El presupuesto de Fox minimiza las dificultades económicas: BBVA-Bancomer

México, D F- El Paquete Económico para el 2003 que el Ejecutivo envió al Congreso “minimiza las desviaciones y dificultades de la economía al cierre de 2002” y presenta programas que de aplicarse pueden alterar los resultados macroeconómicos establecidos para el próximo año, asegura BBVA-Bancomer
En un análisis sobre los Criterios Generales de Política Económica, el proyecto de Presupuesto de Egresos y la Iniciativa de Ley de Ingresos para 2003, el grupo financiero precisa que si bien minimiza las desviaciones y dificultades al cierre de 2002, no las ignora
Por ejemplo, dice, el gobierno afirma que las diferencias con relación a la meta de la inflación en este año no afectarán los resultados del 2003; en relación con el crecimiento se mantiene el pronóstico pero se aceptan dificultades al cierre del año; y, se sostiene que el gasto interno debe ser la base del crecimiento y el ahorro externo complemento del interno, el cual debe de aumentar
BBVA-Bancomer asegura que la posibilidad de menores flujos internacionales de capital hacia las economías emergentes, conjuntamente con el crecimiento moderado de la demanda externa, en particular EUA, y el riesgo de volatilidad, generan un panorama de cautela para el 2003 Ante este entorno se postula el gasto interno como base de crecimiento, pero la política fiscal y monetaria serán restrictivas
“Los actores internos que impulsarán el crecimiento son la estabilidad financiera y los cambios estructurales; con respecto a los primeros, México ha demostrado capacidad para navegar en las aguas turbulentas del entorno internacional actual y resistir los embates de las dificultades en algunos países latinoamericanos, sin embargo, respecto de los segundos parece poco probable lograr avances significativos en un año electoral”
Por lo tanto, agrega, en ausencia de un impulso fuerte las perspectivas se vuelven más bien modestas
En su opinión, la característica del presupuesto público para 2003 será su austeridad y la ausencia de avance en la solución de sus problemas estructurales
“Para los ingresos se espera un incremento menor al crecimiento de la economía y con mayor dependencia de los ingresos petroleros, esto último, a pesar de la disminución en el precio estimado de exportación de la mezcla mexicana La caída esperada en los precios internacionales del petróleo genera automáticamente un incremento en el IEPS a las gasolinas y el diesel para mantener estable el precio interno, por lo tanto aumenta la recaudación tributaria”
El gobierno federal, continúa, presenta una situación más favorable que organismos y empresas al verse favorecido por los ingresos petroleros, en cambio estos últimos están limitados por la política de precios
La meta de reducción en el déficit público con ingresos limitados impone una restricción al gasto público, el cual se incrementará solamente 19% Dentro de éste, el rubro más dinámico (35%) será el no programable por el incremento de las participaciones, en tanto que el programable lo hará en 12%
En cuanto a su orientación, se mantiene la mayor canalización al gasto social en detrimento de la administración central, con fuerte incidencia de los gastos administrativos y postergación de la inversión directa
BBVA-Bancomer sostiene que las metas macroeconómicas para 2003 son congruentes con un escenario de incertidumbre externa y restricciones internas, las metas son factibles, pero algunos resultados merecen ser comentados
Por ejemplo, para el tipo de cambio se espera una depreciación nominal de 5% sin impacto sobre inflación, ya que esta última se estima en 3%, 19 puntos porcentuales por debajo del cierre de 2002
“Las ganancias marginales en el abatimiento de la inflación suelen ser las más difíciles, hacerlo con depreciación cambiaria y crecimiento económico puede implicar una política monetaria más restrictiva Otra implicación de un ajuste cambiario de 5% es que el premio por invertir en pesos es prácticamente nulo lo cual es poco probable en una economía de mayor riesgo”
Con relación al déficit público, prosigue, la meta de 05% con disminución de 15 puntos base es congruente con el objetivo de equilibrio fiscal en el mediano plazo, sin embargo, se abre la posibilidad de ampliar este déficit si se aprueba el programa de retiro voluntarios dentro de la administración pública, (además también se afectará si se liquida Banrural o se reforma el ISSSTE), lo cual implicaría mayor endeudamiento para liquidaciones de personal en el corto plazo y beneficios en el mediano
Considera que programas de este tipo no son nuevos en la administración pública, sin embargo, en el pasado el adelgazamiento fue temporal y los beneficios sólo de corto plazo
“Un programa de esta naturaleza debe tener reglas muy claras para lograr una disminución permanente de la burocracia, de lo contrario implicaría un costo, mayor déficit y mayor deuda pública”
Por otro lado, apunta, a pesar de la meta de menor déficit fiscal y la estrategia de mayor ahorro público, los requerimientos financieros aumentan ligeramente al pasar de 292% a 297% como proporción del PIB “Lo cual pone en duda hasta qué punto se está haciendo un esfuerzo real de mejorar la posición fiscal o simplemente se está transfiriendo el problema hacia adelante”
Los RFSP no presentan avance en el consolidado pero cambia su composición: aumentan por PIDIREGAS e intermediación financiera y disminuyen o se mantienen con cambios pequeños el resto de los componentes, en otras palabras se están sustituyendo programas temporales por otros pasivos con lo cual será difícil disminuir o eliminar los RFSP
Por lo tanto, dice, el objetivo de equilibrio fiscal debería ser más amplio y no limitarlo al déficit tradicional 13/11/02

Comentarios

Load More