Cachemira: un paraíso minado

El ataque terrorista del pasado 13 de diciembre al Parlamento indio, en Nueva Delhi, ha puesto al borde de la guerra a India y a Pakistán

El gobierno del primer ministro indio, Atal Behari Vajpayee, acusó al gobierno paquistaní de apoyar la agresión de cinco comandos suicidas, que causó la muerte de 14 personas, incluyendo a los agresores, y ordenó el despliegue de miles de tropas a lo largo de la frontera con su vecino del oeste, en particular en la región de Cachemira, zona en disputa entre los dos países desde la partición de la India en 1947

El problema de Cachemira se origina por motivos religiosos y políticos Pakistán es un Estado oficialmente musulmán, autoritario y militarista, mientras que la India es un país democrático, pluriétnico y multirreligioso, en el que predomina el hinduismo con tolerancia a otras religiones como el islamismo, budismo, jainismo, cristianismo, parsis y sikhs, entre otros

La introducción del islamismo en la India ocurrió principalmente entre la casta de los parias, que dejaron de adorar a Shiva y demás dioses hindúes para creer en Alá Esto quiere decir que los musulmanes de origen indio provienen de la clase más baja En la antigua colonia británica de la India, Pakistán agrupaba a los estados musulmanes, pero al salir los ingleses del territorio, el rajá de Cachemira optó por unirse a la India en lugar del nuevo estado de Pakistán Así, Cachemira quedó dividida principalmente entre Pakistán (40 por ciento del territorio), India (35 por ciento) y el resto pasó a formar parte de la soberanía de China

De acuerdo con la profesora india Navnita Chadha Behera, del Centre for Policy Research de Nueva Delhi, las relaciones conflictivas entre ambos países tienen profundas raíces históricas La Teoría de las Dos Naciones que creó la partición de la India continúa siendo la principal fuente del conflicto entre la ideología musulmana de Pakistán y el secular nacionalismo de la India Las estrategias de ambos países para construir su futuro son completamente opuestas La India secular cuestiona la razón de ser un Pakistán independiente y la Teoría de las Dos Naciones disputa las antiguas bases de la sociedad multirreligiosa de la India, que es sede de la segunda comunidad musulmana del mundo

En el plano político, los fundadores de la India independiente adjudicaron al país un papel central en el sur de Asia y estaban convencidos de que la armonía en la región podía existir siempre y cuando los pequeños Estados vecinos, reconociendo el natural desequilibrio del poder en el subcontinente, optaran por reconocer la hegemonía de la India Pero Pakistán piensa de otra manera Considera que la hegemonía india representa una auténtica amenaza a la independencia de Pakistán Los líderes paquistaníes intencionalmente han tratado de cambiar el status quo de Cachemira, con mayoría de la población musulmana; en 1948 y en 1965, establecieron una alianza militar con Estados Unidos y con China y representaron una amenaza a las ambiciones políticas de la India, dentro y fuera de la región

Pero en 1971, como resultado de la guerra, la India logró dividir a Pakistán con la creación del nuevo Estado de Bangladesh Pakistán perdió así buena parte de su territorio y sufrió una humillante derrota militar, pero fortaleció su determinación de enfrentar la supremacía manifestada por la India en la región

En este sentido, para tratar de neutralizar a la India, Pakistán suscribió en los ochenta una alianza militar con Estados Unidos y desarrolló la capacidad de fabricar armas nucleares Ahora el presidente paquistaní, el general Pervez Musharraf, acaba de pedir el apoyo de China en una reciente visita a Pekín, pero este país instó a ambas partes a encontrar una solución política del conflicto

Por su parte, en este conflicto bilateral Estados Unidos se encuentra en una posición embarazosa Por un lado, apoya a Musharraf, su estratégico aliado militar en la invasión a Afganistán y en la aún inacabada tarea de localizar y detener a Osama Bin Laden Pero por el otro, el gobierno de George W Bush no puede cruzarse de brazos ante la denuncia de la India del apoyo de Pakistán a los grupos terroristas separatistas de Cachemira La Unión Americana no puede lanzar su enérgica cruzada contra el terrorismo de Al Qaeda y hacer caso omiso de los grupos Jaish-e-Mohammad y Lashkar-e-Taiba, apoyados por los servicios de inteligencia de Pakistán (ISI) El terrorismo es igualmente nefasto en Nueva York que en Nueva Delhi Su combate no puede ser selectivo

Treinta mil muertos es el saldo hasta ahora por el conflicto de Cachemira, desde que en 1989 se abrieron las hostilidades fronterizas y la lucha guerrillera, con altibajos El riesgo de una guerra nuclear es cada vez mayor Según los expertos, tanto la India como Pakistán tienen, cada uno, la capacidad de enviar sólo tres misiles con armas nucleares que podrían ser dirigidos a sendas ciudades del enemigo Aunque los ataques atómicos serían brutales, la destrucción no podría ser total En este sentido, el vasto territorio de la India le da una considerable ventaja sobre su rival Y la superioridad de la India sobre Pakistán en fuerzas convencionales es enorme

Cachemira, dicen, es muy bello Hermosos valles y lagos, bosques y prados componen su territorio Ahí pastan las cabras que producen el vello más fino y delicado para la elaboración de suéteres y abrigos Parece el paraíso El paraíso minado que puede conducir a una guerra nuclear

Comentarios

Load More