Condena Arizmendi al infierno a quienes no ayudan a los necesitados

Tuxtla Gutiérrez, Chis (apro)- El obispo de San Cristóbal de Las Casas, Felipe Arizmendi Esquivel, condenó al infierno a quienes no luchan por mejorar la situación de la gente necesitada
“Que nadie se extrañe Una diócesis, una parroquia, una congregación o comunidad religiosa, un seminario, un consagrado, un obispo, un presbítero o un laico que no hacen un verdadero compromiso por remediar las graves carencias de tantas personas necesitadas, no ha entendido el Evangelio, no vive según la praxis de Jesús, no puede hacerse ilusiones de entrar al cielo; va camino directo al infierno”, advirtió
Afirmó que la opción preferencial por los pobres, como lo dictaminó el Concilio Vaticano II y de la Asamblea del Episcopado Latinoamericano celebrado en Medellín, Colombia en 1968, “ha llegado hoy a un equilibrio”
En su homilía, el sucesor del obispo emérito Samuel Ruiz García, mencionó que durante algunos años, sobre todo después del Concilio Vaticano II y de la Asamblea del Episcopado Latinoamericano en Medellín (1968), la “opción preferencial por los pobres” causó grandes discusiones y hasta divisiones al interior de la Iglesia
Dijo que hubo quienes, con la mejor intención, se parcializaron y todo lo redujeron a luchar contra la pobreza material, social y económica “Se olvidaron de la oración, de los sacramentos y de la espiritualidad”, explicó
En una velada crítica al obispo Ruiz García, el clérigo señaló que “no faltaron quienes pensaron que la única forma de que ya no hubiera pobres era lanzarse a la guerrilla, para cambiar los sistemas políticos y económicos opresores”
Puso como ejemplo el caso colombiano, donde varios sacerdotes encabezaron diversos grupos guerrilleros, contra la opinión de la jerarquía eclesiástica
Ante esta actitud de los sacerdotes revolucionarios, feligreses del catolicismo “molestos por esta insistencia de la Iglesia y no dispuestos a dejarse cuestionar ni a convertirse, se refugiaron en sectas fundamentalistas y sentimentales, o en movimientos católicos espiritualistas, sin compromiso social Hicieron de la fe cristiana una religión alienante”
Arizmendi dijo que cada una de estas posturas la justificaban como la única verdadera y descalificaban a la que iba por caminos distintos “De entonces vienen los calificativos que a veces todavía se emplean –entre los sacerdotes– de conservadores o de liberacionistas”, agregó
Pero hoy, “afortunadamente, hemos llegado a un mayor equilibrio, avalado por el mismo Evangelio, rectamente interpretado por el Santo Padre y por los Obispos que estamos en comunión con él”, dijo el obispo de San Cristóbal que tiene presencia en 42 municipios la mayoría que concentra la pobreza extrema del estado
Arizmendo Esquivel sostuvo que “el amor y el servicio a los pobres no es algo optativo Es una obligación para todo el que desee vivir como discípulo de Jesús” 22/11/02

Load More