El deudor más fiel

México, D F (apro)- Para la Secretaría de Hacienda, el manejo de la deuda externa en el 2001 y 2002 “ha contribuido a mejorar la confianza y a cimentar la estabilidad económica, pues su monto se ha venido reduciendo y colocando a plazos cada vez mayores, bajando los riesgos que pudieran surgir con su revolvencia o refinanciamiento”
Inclusive, se han hecho pagos anticipados de deuda externa, con lo que el país reafirmó, en este sexenio, ser el mejor pagador del Tercer Mundo, el deudor más fiel, a pesar de la estrechez fiscal que ha padecido el país en los últimos dos años y que persistirá en el 2003, con las consecuentes limitaciones en el gasto social, asegura Carlos Marichal, profesor e investigador de El Colegio de México
En los últimos 20 años, señala, se han transferido recursos fiscales del pueblo mexicano a la banca internacional por 300 mil millones de dólares, sobre una deuda que originalmente no superaba los 80 mil millones de dólares “Virtualmente todos los recursos petroleros se han ido a pagar esa deuda”, dice el investigador
En el 2001, primer año de la actual administración, se pagaron 28 mil 675 millones de dólares de deuda externa, de los cuales 21 mil 263 millones fueron de amortizaciones y 7 mil 412 millones, de intereses La mayor parte de las amortizaciones era de Bonos Brady que caducaban en el 2001, pero 3 mil millones de dólares fueron por bonos que caducaban hasta el 2002 y 2003
Al tercer trimestre de este año, la deuda externa se redujo en mil 305 millones de dólares
“Hacienda miente cuando dice que los recursos son escasos Ningún país en Latinoamérica ha pagado tanto en el servicio de deudas públicas como México en los últimos dos decenios”, señala Marichal
Pagar por adelantado deuda externa, afirma, es una equivocación financiera: “Conviene reducir deuda si esto no perjudica al resto del presupuesto público, pero no en una época de sed fiscal”
El año pasado, refiere, Hacienda pagó anticipadamente 3 mil millones de dólares de la deuda externa, de amortización de capital, en un tiempo en que había gran estrechez fiscal
Lo que Marichal percibe en el gobierno al adelantar los pagos de la deuda, dice, es un gran temor a la reacción de los mercados internacionales si no cumple con sus obligaciones
“No debería tenerlo, sino todo lo contrario En lugar de mandar señales más claras con respecto a la necesidad de mantener la actividad económica doméstica, el gobierno está diciendo a los mercados internacionales que nosotros pagamos todo por anticipado, porque tenemos un poco de miedo”
El Doctor en historia económica, considera que, por lo que respecta a la deuda interna, al gobierno federal tampoco se le ve intención de renegociar con las instituciones de crédito las “exageradas transferencias de recursos públicos” que se le están haciendo cada año a través de los pagarés del rescate bancario
“Los banqueros no pueden quejarse: se les ha rescatado con creces y ahora, simplemente, esperan seguir recibiendo subsidios del Estado de manera indefinida Sin embargo, los títulos que sustentan sus pagarés ya no tienen el mismo valor en el mercado que antes En otras palabras, los contribuyentes están pagando mucho más en intereses de lo que realmente valen esos pagarés Esto es una estafa y los banqueros lo saben y los funcionarios de Hacienda, también”, explica

Comentarios

Load More