Ordena Yarrington esclarecer homicidio de periodista

* No escatimar recursos, instrucción del gobernador al procurador en el caso de Roberto Mora
Ciudad Victoria, 19 de marzo (apro) – El gobernador Tomás Yarrington Ruvalcaba ordenó al Procurador de Justicia del Estado, Francisco Cayuela, abocarse a las investigaciones para que se esclarezca el asesinato del periodista Roberto Mora García, director editorial de El Mañana de Nuevo Laredo, ultimado la madrugada de este viernes
“Hablé con el gobernador, a través del teléfono satelital porque está ahora en una gira, y me encargó mucho que estuviera muy pendiente de este caso, que no escatimáramos ningún recurso para llevar las investigaciones hasta donde sea necesario a fin de dar con los responsables de este crimen”, mencionó
Cayuela se comprometió a que se agotarán todas líneas que pudieran llevar al esclarecimiento de este homicidio y a que no se recurrirá a la vía fácil de adjudicarlo a móviles “pasionales”

“Tengo la absoluta confianza en que lo vamos a esclarecer”, manifestó
Ante las instrucciones recibidas por el gobernador, dijo que fueron enviados, a Nuevo Laredo, el director de la Policía Ministerial del Estado, José Guadalupe Castillo Celestino, quien se especializa en investigación de homicidios, así como el primer subprocurador José Guadalupe Galván, a fin de que dirijan las indagatorias
“Creo que en algunos días vamos a tener hebras muy concretas de la investigación para seguirlas analizando e investigando, le vamos a echar todos los kilos para esclarecer este crimen Vamos a tomar todas la líneas de investigación habidas y por haber”, manifestó
–La preocupación, señor procurador, es que no vaya a ocurrir como ha pasado con muchos otros crímenes, que nunca jamás se resuelven y que quedan allí, en la impunidad

“Nosotros hacemos votos de confianza por que se esclarezca, y vamos a hacer hasta lo imposible para que se esclarezca Hay crímenes que se nos complican, que tardan en esclarecerse; hay otros que no se pueden esclarecer porque los responsables se evaden de la acción de la justicia, o bien son quitados de enmedio para romper la línea de investigación, que no creo que sea este caso
“Yo creo que este es un caso, si bien se puede tardar la investigación algunos días, no lo veo muy complicado porque es un crimen del orden común No es un crimen vinculado con la delincuencia organizada”
–¿Y cómo puede descartarse eso, cómo pueden descartar que se hizo precisamente de esta forma para ocultar algún origen político o del crimen organizado?
“Ahorita no podemos descartar nada, y se puede dar el caso de que hábilmente se quiera confundir a la autoridad investigadora haciéndolo aparecer como una cosa que no es”
Cayuela señaló que igual se investigará la posibilidad de que se haya tratado de una venganza o de una “confusión”
“Sería una falta, de veras, de profesionalismo, irnos por la línea fácil de un crimen pasional, No lo vamos a hacer, vamos a investigar todo, no vamos a asociar este crimen sólo con una línea, vamos a ir a fondo”, prometió
Dijo haber conocido personalmente a Mora en algunas entrevistas y tener una muy buena impresión de su persona
“Era una persona muy correcta, muy dedicado a su trabajo, un periodista muy profesional Lo traté en algunas pláticas, muy inquisitivo, y todos estamos apenados y nos duele la pérdida de una persona muy destacada en su ramo profesional”, expresó
Indicó que la Procuraduría se abocará a investigar la red de vínculos del periodista, que desde ahora saben no era muy amplia, pues Mora se dedicaba desde la mañana hasta la madrugada del otro día a su trabajo en el periódico
“Me dicen que es una persona muy reservada, muy correcta, muy ordenada El departamento se encontró muy ordenado, y sabemos que era una persona muy dedicada al trabajo”, mencionó
“Vamos a ver todo, a revisar todo, a analizar sus últimas llamadas, las que hizo y recibió de su casa, del celular, del periódico; todo lo vamos a investigar Las amistades que tenía en Monterrey, en México Tengan confianza en que le vamos a echar todos los kilos, y esas son las instrucciones que recibimos del gobernador, que no escatimemos recursos para avanzar en la investigación”
Cuatro periodistas asesinados en este sexenio
En otro orden, cuatro periodistas han sido asesinados en este sexenio, sin que ningún caso se haya esclarecido hasta la fecha
En los últimos 18 años, en total han sido nueve los homicidios contra personas relacionadas con los medios de comunicación, sin que en ningún caso se haya encarcelado a los responsables
El periodista Félix Fernández García fue ejecutado con disparos de metralletas AK-47, el 18 de enero del 2002, cuando se transportaba en su vehículo muy cerca de la presidencia municipal de Miguel Alemán
Existe una averiguación abierta en la que se señaló como indiciado al exalcalde de ese municipio, Raúl Rodríguez Barrera, quien era compadre del periodista y había tenido una relación muy estrecha
Las versiones que se manejaron fue que Fernández García había tenido problemas con Rodríguez Barrera, mejor conocido como “El Chupón”, por lo que había dejado de trabajar en sus empresas, pero que se había llevado con él fotografías y documentos que después estuvo filtrando y publicado en gacetillas, por lo que el exalcalde tomó venganza

Otro periodista asesinado fue el subdirector editorial del periódico “El Imparcial” de Matamoros, Saúl Martínez Gutiérrez, quien fue ultimado el 24 de marzo del 2001
Su cuerpo fue encontrado con cuatro disparos calibre 9 milímetros en la cabeza, a bordo de su camioneta, abandonada en la brecha 28 cerca del poblado La Soledad, municipio de Río Bravo
Aunque, la Procuraduría reconoció que había líneas de investigación que apuntaban a que el móvil del crimen había sido alguna venganza por sus publicaciones periodísticas, a la fecha no se ha encontrado ningún responsable
El 8 de abril del 2000 fue torturado, y asesinado con un balazo en la cabeza, Pablo Pineda Gausín, del periódico “La Opinión” de Matamoros
Mario Morales Palacios, quien había sido señalado como publirrelacionista del cártel del Golfo, fue ejecutado en abril de 1999
Carlos Aguilar Garza, editor del periódico “Y Punto”, fue asesinado en Nuevo Laredo, en enero de 1993; Ernesto Flores Torrijos y Norma Moreno Figueroa fueron baleados cuando salían del periódico “El Popular” de Matamoros, en julio de 1986; mientras que en Reynosa, en 1985, fue asesinado Jorge Brenes Araya
Todos estos crímenes han quedado impunes

Comentarios