Guantánamo: cárcel para talibanes con anuencia de Fidel Castro

La Habana – Creada hace casi un siglo como uno de los vértices del dominio militar estadounidense en el Caribe, la base naval de Guantánamo devino en su vejez en cárcel tropical de prisioneros talibanes y miembros de Al Qaeda Fue una controvertida decisión de Washington que despertó suspicacias y preocupaciones en el mundo, pero que -paradójicamente– no encontró obstáculos de su enemigo de más de cuatro décadas, Fidel Castro
Los primeros 20 prisioneros llegaron el viernes 11 de enero en medio de rigurosas y casi aparatosas medidas de seguridad, que fueron seguidas a distancia por un grupo de periodistas de medios internacionales, quienes estuvieron en el punto de observación cubano de Tres Piedras, desde donde se divisa una de las dos pistas aéreas de la base
El avión que transportó a los prisioneros a la isla, después de casi 27 horas de viaje, fue rodeado en el extremo de la pista varias decenas de marines armados hasta los dientes, carros de guerra artillados y sobrevolado por helicópteros militares por casi una hora
Muy lentamente, con los pies encadenados y vestidos de color naranja, los prisioneros fueron bajando escoltados cada uno por dos guardias que los acompañaron en la travesía, sin contar el personal médico con inyecciones de Valium listas para sedarlos, que según el Pentágono, sólo utilizaron en un solo caso
Dos ómnibus blancos esperaron al pié de la escalerilla del C-141 para trasladar a los talibanes a sus celdas de “Campo Rayo-X”, la prisión construida a toda prisa y que tendrá una capacidad final para 2 mil personas, una cantidad que cuatriplica los actuales prisioneros reconocidos por Estados Unidos en Afganistán
Con sus cabellos y barbas rapados, encapuchados, los prisioneros fueron conducidos a celdas de 43 metros cuadrados, con paredes de rejas, piso de cemento y techo de madera, rodeadas por una doble cerca de seguridad coronada por alambres de púas
El segundo y tercer grupos, de 30 cada uno, llegaron el lunes 14 y el miércoles 16 de enero, respectivamente, pero la expectación era menor, y por lo tanto trascendieron menos detalles
Fuga imposible
El gobierno de Estados Unidos dice que Cuba le cedió el territorio de la base naval de Guantánamo en gratitud por su participación en la guerra contra la metrópolis española, en 1898 La historiografía cubana recoge el suceso bien distinto, como una imposición estadounidense recogida en la Enmienda Platt, un apéndice a la primera Constitución cubana de 1902
Así nació en 1903, bajo el signo de la imposición, la base naval de Guantánamo, instalada en el extremo este de la isla, en la tercera bahía cubana en extensión y la cual formaría, junto a otras bases en Puerto Rico y Panamá, el triángulo de la presencia militar estadounidense en el Caribe
La base ocupa una extensión de 1175 kilómetros cuadrados, de los cuales 494 kilómetros son de tierra firme, 383 kilómetros cuadrados son de mar y 294 kilómetros cuadrados son terrenos pantanosos
En la nueva cárcel de los talibanes, en cuyas celdas circula el aire libremente, se registra una temperatura máxima media de 319 grados centígrados y una mínima media de 205 grados Pero puede hacer más calor y también mas frío Según el Anuario Estadístico de Cuba, las temperaturas récords en esa zona fueron de 38 grados (14/8/1993) la máxima, y 110 grados (10/2/1976) la mínima
La base incluye varias instalaciones navales, dos aeropuertos, polígonos de tiro, redes viales, una amplia zona residencial y una planta desalinizadora para potabilizar el agua de mar
Guantanamo Bay, como la denomina el Pentágono, fue punto de confrontación durante los años de la Guerra Fría, y según las estadísticas oficiales cubanas, en los 20 años que van desde 1959 a 1979, se registraron 12 mil 688 violaciones, que dejaron varios muertos y heridos del lado cubano
El tratado que permite la estancia de la base fue ratificado en 1934 y señala que por un pago de algo menos de 5 mil dólares anuales, Estados Unidos puede permanecer en el lugar hasta que ambos gobierno de común acuerdo decidan su retirada
Desde que llegó al poder en 1959 el gobierno de Fidel Castro repudió ese tratado, dejó de cobrar el alquiler y exige su retirada y la devolución del terreno
En los últimos años, la base perdió su importancia estratégica, se convirtió en polígono de maniobras militares y campo de refugiados para unos 46 mil cubanos y haitianos (1995), que intentaban emigrar ilegalmente por vía marítima a Estados Unidos
En 1999 Estados Unidos manifestó su intención, aunque no la consumó, de recluir en el lugar 20 mil refugiados kosovares, lo que fue acogido de buen grado por el gobierno de Castro que ofreció ayuda médica y sanitaria
Esta nueva cárcel de los talibanes esta rodeada por un profundo mar o por un extenso y peligroso campo minado detrás del cual los soldados cubanos montan vigilancia las 24 horas del día No hay escapatoria posible
La anuencia de Fidel
El anuncio de que los prisioneros talibanes serían trasladados a Guantánamo, despertó suspicacias e inquietudes entre especialistas, juristas y analistas políticos de Estados Unidos y Europa, que infirieron que Washington buscaba no sólo un sitio seguro, sino también un limbo judicial
A pesar de estar bajo jurisdicción norteamericana, la base naval no es legalmente territorio de Estados Unidos, y por lo tanto en ella no rigen sus leyes, sobre todo aquellas que protegen a detenidos encausados
Por otra parte, su aislamiento evita la presencia de la prensa y las posibles filtraciones tanto de los interrogatorios, trato de los prisioneros y desarrollo de los juicios
El Pentágono adelantó que, aunque el presidente George W Bush autorizó la celebración de los juicios antiterroristas fuera del territorio estadounidense, la estancia de los presos en Guantánamo sería aprovechada para los interrogatorios en busca de pistas sobre el presunto responsable de los atentados del 11 de septiembre, el millonario saudita Bin Laden, y el líder talibán, el Mollá Omar, aún fugitivos pese al enorme despliegue militar de Estados Unidos en Afganistán
Añadió que el lugar para la celebración de los juicios aún estaba por determinar
Por otro lado, las condiciones de traslado y vida de los talibanes en Guantánamo despertó inquietudes, tanto en personalidades y organizaciones humanitarias, como en países, específicamente Gran Bretaña y Francia, toda vez que entre los prisioneros hay varios ciudadanos de esos países
El propio secretario de Defensa, Donald Rumsfeld echó leña al fuego al declarar que los talibanes eran considerados “combatientes ilegales” y no prisioneros de guerra, por lo que no estaban protegidos por la Convención de Ginebra
El Comité Internacional de la Cruz Roja solicitó y obtuvo el jueves 17 de enero permiso para visitar a los prisioneros, aunque el Pentágono ya había aclarado que cada uno de los talibanes encarcelados recibía tres comidas diarias, autorización para bañarse, caminar, sábanas y un ejemplar del Corán
La organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional acusó a Estados Unidos de colocar a los prisioneros en un “limbo legal”, pues “no les da la protección mínima que merece cualquier persona privada de libertad”, según una declaración publicada en Londres
Por su parte Human Rights Watch, también solicitó permiso para visitar a los prisioneros y añadió que “deberían ser considerados como prisioneros de guerra hasta que se establezca que eventualmente, para algunos de ellos, ese estatuto no se aplica”
Ante las numerosas críticas e inquietudes, el presidente Bush se apuró a declarar que los detenidos reciben un tratamiento “humano y respetuoso”
Pero la más sorpresiva de las reacciones provino de Cuba, pues sin recordar el antecedente de los kosovares en 1999, muchos esperaban una respuesta crispada y rebelde de Fidel Castro
Una declaración del gobierno, emitida el mismo día de la llegada del primer grupo de prisioneros a Guantánamo aseguró que Cuba no crearía obstáculos a la operación y ofreció colaboración médica y sanitaria “No crearemos obstáculos para el desarrollo de la operación”, dijo y reconoció que había sido informado con anterioridad del asunto, aunque no consultado: “El Gobierno de Cuba aprecia la información previa suministrada, y ha tomado nota con satisfacción de las declaraciones públicas de las autoridades norteamericanas en el sentido de que los prisioneros recibirán un tratamiento adecuado y humano”
Cuba dijo que “a pesar del considerable aumento del personal militar que la operación requiere no consideramos que la misma implique amenaza alguna para la seguridad del país” y por ello “no incrementaremos el personal ni los medios militares cubanos en el perímetro de aquella instalación”
Después del 11 de septiembre el mundo cambió y las relaciones Cuba-Estados Unidos no son una excepción, teniendo en cuenta las coincidencias en la lucha contra el terrorismo, a pesar de la oposición cubana a los métodos empleados Washington, que incluyen la guerra
A partir de esa fecha, varios canales directos se han abierto entre los dos gobiernos, sin relaciones diplomáticas desde 1961, con colaboración en materia de inteligencia antiterrorista, lucha antidroga y otras materias
Los ofrecimientos bilaterales de ayuda humanitaria después de los atentados del 11 de septiembre y el paso del huracán Michelle por la isla abrió un clima respetuoso que desembocó en la compra de carácter humanitario y por una sola vez de alimentos en Estados Unidos, a pesar de las rigurosas prohibiciones del embargo
“A cada gesto amable y respetuoso (de Estados Unidos), responderemos con un gesto amable A cada gesto grosero, no responderemos con un gesto grosero, pero no pueden esperar un gesto amable”, dijo Castro el 19 de diciembre, en una presentación televisiva en que explicó su actual y paciente estrategia frente a Estados Unidos, que incluye hacer oídos sordos a declaraciones agresivas de funcionarios de grupos anticastristas de Miami
Una verdadera avalancha de congresistas, hombres de negocios, académicos y turistas norteamericanos irrumpió en La Habana desde fines de diciembre y a lo largo de enero corriente, mientras que en Chicago se anunció para el 24 de enero la visita por tres días a la isla del gobernador de Illinois, George Ryan , acompañado de una extensa comitiva de empresarios farmacéuticos
Esta será la segunda visita de Ryan a Cuba La primera, en octubre de 1999, abrió el camino para intercambios culturales y deportivos, así como con empresarios agrícolas, que desembocó en la reciente compra de alimentos
El 16 de enero, Bush dictó un nuevo “waiver” (el segundo en su mandato) por seis meses a la ley Helms-Burton, cancelando la aplicación del artículo III de esta Ley, que habilita a ciudadanos y empresas estadounidenses a demandar a entidades que negocian con Cuba que involucran a propiedades nacionalizadas tras la revolución de 1959
Esos contactos y la aplicación del “waiver” suscitó airadas protestas de los sectores radicales del exilio anticastrista de Miami, que cada vez parecen perder más terreno e influencia política en la actual coyuntura
“Es lamentable, un golpe duro, pero no una sorpresa” dijo la representante Ileana Ros-Lehtinen, congresista por Florida y connotada anticastrista al conocer la medida aplicada por el presidente

Comentarios

Load More