Fidel tiene la casa lista para recibir a Fox

La Habana – Tras varios anuncios y posposiciones, el presidente mexicano Vicente Fox llegará finalmente a La Habana el domingo 3 de febrero para una rápida visita de unas 24 horas, que al parecer correrá más por carriles económicos que por políticos, aún cuando el diálogo bilateral sea al más alto nivel
La visita se enmarca en el centenario del establecimiento de relaciones formales, el 20 de mayo de 1902, cuando Cuba nació como República y México la reconoció de inmediato, estableciendo vínculos diplomáticos
Fox llegará a La Habana más limpia de los últimos 10 años, aunque no por su visita, sino por la gran campaña de higienización que llevan a cabo las autoridades cubanas en una verdadera guerra contra el mosquito Aedes aegypti, vector de varias enfermedades, entre ellas el dengue, de la cual se han detectado varios casos en la capital cubana, según reconoció el propio presidente Fidel Castro
Ambos mandatarios se conocieron en La Habana en febrero de 1999, cuando el entonces gobernador de Guanajuato, de visita en Cuba, habló siete horas con Castro Luego se volvieron a encontrar durante la toma de posesión de Fox, hace 13 meses
Sin embargo, tuvieron que cancelar una cita concertada para la Cumbre Iberoamericana de Lima, en noviembre del 2001, a la que Castro no asistió, ni tampoco se encontraron en la Cumbre de la Asociación del Caribe, en Isla Margartita, Venezuela, por la ausencia de Fox
Para algunos analistas en Cuba, la visita de mandatario mexicano se produce un poco a “destiempo”, sin la relevancia que pudo tener cuando se anunció por primera vez (poco después de la toma de posesión de Fox, en diciembre del 2000), pero tampoco a realizará a finales del sexenio, como se hizo costumbre en sus antecesores en la presidencia
La última visita de Estado de un mandatario mexicano en funciones a Cuba se realizó hace casi 8 años, cuando el priista Carlos Salinas de Gortari tuvo una fugaz estancia de nueve horas en La Habana, cinco meses antes de entregar el mando
Ernesto Zedillo, con quien las tradicionales buenas relaciones Cuba-México estuvieron en su más bajo nivel, sólo viajó a Cuba para participar IX Cumbre Iberoamericana, en la cual hizo un discurso crítico hacia el gobierno de Castro, con el que entró en polémica verbal en la cita similar de Panamá, un año después
A pesar de los persistentes rumores sobre uno u otro tema delicado en la agenda bilateral, preparada en La Habana por el subsecretario de Relaciones Exteriores, Gustavo Iruegas, y en México por el experimentado embajador y vicecanciller primero de Cuba, Jorge Bolaños, medios diplomáticos que prefieren el anonimato aseguran que el nervio central del encuentro Fox-Castro será recomponer las relaciones económicas, muy deterioradas en el sexenio de Zedillo
De un nivel próximo a los 400 millones de dólares anuales, el intercambio comercial México-Cuba cayó a unos 100 millones, para comenzar a remontarse nuevamente en el 2001 a alrededor de 300 millones, bajo el mandato de Fox, que espera seguir fortaleciéndolas
El tema de las inversiones de capitales mexicanos en Cuba puede ocupar también parte de las pláticas En julio del año pasado ambos gobiernos suscribieron un Acuerdo para la Promoción y Protección de Inversiones, llamado a servir de estímulo y “paraguas” protector contra la extraterritorialidad de la estadounidense Ley Helms-Burton, que a mediados de los 90 azoró a algunos capitales mexicanos asentados en la isla en ramas como la telefonía y el cemento
Según informaciones oficiales de los dos gobiernos, a la fecha de suscripción del tratado funcionaban en Cuba 12 empresas con capital mixto mexicano y cubano (estatal, en el caso de la isla), por un monto de entre 70 y 80 millones de dólares, insertadas básicamente en el desarrollo del turismo e industrias de la construcción, de alimentos y metal-mecánica
Diseñar en Cuba un escenario acogedor para el gran capital mexicano, puede ser uno de los puntos implícitos en el encuentro
También se habla del tema petrolero, un asunto que ambos gobiernos mantienen bajo siete candados hace algunos años y que para los cubanos resulta un tanto “volátil”
Según algunos entendidos, las ventas de crudo mexicano a la isla cesaron en 1990, pero para otros, llegaron hasta 1996 Lo cierto es que en su rápido viaje de 1995, Salinas suscribió un acuerdo destinado a la modernización y puesta en marcha de la refinería de Cienfuegos (centro-sur de Cuba), concluida en 1990 con tecnología soviética, y la cual nunca ha funcionado
El acuerdo, que suponía refinación de crudo en Cienfuegos para después venderlo en el mercado mundial, incluida Cuba, quedó en el olvido y jamás se habló públicamente de él
Cuba produce actualmente un tercio de sus necesidades de petróleo, una cantidad similar la importa de Venezuela con facilidades de pago, y el resto lo adquiere en el mercado mundial
La isla está interesada en animar a capitales internacionales a realizar prospecciones en su marina zona económica, pero México no parece interesado en el asunto, toda vez que son cuantiosas inversiones para un país que extrae grandes cantidades de crudo casi a flor de tierra
Cuanto más, ambos países podrían acomodarse en la incorporación Cuba al Pacto de San José, mediante el cual México y Venezuela venden petróleo a naciones centroamericanas y del Caribe con facilidades de pago
Con disidentes, no
Junto con la aprobación del Congreso mexicano del viaje del presidente a Cuba, anunciada el 23 de enero, se comunicó que Fox no se entrevistará con miembros de la disidencia interna, una oposición ilegal a Fidel Castro, pero tolerada
Tal determinación, con un ánimo evidente de no irritar a La Habana, como si lo hizo la entonces canciller Rosario Green en 1999, deja el tema político en el ámbito de un intercambio de puntos de vista sobre el mundo actual, sobre todo después del cambio del 11 de septiembre
No obstante, según fuentes diplomáticas, los mexicanos estarían esperando “un gesto” de los cubanos, que podría ser la liberación anticipada de Vladimiro Roca Antúnez, un connotado disidente condenado a 5 años de prisión por otros actos contra la Seguridad del Estado y sedición, al que sólo le faltan cinco meses para extinguir la pena impuesta
El tema del voto mexicano en la próxima 58 Comisión de los Derechos Humanos en Ginebra, a celebrarse en abril, no se dibuja como una dificultad y a estas alturas La Habana debe conocer de antemano las intensiones de México
El pasado año, en el que Cuba fue condenada tras una fuerte puja diplomática por 22 votos contra 20 y 10 abstenciones, México junto Brasil, Colombia, Ecuador y Perú, por América Latina, se abstuvieron Los votos condenatorios de la región, provinieron de Costa Rica, Guatemala y Uruguay
México tiene, según los presupuestos de su política exterior, sólo dos posibilidades: o se oponen a la resolución condenatoria de Cuba, como en 1997, previo a la visita del Papa, o mantienen su abstención histórica: ninguna de las dos posibilidades molesta a los cubanos
Tampoco es un año crítico en materia de Derechos Humanos
Mientras que los críticos del gobierno de Fidel Castro mantienen muchos señalamientos en esta materia y reconocen algunos avances, La Habana se ha encargado de divulgar nuevas medidas en el ámbito social como la atención a los damnificados del huracán Michelle y a los jubilados, así como nuevas acciones a favor de la educación y la salud
Según el reciente informe 2002 de la organización Human Rights Watch, con sede en Nueva York, el gobierno cubano mantiene su intolerancia hacia la democracia y la libertad, así como su hostigamiento a la oposición interna,
Sin embargo reconoció que “el gobierno mantuvo un control considerable a la expresión religiosa, pero, en general, las instituciones religiosas y sus líderes disfrutaron de un grado de autonomía que no se permitió a otras organizaciones”
Por su parte, La Unión Europea (UE) consideró en diciembre del 2001que Cuba ha mostrado “indicios” en materia de democracia y derechos humanos, pero también “insuficiencias graves”, por lo que los Quince mantienen la posición común sobre la isla que adoptan desde 1996
Los cancilleres de la UE dijeron que tomaron nota de “algunos indicios” de apertura como “una mayor libertad religiosa, la no aplicación de la pena de muerte desde hace dos años, una reducción sensible del número de presos políticos y un aumento de las ratificaciones de instrumentos de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos”, y la ratificación por parte de Cuba de todos los convenios de la ONU contra el terrorismo
Por su parte la opositora Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, una organización ilegal pero tolerada en la isla, dijo que la cantidad de presos políticos en Cuba disminuyó de 249 a 210 casos entre julio y diciembre del 2001, pero señaló que sus condiciones carcelarias empeoraron
La Comisión también saludó “la moratoria en la práctica” que desde el 2000 aplica el gobierno sobre los condenados a muerte, pero exigió que esta pase lo antes posible a “de jure”, de manera que permita la inmediata conmutación de esas penas
En este contexto se celebrara la 58 sesión de la Comisión de Derechos Humanos en Ginebra, con una salvedad importante, la ausencia de Estados Unidos, que cumplió su período y no fue reelecto
La primera pregunta que se hacen los analistas es si, aún ausente, Estados Unidos volverá a presentar por medio de la República Checa la moción contra Cuba
La mediación de Fox
Desde la 57 sesión en abril del 2001 hasta la actualidad hay de por medio un 11 de septiembre, en que el mundo cambio y las relaciones Washington-Habana encontraron canales directos de comunicación y hasta algunos de cooperación en materia de terrorismo y en el traslado de los talibanes a Guantánamo
Un detalle llama la atención en ese sentido, mientras llueven sin parar críticas sobre Estados Unidos por la situación de los talibanes en Guantánamo, La Habana guarda silencio oficial al respecto y el problema no ocupa titulares y grandes espacios en la prensa de la isla
Sale pues una segunda pregunta, de presentarse la moción contra Cuba en Ginebra, Washington se empeñará como en el 2001 para que se apruebe, o permitirá que sea derrotada, una fórmula en que emitiría una señal a La Habana y quedaría bien con el exilio duro de Miami
Otro asunto que perdió vigencia desde el primer anuncio de la visita de Fox es la posibilidad de que el guanajuatense sirva de intermediario entre Cuba y Estados Unidos, sobre todo en lo referido al embargo
A estas alturas, los gobiernos de Castro y George W Bush han encontrados canales directos de comunicación, que no hacen necesaria la intermediación del mexicano
Preguntado al respecto por la prensa, durante la reciente visita de más de un centenar de legisladores mexicanos a Cuba, Castro opinó que “decirte que no, es malo; decirte que si, puede ser ridículo Por principio, cualquier esfuerzo que se haga en el mundo por la paz es bueno”
Pero tampoco se descarta que Fox pueda traer a La Habana algunos pareceres estadounidenses, dada la previa visita del canciller Jorge G Castañeda a Washington
Un punto un tanto espinoso de la visita es precisamente la presencia de Castañeda en La Habana, autor de dos libros que causaron irritación en Cuba: “La Utopía Desarmada” y “La Vida en Rojo”, este último una biografía del revolucionario argentino-cubano Ernesto Che Guevara
En abril del pasado año, previo a la 57 reunión de Ginebra, el canciller cubano acusó a Castañeda de promover una resolución condenatoria a Cuba en la Comisión de Derechos Humanos y, citando fuentes anónimas, señaló que el mexicano tiene “un conocido historial político de deslealtades” y que “es susceptible a aceptar presiones de Estados Unidos” Castañeda, por su parte, minimizó el incidente, aunque argumentó que los cubanos estaban “ardidos” por la derrota de Ginebra
El incidente quedó diplomáticamente sanjado luego de un encuentro de ambos ministros en Naciones Unidas
La posible inclusión del empresario Carlos Slim, involucrado en la restauración del centro histórico del Distrito Federal, hace pensar que la restauración del centro histórico de La Habana, el cual Fox recorrerá, puede ser uno de los temas de la agenda
“Curiosa coincidencia”, comentó un diplomático europeo en La Habana, “tal parece que Fox viene en un viaje de restauración, de La Habana Vieja y de las relaciones”

Comentarios

Load More