habría ocurrido a alguien llamar a esa trompa conductora del sonido precisamente “de Eustaquio”
Si tal curiosidad no pudo satisfacerla quien haya sido ese profesor que desplegó el mapa en clase, a lo largo del pizarrón, con aquel corte transversal del aparato auditivo (la contaminación, en todo caso es mía), Rockdrigo buscó la respuesta en los libros de historia y como alquimista “rupestre” cerró el círculo, pitorreándose de contento (Canicas)
El misterioso Eustaquio había sido un flautista italiano de principios del siglo XVI, quien escribió el primer libro impreso para conjunto instrumental con 45 duetos, en el nuevo estilo imitativo de Josquin y sus contemporáneos Se le conoce como Eustachio romano, compositor de Frottole, plural de “frottola” o “brazaletta”, tipo de canciones polifónicas del período 1450-1530 en Italia, que abarcan una variedad de formas poéticas como la oda, el soneto, el “stramboto”, la “canzone” y el “capitolo”
Para el eternamente joven Sacerdote del rock en su afán jungiano y juglaresco, que no conductista (“tendencia” imperante en la uni de Jalapa por lo que se decepcionó y desertó, según Mireya), ese enigma estaba resuelto por donde lo mirara, cómico o formal Acaso, en pleno viaje de hongos, aquel Eustaquio romano se le apareciera cual regalo de la carne divina bajo el disfraz alucinado de “El profeta del nopal”, fruta prohibida de Fromm (Y seréis como dioses) que al morderla, desde la lejanía de muchos años luz le transmitió su misión rupestrosa Verdad que Rockdrigo González jamás dijo:
“Yo soy el profeta del nopal”
¿No le había pasado un alucine similar a John Lennon cuando bautizó a Los Beatles? Lennon era un genio, en el léxico de la gente común se reconoce a un genio por su elevada creatividad y, en psicología, por estar dotado de un coeficiente mental superior Lennon escribía bellas canciones de fuerte contenido social y religioso, igual Rockdrigo lo acompañaría cantando, ya no querría ser psicólogo y abandonó la carrera En 1961, Lennon manifestó:
“Mucha gente pregunta por qué llamarse Los Beatles Se los voy a contar El nombre me vino en una visión Un hombre se me apareció entre un pastel en llamas, y dijo: ‘De ahora en adelante ustedes serán Los Beatles, pero con una gran A (mezcla de beetle, “escarabajo”, y beat, “ritmo”)’ ‘Gracias, señor hombre’, ellos le respondieron agradecidos”
Los dos murieron pronto Lennon tenía 40 años cuando fue asesinado A Rockdrigo, los sismos no le permitieron festejar su cumpleaños 35 el 25 de diciembre de 1985, hace 20 años De haber llegado al 2005 esta semana, celebraría la existencia apagando 55 velitas sobre un pastel ardiente de mota y entonando Cuando tenga 64 años con los “rupestres”
Quizás en el cielo está festejando y nosotros ni en cuenta

Comentarios