CANTO RODADO: “20 años de la revista Pauta”

México, D F (apro)- En México existe una importante tradición de revistas musicales desde el siglo XIX
En el siglo XX, Manuel M Ponce fundó y dirigió la “Gaceta Musical”, en 1928, y posteriormente, en 1938, estuvo al frente de “Cultura Musical” En los años 40, reconocidos compositores mexicanos como Carlos Chávez, José Pablo Moncayo, Blas Galindo, Halffter y Sandi formaron “Nuestra Música” Hacia 1968, Esperanza Pulido fundó “Heterofonía” y a partir de la década de los 80, el compositor Mario Lavista (DF, 3 de abril de 1943) comenzó “Talea”, publicación que no tuvo eco en la Dirección de Música de la UNAM y sólo duró dos números
Fue hace 20 años, en enero de 1982, cuando Lavista decidió hacer “Pauta, Cuadernos de Teoría y Crítica Musical”, primero con apoyos de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Iztapalapa y, actualmente, del INBA y Conaculta Recuerda el autor de la ópera “Aura” (1988) y del cuarteto “Música para mi vecino” (1995):
“Cuando era estudiante de Carlos Chávez, en alguna ocasión por el año 1963 le comenté que era una pena que en México no existieran revistas de música Le pregunté qué se podía hacer al respecto y Chávez, muy pragmático, me respondió: ‘Mire Mario, si usted quiere que haya revistas de música, haga una Nadie la va a hacer por usted No hay de otra’ Me pareció un consejo muy válido”

Lavista se decidió y a fines de 1981 llamó para el proyecto al escritor Guillermo Sheridan, así como a Ignacio Toscano, quien trabajaba en Difusión Cultural de la UAM Iztapalapa; al escritor Francisco “Pancho” Hinojosa, y al guitarrista Federico Bañuelos, también de la UAM Dice Lavista:
“El nombre no es mío, sino del maestro Rodolfo Halffter Yo estaba pensando en el nombre y Halffter estaba en el consejo de redacción En ese proceso algún día me habló por teléfono emocionadísimo y me dijo a gritos, con su acento español: ‘¡Mira Mario, ya tengo el nombre de tu revista Lo tengo, lo tengo! ¡Pauta, pauta! ¡Es un nombre fantástico, te voy a decir por qué: porque pauta es el pentagrama; pero también tiene otro sentido al marcar la pauta!’”
Halffter había sido maestro de Lavista durante cuatro años, cuando estudiaba en el taller de composición de Chávez, su profesor de análisis musical El primer número de “Pauta” abrió con el discurso de Halffter para ingresar a la Academia de las Artes, “Crónica del trasladado”, pronunciado el 7 de octubre de 1969 y que no había sido publicado En el texto de presentación de “Pauta”, Lavista escribió:
“Difundir nombres e ideas, poner al músico mexicano en contacto con teóricos extranjeros, presentar y analizar las polémicas recientes, mostrar el pensamiento de los músicos representativos que configuran la actividad musical de hoy, son los propósitos que animan a ‘Pauta’ Otro, y no el menor, es el de participar de manera activa en el debate sobre la música estableciendo un diálogo, un intercambio de ideas efectivo y agudo entre los músicos nacionales y sus colegas de otros países Esperamos que la calidad y la seriedad de la revista aliente a los compositores y teóricos de las más variadas tendencias a colaborar con esta revista, ya que un compositor es, por naturaleza, ‘sectario’, una revista debe ser un órgano abierto a cualquier manifestación musical Sólo así conseguiremos dar a ‘Pauta’ el sustento crítico que los lectores ameritan”
Se le pregunta a Lavista la importancia de los 20 años de “Pauta” en la vida musical mexicana y responde:
“Me es difícil a mí decirlo, digamos que lo importante es que la intención ha sido reunir a músicos de todas las generaciones Igual podemos publicar un texto de Joaquín Gutiérrez Heras, que es de la generación de los 20, junto con una sección nueva que se llama ‘Viñetas de Compositores’, donde damos voz a los más jóvenes Y ‘Pauta’ hospeda también a literatos de varias generaciones: José Emilio Pacheco o Eduardo Lizalde, pero también a escritores jóvenes
“Revisando los números, hay una enorme pluralidad en ‘Pauta’ y sí existe una reunión de generaciones A lo largo de 20 años se ha dado una reflexión donde se han reunido muchas voces acerca de la música en nuestros días y de la tradición, a partir de un punto de vista contemporáneo También creo que la sección ‘Notas y música’, de Juan Arturo Brennan, es un trabajo espléndido, ha colaborado 20 años y ha hecho una cantidad impresionante de reseñas de libros y de prácticamente todos los discos publicados de música mexicana”
Así mismo, Brennan escribe “La musa inepta”, donde se critican las cosas absurdas que suceden en el mundo de la música y de la cultura y, que a decir de Lavista, “no indignan, sino más bien divierten” En los números más recientes de “Pauta”, quienes han sido víctima de burlas en dicha sección son Roberto Cantoral y Armando Manzanero, presidente de la Sociedad de Autores y Compositores de Música (SACM)
–¿Cómo ha cambiado “Pauta”?
–Básicamente es la misma Han cambiado los jefes de redacción que han sido tres escritores: Guillermo Sheridan, Juan Villoro y actualmente está Luis Ignacio Helguera, quien lleva más de diez años en “Pauta” Siempre me pareció que el jefe de redacción fuera escritor por mi interés en la poesía y en la literatura
“El consejo editorial ha cambiado y hay ausencias que lamento: Halffter es una de ellas y otra, Eduardo Mata, pues fue gran colaborador de la revista donde publicó su discurso de ingreso al Colegio Nacional, sus conferencias y lo entrevistamos Siempre apoyó a ‘Pauta’ y, bueno, su temprana muerte es un desastre y otra desgracia para la vida musical del país así como la existencia de la SACM es una desgracia para México”

Comentarios