Finanzas ocultas de los Salinas

Una investigación de Proceso, que incluyó la consulta del Registro Público de la Propiedad, la revisión de expedientes judiciales en Europa y, sobre todo, el examen del convenio de divorcio que, en abril de 1998, firmaron Enrique Salinas de Gortari y Adriana Leonor Lagarde Lozano, ilumina algunas zonas ocultas de la fabulosa fortuna de un clan cuyo poder económico, marcado por un intenso tráfico de propiedades, no parece haber sido mellado con el eclipse formal de su encumbramiento político
A las investigaciones y escándalos por los manejos financieros del “hermano incómodo” del expresidente Carlos Salinas de Gortari, Raúl, se suman ahora las sospechas derivadas del convenio de divorcio entre Adriana Leonor Lagarde Lozano y Enrique Eduardo Guillermo Salinas de Gortari, el menor de los hermanos, que arroja aún más luz sobre la fabulosa fortuna de la familia Salinas y los excesos de su estilo de vida
En el documento firmado por las partes el 25 de abril de 1998, del que Proceso tiene copia, consta que Enrique y Adriana se casaron por el régimen de separación de bienes y que se divorciaron voluntariamente
Sólo para empezar, el documento señala que Enrique y Adriana convinieron que de la cuenta denominada Tegra que se encuentra en el Banco Kan Kaku, una vez que sea liberada por las autoridades locales, Enrique entregará a Adriana 2 millones de dólares en el entendido de que todos los gastos que se han generado y se eroguen en lo futuro para lograr su liberación, así como los gastos en que incurran las partes para dar cumplimiento a lo pactado en este convenio, tanto en México como en el extranjero, serán pagados por Enrique

Tegra es una sociedad fantasma, a nombre de la cual también apareció una cuenta (la 903212 del Banque Genevoisse de Gestion, en Ginebra) que investigó el juez Paul Perraudin, entre varias más Pero hasta ahora no se tenía noticia de depósitos de Enrique en el banco Kan Kaku
De acuerdo con la segunda cláusula del convenio, Enrique conservará el saldo de la cuenta Tegra, así como los productos de la misma, además de la cuenta en Swiss Bank Corporation (SBS) que, según la cláusula tercera, quedará en exclusiva propiedad de Enrique, por lo que al ser liberada por las autoridades locales, tendrá derecho a recibir tanto el capital como los productos que se hayan generado Adriana se obliga a otorgar las autorizaciones que fueran necesarias para ello y a firmar la documentación que corresponda
La siguiente cláusula alude a un fideicomiso formado a favor de los hijos de las partes, que se mantendrá en los términos actuales, en el entendido de que los rendimientos que se obtengan se utilizarán en la educación de los hijos de las partes o se reinvertirán, y Enrique se obliga a informar a Adriana anualmente sobre la administración del mismo
De la información se desprende que hubo, por lo menos, un convenio anterior, pues en éste se acordó modificar la pensión alimenticia pactada previamente sólo “en el caso de que Adriana recibiera bienes que le permitieran su subsistencia” Y las partes concordaron en que tal circunstancia se produciría en el momento en que Adriana recibiera los 2 millones de dólares pactados
Respecto al departamento ubicado en el séptimo piso del inmueble número 7 de Rue de Conseiller Collignon, en París, las partes dispusieron venderlo a quien Adriana designara, en francos franceses; pagar el crédito hipotecario correspondiente a ese bien con el producto de la compraventa; que el remanente lo recibiría Adriana y que, mediante convenio con el comprador, éste debería obligarse válidamente a transmitir la propiedad del inmueble, en plazo determinado, a los hijos de las partes, quedando el usufructo vitalicio a favor de Adriana en el precio en que fue vendido, que pagarán Adriana y Enrique, correspondiendo a la primera lo que hubiese recibido al venderse, que sería el precio de venta menos el importe de los impuestos que se generen, y Enrique pagará el monto del crédito hipotecario que se haya pagado y los impuestos referidos Los impuestos y gastos notariales que se generen por la presente operación serán cubiertos por Enrique Además, Enrique se obliga a entregar en México a Adriana, a su costa, el menaje de dicho departamento, que actualmente se encuentra en bodega
La corresponsal de Proceso en París, Anne Marie Mergier, confirmó en Francia que Enrique Salinas y su exesposa, Adriana Lagarde, aún están registrados como propietarios de ese departamento y que compraron un estacionamiento adicional
El documento indica, además, que Adriana conservaría la propiedad y la posesión del inmueble que actualmente habita, ubicado en el número 82 de Primera Cerrada del Pedregal, colonia Santa Catarina, Coyoacán, con sus muebles, obras de arte y todo lo que contiene Adriana preservaría también la posesión y propiedad de los siguientes inmuebles que se encuentran titulados a su nombre: una casa ubicada en la calle de Moctezuma 26, en Coyoacán, y dos terrenos en el condominio El Nido, en Palmira, Cuernavaca Adriana se quedó igualmente con la camioneta Cherokee que tenía entonces y con las joyas de que disponía
Enrique mantuvo la propiedad de varios inmuebles que antes se hallaban en copropiedad Adriana se obligó a donar sus derechos sobre la casa en el número 27 de la Privada de Juárez, en Santa Catarina, Coyoacán Dado que ésta reportaba un crédito hipotecario, Enrique asumiría la totalidad del adeudo y, por tanto, quedaría liberada Adriana Cedió también sus derechos sobre unos terrenos de Tepoztlán, de los cuales no hay mayor especificación, y en torno al rancho El Guajolote, en Agualeguas, Nuevo León
A su vez, según estipula la cláusula novena, Enrique conservó la posesión del departamento número 5 del edificio 157 de la calle de Dulce Olivia, en Coyoacán, propiedad de las hijas de Enrique y Adriana, y un terreno localizado en Zaragoza, sin número
Enrique se obligó, así mismo, a pagar a Adriana diversas sumas de dólares, o su equivalente en moneda nacional al tipo de cambio vigente al momento de realizar la operación: 120 mil dólares, mediante dos pagos iguales que debía hacer: el primero a principios de junio y el segundo en septiembre de 1998; 30 mil dólares correspondientes a las vacaciones de 1998, que se cubrirían en diciembre de 1998; y 30 mil dólares anuales que, a partir de 1999, se entregarían en dos pagos, el primero en la primera quincena de mayo y el segundo en la primera quincena de diciembre de cada año El destino de esta suma: cubrir las vacaciones y viajes de fin de semana de los hijos de las partes
En Europa
Un rasgo que distingue al menor de los hermanos Salinas de Gortari, Enrique, es que se ha mantenido al margen de lo público Una búsqueda hemerográfica sobre su persona arroja, apenas, un puñado de datos: que Enrique Guillermo Eduardo Salinas de Gortari nació en el Distrito Federal el 15 de noviembre de 1952; que es ingeniero civil; que fue vocal del Consejo Directivo de la Academia de Música del Palacio de Minería, y que en el año 2000 conducía un Cadillac en el que sufrió un accidente con su actual esposa, Hilda Aydé Denekeen, durante un viaje de Acapulco a México
Igualmente, en 1995, el empresario Andrés Herrera Garza lo acusó de aceptar los favores de su hermano Raúl cuando éste fue nombrado director general de Caminos Rurales de la SAHOP, para beneficiar a la empresa constructora Eguía y Asociados, que Enrique dirigía y de la que, mediante prestanombres, los Salinas eran dueños (Proceso 958)
Cuando arrancaron las investigaciones por parte de autoridades internacionales acerca de Raúl Salinas de Gortari, se supo más de Enrique, de quien se sospechaba podía ser su cerebro financiero Tenía propiedades y cuentas bancarias en Europa, y los franceses lo investigaban -también a su esposa de entonces, Adriana Lagarde- por su posible participación en una operación de inversión, ocultamiento o conversión del producto directo o indirecto de un delito La procuraduría de Francia abrió una línea de investigación para determinar si actuó como operador de las cuentas de Raúl a nombre de Juan Guillermo Gómez Gutiérrez
Raúl y Enrique fueron interrogados por una delegación de funcionarios del Poder Judicial de Francia en 1996 Luego, el magistrado Patrick Fievet, famoso como experto en asuntos relacionados con el lavado de dinero, interrogó de nuevo al hermano menor, pero en calidad de testigo y en Francia, “lejos de la influencia” de Raúl
En 1997, los franceses congelaron tres cuentas bancarias de Raúl y Enrique, por más de 107 millones de dólares (100 en las cuentas del primero y casi ocho en la de Enrique) En mayo de 2000, se publicó que el juez Paul Perraudin investigaba el origen de 76 millones de dólares depositados en cuatro cuentas de Enrique en Suiza, independientes de las de Raúl El juez tenía interés, sobre todo, en las siguientes dos operaciones:
-Una transferencia de 27 millones de dólares que salieron de una cuenta de Raúl y de una de Enrique en Suiza, así como de cuentas en Paine Webber y MTB Bank of New York, para ser depositados en el Republic National Bank of New York, en la sucursal de Ginebra, a nombre de Enterprises Tortola Inc El posible responsable de esta empresa, según el juez, era José Arsenio Farell Campa, hijo de Arsenio Farell Cubillas
-Una transferencia que, por 21 millones de dólares, siguió una ruta parecida, con la diferencia de que en este caso el origen era una cuenta en Republic National Bank of New York, sucursal Luxemburgo, cuyo probable titular era Enrique
El juez investigó también:
-La cuenta 48199699 de la empresa Monacen Trust, del Banque Julius Bäer & Cie, en Zurich, con 3 millones 343 mil 258 dólares
-La cuenta 903212 de la empresa Tegra Corporation of Panama-Adriana Leonor Largarde de Salinas (de la que Enrique tenía un poder), en el Banque Genevoisse de Gestion, en Ginebra, con 3 millones 157 mil 41 dólares
-La cuenta GO-59163, en el Societé de Banque Suisse, en Lausana, a nombre de Adriana Lagarde y Enrique Salinas, con 1 millón 104 mil 839 dólares
-La cuenta GO-147236, en el Societé de Banque Suisse, en Lausana, a nombre de Adriana Lagarde y Enrique Salinas, con 5 mil 229 dólares
-La cuenta CO-617167, en el Societé de Banque Suisse de Ginebra, con poder de Adriana Salinas de Yánez y de Enrique Salinas, por 885 mil 783 dólares
Otras propiedades de la familia
Proceso realizó una nueva búsqueda en el Registro Público de la Propiedad para obtener más información sobre los bienes inmuebles de la familia Salinas de Gortari Y, entre otras cosas, se encontró que el departamento propiedad de las hijas de Enrique y Adriana, al que hace referencia el convenio de divorcio, está registrado con el folio 375065 Corresponde al número 5 del edificio de Dulce Oliva 157, en Santa Catarina, Coyoacán; tiene 19022 metros cuadrados y era propiedad de Raúl Salinas Lozano y Margarita de Gortari Carbajal de Salinas En 1983, los abuelos donaron el departamento a Mónica Regina y María Carolina Salinas Lagarde El valor de la donación fue de 4 millones 793 mil viejos pesos
Enrique Salinas es dueño de una casa más (folio 9037527), en Privada 27 del Barrio de Santa Catarina, Coyoacán, asentada en un terreno de mil 26655 metros cuadrados Los anteriores dueños (Elvira Bórquez de la Fuente viuda de Concheiro, Francisco Luciano Concheiro Bórquez, Juan Luis Concheiro Bórquez y María Elvira Concheiro Bórquez de Gómez (esposa entonces del perredista Pablo Gómez) se la vendieron a Enrique y a su esposa en 2 millones 195 mil 180 pesos, en 1992 El 25 de octubre de 1996, reestructuraron el crédito de la misma en Udis, a favor de Bancomer El monto del adeudo reestructurado fue de 1 millón 378 mil 99 pesos, que equivalían a 1 millón 102 mil 814 pesos, a plazo de 25 años El 26 de agosto de 1998, se dio aviso de la sustitución de deudor a favor de Enrique, y el 10 de noviembre de 1999 Adriana donó los derechos de la propiedad del inmueble con valor de 3 millones 128 mil pesos Para esa fecha, el capital adeudado era de 2 millones 258 mil 90 pesos
Bajo el folio 00506174 está registrada la fracción formada por los predios de la huerta anexa a la casa número 126 y 128 de la avenida Juárez, en la delegación Cuauhtémoc, de mil 824 metros cuadrados La compraron Raúl Salinas y su esposa de entonces, Gladys Franco, por indiviso y partes iguales, con valor de 35 millones de pesos, en julio de 1985 En 1993, Gladys vendió su parte a Raúl en 921 mil 193 nuevos pesos En noviembre de 1995, el inmueble fue embargado precautoriamente
Raúl Salinas tiene al menos 10 propiedades más, de folios reales números 9043754, 9046231, 25853, 65546, 51805, 303863, 506175, 506176, 9380012-2 y 9040653), a los que no se tuvo acceso porque se encuentran bajo custodia
Por su parte, Sergio Salinas, el sociólogo de la familia, es dueño del departamento 402 en el condominio número 159 de la calle de Búfalo, en el Barrio de Actipan, Mixcoac Mide 14275 metros cuadrados, sin contar el cuarto de servicio y el estacionamiento Lo compró en 1992 (folio 9037388) y entonces afirmó que su domicilio estaba en Cuesta número 8, fraccionamiento Jardines del Pedregal, casa que, a su vez, fue adquirida en 1986, se encuentra registrada con el folio 00557636 y tiene una superficie de 420 metros cuadrados En 1986, el valor de esta propiedad era de 17 millones 294 mil pesos
En julio de 1984, Sergio adquirió otra casa, en el número 9 de la sección B, del número 1 de la calle de Árbol del Fuego, colonia Candelaria, Coyoacán, con una dimensión de 203 metros cuadrados (folio 00451456) Se la compró a Margarita de Gortari de Salinas y a Raúl Salinas Lozano en 3 millones 867 mil pesos
Además, en enero de 1983, sus padres le regalaron un departamento en Dulce Oliva 157, Santa Catarina, Coyoacán, con un valor de 4 millones 238 mil pesos (folio 375066)
Bajo el nombre de Adriana Salinas -la licenciada en literatura de la familia- aparece la propiedad foliada con el número 00411914 Se trata de la fracción uno de la subdivisión del predio 10, calle Dulce Oliva, en Santa Catarina La fracción, de 935 metros cuadrados, pasó a su propiedad en 1987, cuando le fue donada por sus padres El inmueble fue valuado en 34 millones 314 mil pesos de entonces
Para concluir, por ahora, con esta relación, cabe señalar que, en julio de 1992, Raúl Salinas Lozano regaló a sus hijos Raúl, Carlos, Adriana Margarita, Enrique y Sergio una fracción de un lote de 10 mil 857 metros cuadrados que se ubica en el número 91 de la calle Árbol del Fuego, en el Rosario, Coyoacán

Comentarios