Brasil: asesinatos políticos con consecuencias electorales

Sao Paulo – Celso Daniel, de 50 años, y alcalde de la ciudad de Santo André del área metropolitana de Sao Paulo, cenó el viernes 18 con su amigo el empresario Sérgio Gómes da Silva, en una “churrasquería” del centro financiero de Sao Paulo
Hacia las 11:30 de la noche emprendieron el regreso en el auto blindado de su amigo Entrando a una vía rápida, el vehículo fue interceptado por tres autos y al menos ocho hombres, que acribillaron el auto a disparos hasta que consiguieron acceder al mismo Se llevaron a Celso Daniel y dejaron a su amigo El empresario llamó inmediatamente a la policía En pocos minutos la noticia se filtró en televisión y se convirtió en una bomba nacional
Al siguiente día la cúpula en pleno del Partido del Trabajo se reunió en la alcaldía de Santo André y anunció el inicio de una campaña nacional contra la violencia al día siguiente
Uno de los dirigentes y precandidato presidencial del PT, Eduardo Suplicy, recibió una llamada de un hombre que se identificó como secuestrador y pidió el traslado de presos de fuera del estado a cárceles de Sao Paulo Para continuar las negociaciones, el gobernador Geraldo Alckmin pidió “prueba de vida” La persona prometió volver a llamar el domingo a las 15:00 horas Nunca lo hizo
Ese mismo día un correo electrónico fue enviado a la Presidencia del Senado, dirigido al presidente del PT, José Dirceu, quien lo recibió hasta el martes 22 Firmado por un autodenominado FARB (Frente de Acción Revolucionaria Brasileña), decía: “Estoy con el alcalde de Santo André y no voy a matarlo Lo haré sufrir Le avisamos, él no creyó Vamos a dejarlo vivo para mostrar nuestra fuerza, pero la próxima vez no tendrá oportunidad”
Al día siguiente -domingo 20– el cadáver de Celso Daniel fue encontrado acribillado a balazos, parte en el rostro, hacia el medio día, en un camino de las afueras de Sao Paulo
El presidente, Fernando Henrique Cardoso, expresó su consternación y pidió “guerra al crimen organizado” El PT lanzó su programa nacional contra la violencia en un acto multitudinario en Santo André Un día después el cadáver de Celso Daniel era enterrado y 50 mil personas siguieron el sepelio
“Modelo de autoridad”
Celso Daniel, economista e ingeniero, pertenecía al PT desde su creación hace 22 años Acababa de ser nombrado coordinador del programa de gobierno de este partido por el líder histórico y favorito en todas las encuestas a suceder al presidente Cardoso en las elecciones de octubre: Luis Ignacio “Lula” da Silva
Cumplía su tercer mandato al frente de la alcaldía de Santo André, elegido la última vez en el 2000 por mayoría absoluta, y era un hombre popular en su municipio, un polo industrial de 660 mil habitantes de los que casi una sexta parte vive en miserables favelas, y en el que el alcalde había emprendido avanzados programas de urbanización y de inclusión social
Al lamentar su muerte, el Centro de Naciones Unidas para Asentamientos Humanos (Habitat) lo destacó como “modelo de autoridad municipal transparente, democrática y socialmente comprometida”
Daniel, considerado tímido y comedido, era un líder emergente del partido No era muy conocido: no formaba parte de la dirigencia histórica y solo tuvo un cargo en la directiva nacional en los dos últimos años Pero para el PT — que aspira a gobernar tras las elecciones de octubre– representaba una imagen idónea de administración pública exitosa “Esa elección que Lula hace de él para coordinar el programa de gobierno, que lo tenía entusiasmado, se debió a su eficacia como buen alcalde y gestor público, y también por su formación intelectual que lo hacía productor de teoría política”, explica a Apro Gilberto Carvalho, secretario de gobierno de Santo André y exsecretario general del PT
Celso Daniel todavía viajaba en su viejo Gol (Volkswagen) de 1996 al trabajo, a sus juegos de basquetbol –su gran pasión, formaba parte de un equipo de veteranos que fue campeón paulista el año pasado– y a sus clases: era profesor de administración pública en la Fundación Getulio Vargas y de Economía en la Pontifícia Universidad Católica
La alcaldía le proporcionaba un equipo de seguridad, entrenado por el municipio, que él usaba solo para actos públicos
Su ejecución se convirtió en un lanzallamas: era el segundo alcalde del PT asesinado en pocos meses Así que el partido se movilizó en pleno, pero también el resto de la clase política, consciente de lo insostenible que es la situación del crimen organizado; y la propia sociedad, altamente sensible al aumento de los secuestros –el delito que más ha crecido (300% en el último año)– y de la violencia en general, en el rico e industrial estado de Sao Paulo, considerado la capital económica de Brasil
El misterioso FARB
La dirigencia del PT se plantea sí puede existir un temido grupo de exterminio en su contra, como parecen sugerir las cartas amenazando de muerte a dirigentes nacionales y a 37 alcaldes en Sao Paulo, firmadas por un autodenominado FARB (Frente de Acción Revolucionaria Brasileña), del que se desconoce prácticamente todo
Tras el envío de esas cartas el pasado año, otro alcalde, Antonio Costa Santos, de la ciudad de Campinas, en la periferia de Sao Paulo, también fue asesinado a tiros cuando salía de un centro comercial, y también entonces se divulgó una carta del FARB asumiendo ese asesinato Otros dos alcaldes y un concejal del PT también sufrieron atentados en los últimos meses
El FARB es un misterio Por ahora sólo se conoce de él por sus mensajes en Internet, a los cuáles ya no se puede acceder, pero que son extensamente difundidos en la prensa De acuerdo con estos mensajes, el FARB afirmó haberse creado en 1998, descontento con un eventual cambio de trayectoria del PT “Somos más de 50 personas listas para cambiar esa situación”, decían esos comunicados, que añadían “otros militantes traidores de partidos de izquierda que estén saliendo de la línea y buscando apoyo de partidos de centro-derecha también sufrirán las consecuencias más duras”
La coincidencia de las cartas y los atentados, confirmada con la ejecución de Daniel, ha convertido el asesinato político en la primera hipótesis del PT “No creo en coincidencias”, dijo Lula
El Secretario de Relaciones Internacionales del PT, Aloísio Mercadante, resumió a Apro lo que la policía y las autoridades locales han sugerido hasta el momento sobre ese misterioso FARB que escribe sus comunicados con graves faltas ortográficas y de redacción: “no se sabe quiénes son…(pero) se sugiere como una estructura organizada en varias ciudades, tal vez un grupo de extrema derecha”
Pero los alcaldes víctimas también habían emprendido “campañas contra el narcotráfico y el crimen organizado en sus ciudades”, lo que pudo provocar la retaliación, añadió Mercadante
El propio secretario de gobierno de Santo André consideró que “pudo ocurrir un hecho fatídico, que los secuestradores de Celso Daniel realmente quisieran secuestrar al empresario que lo acompañaba, que ha reconocido que tenía enemigos por sus negocios, aunque la crueldad con que el crimen fue realizado hace frágil esa teoría, y llegamos a la hipótesis de un asesinato encargado en contra Celso”
Para Eloi Petá, alcalde de Guarulhos y coordinador del Foro Metropolitano contra la Violencia -el cual une a las 39 ciudades de la región metropolitana de Sao Paulo (178 millones de habitantes)–, el FARB ni siquiera existe “Alguien inventó eso, para amedrentar, y otros lo están usando”
Según él, sí puede existir, en cambio, un caso del poderoso crimen organizado “interesado en intimidar a las instituciones públicas, y como el PT es el más comprometido contra la corrupción, su mensaje es: ‘miren lo que les ocurre a ellos, no intenten lo mismo ustedes'”
“La barbarie”
Crimen político o no, el boomerang de la ejecución ha ido directo al gobierno, tanto al federal como al del estado de Sao Paulo Ambos están en manos del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) de Sao Paulo, al que se le achaca de no contener el aumento de la violencia y el desamparo de la sociedad
“El asesinato del alcalde de Santo André, Celso Daniel, es la más fehaciente demostración del cuadro de violencia en que se encuentra el país La barbarie que asume proporciones fantásticas denota la fragilidad de las políticas públicas y la desatención de las autoridades”, asentó en un comunicado oficial la Orden de Abogados de Brasil
El propio presidente Cardoso reaccionó el domingo 20, destacando que “el grado de violencia y arrogancia de los asaltos y secuestros requiere una acción enérgica de todos Por encima de partidos, creencias y posiciones sociales, es necesaria la unión de todos por la paz y contra la violencia”
Un día después de la ejecución, Cardoso se reunió con el gobernador de Sao Paulo, para comenzar a preparar un paquete de medidas contra la violencia, y el martes tuvo una reunión histórica con Lula
“Todavía faltan 8 meses para las elecciones, y en ese tiempo no se sabe lo que puede ocurrir Pero si la escalada de la violencia continúa, tendrá un impacto, sobretodo si continúa centrada en el PT”, afirmó el profesor de política de la Universidad de Brasilia, David Fleischer, quien recordó que “en 8 meses es muy difícil conseguir un resultado práctico” que convenza a la sociedad de que está más segura Ese impacto debe ser más significativo en la elección a la gubernatura de Sao Paulo, coinciden los analistas
Más de 12 mil asesinatos en el estado de Sao Paulo (de 36 millones de habitantes) en los tres primeros meses del 2001 y un aumento de más del 300% en los secuestros (fueron 307 casos en el 2001 contra 64 en el 2000) son las negras estadísticas que manejan los brasileños
Sobre todo, porque la ejecución de Celso Daniel ocurrió justo después de tres sonados casos que impactaron a la opinión pública: el primero, en agosto, fue el secuestro de la hija del magnate de la televisión brasileña, Silvio Santos, tras una semana y seguida del secuestro del padre, por un día, que fue transmitido en directo por las televisoras nacionales, manteniendo en vilo a todo Brasil
El segundo -aún sin resolver– fue el del publicitario Washington Olivetto, conocido como el “papá” de la publicidad de Brasil De 50 años, secuestrado el 11 de diciembre en su vehículo blindado cuando se encontraba en uno de los ricos barrios céntricos de Sao Paulo
El tercero ocurrió este año Rosana Rangel Melotti, una ama de casa de 52 años, fue brutalmente asesinada frente a su casa, en la ciudad de Campinas Sus secuestradores le dieron tres tiros por la espalda Después de seis días de secuestro, ella pensó que la estaban liberando
Otros casos han puesto en evidencia la gran estructura del crimen organizado, que en febrero del 2001 consiguió unir a 29 presidios de Sao Paulo en una rebelión sin precedentes que puso en jaque a las autoridades, y rescates históricos en presidios, como el ocurrido hace dos semanas cuando los asaltantes entraron en helicóptero en una cárcel para liberar a dos presos
“El crimen organizado es más fuerte y está más organizado que el gobierno Está mejor armado, tiene hackers, especialistas en explosivos y abogados Puede usar el sistema bancario con libertad y enfrenta una policía fácil de corromper y un sistema judicial desestructurado”, concluye Fleischer

Comentarios

Load More