Argentina: el interés español y el desdén de Washington

Buenos Aires – Tras la moratoria declarada por el presidente provisional de Argentina, Adolfo Rodríguez Saá, el gobierno más preocupado por la crisis en este país austral fue el de España

Y es que, de España proviene el principal flujo de inversiones a este país sudamericano: unos 41 mil millones de dólares invertidos en la última década, según datos de la Fundación Cámara Española de Comercio de la República Argentina (Fucaes)

José María Aznar fue uno de los primeros en comunicarse con el nuevo presidente argentino cuando aún no había reacciones de los países industrializados El jueves 27 envió una delegación encabezada por el canciller Josep Pique para “interiorizarse sobre la política económica” del gobierno peronista, en una muestra de la palpable preocupación de Madrid por el curso de la crisis argentina

Pique busca tranquilizar a las empresas españolas con fuerte inversión en Argentina El fin de la convertibilidad (1 peso igual a 1 dólar vigente desde 1991) sería un duro golpe para las empresas españolas radicadas en este país

Sólo las sucursales del Banco Francés –filial argentina del español Banco Bilbao Vizcaya Argentaria/BBVA– y El Río –filial del Grupo Santander Central Hispano/SCH — tienen comprometidos sumas millonarias en la plaza bancaria argentina

Empresarios españoles consultados por apro reconocieron la preocupación por la crisis argentina que impera en España, cuyo gobierno asumirá la presidencia de la Unión Europea (UE) en enero por seis meses

El diario español El País dijo que los bancos citados “son los más perjudicados por la crisis”, aunque señaló que “en el peor de los casos no recogerán beneficios en al menos dos años”

“Tanto una abrupta devaluación o el fracaso de la puesta en marcha de la anunciada nueva moneda (el argentino, que entraría en vigencia en enero, fluctuando a la par del peso y el dólar) sacudirán fuertemente a los bancos y a pesar de las medidas que tanto el BBVA y el SCH ya han tomado para cubrirse, pueden llegar a sufrir fuertes pérdidas que algunos analistas han cifrado en más de mil 300 millones de dólares”, dijo el periódico

Pero no sólo los bancos están preocupados Hay importantes firmas involucradas en el proceso de privatizaciones encarado por la última década “menemista”, como Aguas Argentinas, Gas Naturan Ban, Grupo Telefónica y la Repsol-YPF La Repsol invirtió unos 13 mil millones de dólares para adquirir la petrolera estatal argentina Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) en 1999

La inmediata preocupación española quedó evidenciada ante el silencio inicial de la mayoría de los grandes países del mundo tras la renuncia del expresidente Fernando de la Rúa, jaqueado por una dura crisis socioeconómica y un estallido social que dejó 28 muertos y decenas de heridos

Pasadas las primeras horas, el presidente estadounidense George W Bush envió una misiva de respaldo a Rodríguez Saá en la que deseaba “todo el éxito del mundo en su gestión” y auguraba la continuación de las “excelentes relaciones” entre ambos países Pero nada más allá de eso

De hecho, Washington –concentrado en los conflictos de Medio Oriente y Asia Central— no actuó ni por asomo como lo hizo con la crisis mexicana de diciembre de 1994 En ese entonces, el presidente Bill Clinton fue de inmediato al rescate de México con un millonario paquete crediticio

El italiano Silvio Berlusconi y los socios del Mercosur (Brasil, Paraguay, Uruguay y Paraguay), también enviaron declaraciones de apoyo al nuevo gobierno Lo mismo hicieron de manera conjunta los socios del Tratado de Libre Comercio del Norteamérica (México Canadá y Estados Unidos) El comunicado conjunto del TLC señalaba que los tres países esperaban que “los argentinos puedan unirse” para lograr “un crecimiento sostenible y la prosperidad”

En realidad España estaba preocupada mucho antes del estallido de la crisis Unos días antes de la renuncia de De la Rúa, el ex jefe de gobierno español Felipe González (socialista) visitó al ex mandatario en Buenos Aires El objetivo, según dijo, fue “interiorizarse de la situación” que imperaba a esas horas en Argentina y que tendía a empeorar día a día
En la agenda, según confiaron empresarios españoles, figuró la situación del país, pero también las inversiones españolas

España es un aliado tradicional de Argentina El gobierno de Madrid no sólo confió una importante porción de su inversión directa privada, sino también fondos públicos Hace un año contribuyó con mil millones de dólares en el marco de un paquete de 40 mil millones de dólares que el gobierno De la Rúa recibió de fuentes internacionales

Y ahora, en medio de la peor crisis económica de las últimas décadas, Madrid lanzó una ofensiva diplomática para preservar sus inversiones en un país que recuperó, de la mano de Rodríguez Saá y del peronismo, un discurso populista que genera desconfianza fuera de sus fronteras y que parecía abandonado tras 10 años de presidencia de Carlos Menem

Comentarios

Load More