Cuba-EU: La primera operación comercial en 40 años

Cuba y Estados Unidos, los más antiguos adversarios de este continente, han puesto en acelerada marcha su primera operación comercial en los últimos 40 años, aunque excepcional y humanitaria, abre un agujero en el grueso muro del embargo en un clima diferente propiciado después del 11 de septiembre

Según estimó la Secretaría de Agricultura de Estados Unidos, Cuba se apresta a comprar alrededor de 30 millones de dólares en maíz, frijoles, soya, carne de cerdo y pollo, grasas, entre otros alimentos, que la isla pagará al contado en dólares y que según algunas fuentes, comenzarán a ser embarcados hacia La Habana el próximo 10 de diciembre

Se trata de una operación “excepcional” y por única vez, según han advertido ambas partes y que obedece a la petición realizada por el gobierno de Fidel Castro en respuesta a un ofrecimiento norteamericano de ayuda humanitaria tras la devastación que causó el huracán Michelle, que azotó a la isla el 4 de noviembre pasado

La Habana agradeció el ofrecimiento norteamericano, pero lo rechazó amablemente y en su lugar solicitó realizar una compra expedita de alimentos y medicinas, destinadas a los afectados por el ciclón

Esta será la primera vez desde 1962 en que Estados Unidos estableció la madeja de leyes que conforman el embargo, que cargueros norteamericanos atraquen en puertos cubanos para descargar mercancías, un espectáculo insólito para más de la mitad de la población (menores de 40 años), que cuanto más han visto por televisión a los escampa vías de las guardia costera de Estados Unidos repatriar balseros por el puerto de Cabañas, en Pinar del Río, extremo oeste de Cuba, en virtud de los acuerdos migratorios de 1994-95

Los más viejos recuerdan sin embargo cargamentos similares llegados a mediados de 1961, cuando ambos gobiernos decidieron intercambiar a los anticastristas prisioneros tras las fracasada invasión de Bahía de Cochinos por alimentos, medicinas y productos para niños

Durante décadas se conservaron en hogares cubanos las tanquetas metálicas de cinco galones que originalmente contenían manteca de cerdo y en su etiqueta bajo dos manos estrechadas con mangas alusivas a las banderas de ambos países, podía leerse el rótulo “ayuda del pueblo norteamericano al pueblo cubano”, eufemismo al que los cubanos respondían con “eso es lo que nos mandaron por los mercenarios que cambiamos por compotas”

Comentarios de prensa y analistas en la capital cubana han señalado que el huracán logró aproximar a los inveterados rivales en una compleja situación: mientras sus respectivos discursos políticos se siguen proyectando en sentido contrario, Washington y La Habana han encontrado puntos de contacto en la prioridad mundial después del 11 de septiembre, la lucha contra el terrorismo

Puntos de contacto que no quiere decir plena coincidencia, tras el 11 de septiembre Cuba condenó fuertemente el terrorismo, pero también la guerra emprendida por Estados Unidos contra Afganistán, que calificó de conflicto “absurdo”

CONDOLENCIAS Y OFRECIMIENTOS DESPUES DEL 11 DE SEPTIEMBRE

El mismo 11 de septiembre, en plena crisis por los ataques terroristas a Washington y Nueva York, Cuba ofreció a Estados Unidos sus aeropuertos para decenas de aviones que se encontraban en el aire, cuando Washington decidió cerrar todas sus pistas

Esa misma tarde, una declaración oficial de La Habana dijo haber recibido “con dolor y tristeza” las noticias sobre los ataques terroristas, los que rechazó y condenó “con toda energía”

“En esta hora amarga, nuestro pueblo se solidariza con el pueblo de Estados Unidos y expresa su total disposición a cooperar, en la medida de sus modestas posibilidades, con las instituciones sanitarias y con cualquier otra institución de carácter médico o humanitario de ese país en la atención, cuidado y rehabilitación de las víctimas ocasionadas por los hechos ocurridos en la mañana de hoy”, dijo la declaración oficial

Algunas fuentes aseguran que a partir de esa fecha, ambos países incrementaron de forma discreta su cooperación en materia antiterrorista y contra el narcotráfico Medios de prensa fuera de Cuba, citando fuentes de Kwait, dijeron que Washington pudo abortar una compra de armas de bioterrorismo en Perú que pretendía hacer una organización fundamentalista árabe, gracias a la cooperación de la inteligencia cubana

Por medio de su canciller, Felipe Pérez Roque, Cuba extendió públicamente sus condolencias a los familiares de las víctimas del accidente aéreo el 12 de noviembre en Nueva York

La Habana anunció también su disposición en participar en la lucha internacional contra el terrorismo encabezada por Naciones Unidas y dijo que suscribiría los 12 acuerdos de esa organización en esa materia, convirtiéndose así en uno de los pocos países que suscribirá todos los instrumentos legales de la ONU contra el terrorismo

El 4 de noviembre Michelle llegó a territorio cubano como un huracán de fuerza cuatro, el más fuerte en 50 años que ha afectado a la isla Aunque sólo se reportaron cinco muertos debido a las medidas preventivas tomadas, el meteoro castigó a mas de la mitad del país, dejando enormes pérdidas materiales en afectaciones a viviendas, construcciones, tendidos eléctricos y de comunicaciones, así como a las cosechas

Después de Venezuela, país que de inmediato envió a la isla dos aviones con ayuda material humanitaria, el Departamento de Estado norteamericano envió de inmediato un ofrecimiento de ayuda humanitaria, suceso también único en 40 años de tensiones bilaterales

En una nota hecha pública el 8 de noviembre, Cuba expresó su “reconocimiento” por el ofrecimiento norteamericano, pero lo declinó alegando que contaba con reservas para enfrentar la situación En su lugar pidió facilidades para adquirir alimentos y medicinas de forma excepcional, los que pagaría al contado

La nota del Ministerio de Relaciones Exteriores resaltó que “nunca se había producido un gesto de esa naturaleza” en 40 años de tensas relaciones entre los dos países, aunque los observadores en La Habana lo catalogaron de reciprocidad al ofrecimiento cubano después del 11 de septiembre

La cancillería cubana dijo que “no se requiere la cooperación amablemente ofrecida” debido a las reservas de las que siempre dispone el país en prevención de tales situaciones

El gobierno de Fidel Castro destacó que “lo útil para nuestro país sería que de forma excepcional” teniendo en cuenta el embargo, “se permitiera a empresas públicas cubanas adquirir” rápidamente en Estados Unidos “cantidades de alimentos, medicinas y materias primas” a fin de poder restablecer cuanto antes, en previsión de cualquier nuevo desastre natural, las reservas de recursos que estamos empleando”

Precisó que el gobierno pagaría esas mercancías “al contado en moneda norteamericana o en cualquier otra divisa convertible que se solicite” a la vez que solicitó que los barcos cubanos sean autorizados a realizar el transporte porque esa sería la “forma más rápida, práctica y económica” de hacerlo

Estados Unidos, por su parte, respondió que Cuba podría adquirir esos productos gracias a una ley aprobada el año anterior, pero que el transporte tendría que hacerse en barcos norteamericanos El Departamento de Estado se ocupó de acelerar los trámites antes otras instancias oficiales

La operación está en marcha y las compras deben llegar a Cuba en diciembre, en medio del asombro y la aprobación silenciosa de la mayoría de la comunidad internacional, menos del exilio anticastrista de Miami

Pero los analistas señalan que el ciclón y el 11 de septiembre, han actuado más como catalizadores que como causa de la aproximación A pesar del discurso severo de George W Bush contra Fidel Castro, en el Congreso de Estados Unidos se abre paso cada vez con mas fuerzas corrientes contra el embargo y la prohibición a los ciudadanos norteamericanos de viajar a Cuba

En eso han operado a la vez el cabildeo hecho por fuertes sectores graneros, farmacéuticos y turísticos, de una parte, y la pérdida de fuerza política de los congresistas cubanos anticastristas

Arroceros de Arkansas, que han visitado Cuba varias veces en compañías de otros graneros norteamericanos, estuvieron presentes por primera vez en octubre en la Feria Internacional de La Habana, mientras que los gigantes aéreos American Airlines, United Airlines y Continental Airlines, incrementaron o iniciaron vuelos hacia Cuba desde Miami y Nueva York, una decisión que algunos estiman de “luz larga”, pues las tres atraviesan una fuerte crisis después del 11 de septiembre y el mercado actual no es muy atractivo

Los cubanos van avanzando con toda cautela en la nueva aproximación con Estados Unidos, todavía está fresca en su memoria el acercamiento anterior, su ruptura y consecuencias

MEDIACION MEXICANA Y AVIONETAS DERRIBADAS

El ex presidente mexicano Carlos Salinas de Gortari, en calidad de testigo excepcional, contó los pormenores de esa aproximación cubano-norteamericana, cuando sirvió como mediador entre Bill Clinton y Fidel Castro en la llamada Crisis de los Balseros, en el verano de 1994

En su libro “México, un paso difícil a la modernidad”, Salinas dedicó el capítulo 8 a contar lo que tituló “una mediación desconocida: el diálogo entre los presidentes de Cuba y Estados Unidos”

Según Salinas, el 23 de agosto de 1994, a las 8:30 de la noche recibió una llamada de Clinton, en la que le propuso sirviera de mediador con Castro para resolver la crisis de los balseros, creada entre los dos países, la cual culminó con los acuerdos migratorios de septiembre de 1994, ampliados en mayo de 1995

La mediación, que duró hasta noviembre de 1994 y en la que intervino también el escritor colombiano Gabriel García Márquez, sirvió para la firma de los acuerdos, únicos en vigor entre los dos países, pero también para abrir las posibilidades de discusión de otros temas bilaterales

“Clinton deseaba comunicarle a Castro que sí sería posible, más adelante, sentarse a discutir sobre los aspectos fundamentales de la relación bilateral Ya se habían sostenido discusiones similares en el pasado y esto probaba que podrían repetirse en el futuro En el diálogo por venir, cada una de las dos partes presentaría los asuntos a tratar Deseaba que Fidel Castro supiera que él estaba dispuesto a hablar no sólo sobre estos dos temas, sino acerca de otros adicionales”, escribió Salinas de Gortari en su libro

A fines de 1995 y enero de 1996, decenas de personalidades norteamericanas, artistas, congresistas, sindicalistas, llegaron a La Habana en un proceso de aproximación que parecía irreversible, cosa que preocupó mucho en Miami Pero en febrero de ese año, tras la tercera incursión en el espacio aéreo cubano, dos avionetas de la organización anticastrista Hermanos al Rescate fueron derribadas frente a La Habana por cazas cubanos y muertos sus cuatro pilotos

La reacción estadounidense no se hizo esperar, Clinton dictó mediadas de represalias contra Cuba y anunció que firmaría la ley Helms-Burton, para endurecer el embargo, a la que se había opuesto hasta el momento

“Este hecho terminó con la posibilidad de concluir el diferendo entre estas dos naciones y recrudeció el aislamiento comercial de Cuba”, dijo Salinas de Gortari

Cinco años después, Cuba y Estados Unidos parecen encontrar un nuevo clima favorecido por el 11 de septiembre, en el cual reanalizar su viejo diferendo, una reminicencia de la Guerra Fría y en ese contexto, aunque excepcional y humanitaria, la primera operación comercial en 40 años adquiere un significado político mucho mayor que sus consecuencias económicas

“A fin de cuentas, opinó un diplomático europeo en La Habana, si Castro tenía la plata en la mano, pudo haber hecho esas compras en cualquier país de América Latina”

Comentarios

Load More