V Encuentro Yoreme en Sinaloa

* En busca del espíritu indígena perdido
Culiacán, Sin (apro)- Tras la experiencia cultural de cinco años consecutivos del internacional Encuentro Yoreme Sinaloa, organizado por la Dirección de Investigación y Fomento de Cultura Regional (Difocur) estatal en siete ciudades y zonas indígenas de la entidad, este festejo indígena es cuestionado por haberse alejado del espíritu original que inspirara su nacimiento
Por una parte, los pueblos indígenas del suroeste mexicano (para los que el Encuentro Yoreme viera su luz primera) no han sido beneficiarios directos en las sedes donde se lleva a cabo
Y por otra, esta quinta edición ha debido resentir la renuncia de su fundador y director artístico, Alejandro Mojica, quien decidió apartarse del proyecto cultural Yoreme por motivos personales, ya que él es también un pintor joven ampliamente reconocido en Sinaloa y miembro original del reconocido conjunto musical de rock y blues sinaloense La Gavilla Blues Band

Pese a las críticas, Ronaldo González Valdés, director general de Investigación y Fomento de Cultura Regional, sostiene que el V Encuentro Yoreme ha arraigado en la comunidad y cumplido sus objetivos:
“El encuentro ha permitido que la población en Sinaloa conozca y se reconozca en sus raíces históricas más profundas, y esto no tiene de ninguna manera nada que ver con convencionalismos lingüísticos o las simples palabras La gente en los centros urbanos, lo mismo que en las comunidades rurales y en los propios centros ceremoniales étnicos, se vuelca a los eventos y acompaña a sus grupos indígenas en este diálogo cultural con otras etnias del país y del mundo
“En segundo lugar, hay que destacar que a partir de la puesta en marcha del anterior IV Encuentro Yoreme Sinaloa, se constituyó el Programa Regional Yoreme reconocido tanto por Conaculta como por estados de la Unión Americana vecinos del suroeste, de manera que este es el primer programa de carácter binacional que existe en México No sólo estamos involucrados los estados de Sonora, Chihuahua y Sinaloa que compartimos el tronco lingüístico yoreme, sino también Arizona y California del otro lado de la frontera norte Próximamente el estado norteamericano de Nuevo México será sede de otro encuentro yoreme”
Este convenio, firmado por el gobernador de Sinaloa, Juan S Millán Lizárraga, garantiza “el sello de permanencia y la continuidad del espíritu del Encuentro Yoreme”, asegura González Valdés:
“Este Encuentro Yoreme se ha convertido en la cereza del pastel; pero el pastel en su conjunto cultural y sus ingredientes artísticos es más rico, puesto que es lo que conforma el Programa Regional Yoreme durante todo el año En dicho marco ya tenemos el Encuentro de Narradores de Historia Oral e Indígena, en el Guamachilito, Ciudad Obregón, Sonora; el Primer Encuentro de Narradores Indígenas en Culiacán; la gira del grupo mayo-yoreme sinaloense Yeu Matchuc, de danza, música tradicional y medicina yoreme por Nueva York, en el Museo Smithsoniano; aparte, este año editaremos las memorias de los encuentros anteriores y haremos exposiciones plásticas de los creadores que estuvieron con los narradores compartiendo su sabiduría ancestral, así que el programa va más allá de la fiesta étnica del encuentro”
Recalcó que Difocur ha seguido trabajando “con fuerza” en la cultura regional, y habló del V Festival Sinaloa de las Artes (música, danza y teatro de varios países del mundo), a celebrarse este mes de octubre; la afamada Bienal del Noroeste; los encuentros de rock anuales (organizados por el mencionado Mojica) y otras manifestaciones
“La sociedad ha arropado estos programas Ya estas alturas de la historia de México, en general no pueden suspenderse por un simple cambio sexenal, a diferencia de lo que ocurrió no hace muchos años en el Festival Cultural Sinaloa con el gobernador Francisco Labastida Ya ahora las comunidades étnicas participan en los programas en conjunto con el gobierno estatal, Conaculta y los ayuntamientos Son ejecutorias de autogestión indígena Ya no están del todo en manos gubernamentales estos programas Esto trasciende a cualquier decreto y así la sociedad lo ha hecho suyo”
El V Encuentro Yoreme se realizó tanto en la capital sinaloense como en Guasave, Guamúchil, Mazatlán, Los Mochis, Sinaloa de Leyva y El Fuerte, del 28 de mayo al 1 de junio Participaron grupos cubanos interpretando décimas con guitarra; conjuntos saraguros de Loja, Ecuador, y de Rapa Nui (Isla de Pascua, Chile), así como representantes de California y Arizona (Estados Unidos) y de Sinaloa, Sonora, Chihuahua y Nayarit
ORÍGENES PERDIDOS
Un cuarteto de rock seri de Sinaloa (que hace un año grabó para el extinto Instituto Nacional Indigenista de la capital mexicana algunas de sus canciones, su único registro musical) fascinó a los asistentes de este V Encuentro Yoreme
También sobresalieron conjuntos rarámuris (tarahumaras) de Chihuahua, los huicholes nayaritas, y las mujeres del tronco Pima de Arizona Varios juegos de pelota (llamado “ulama”) se escenificaron, y una visita a los cerca de cien participantes fue organizada para contemplar las piedras de petroglifos en la playa de Las Labradas, San Ignacio
De la misma manera se llevó a cabo un encuentro de médicos Jitéberis sobre medicina tradicional y el coloquio “Mundo místico y mágico de la cultura prehispánica en el noroeste de México y sur de Estados Unidos” El libro “Sinaloa Yoreme” se presentó en la isla de Orabá, con el danzante de venado Leonardo Yánez, y varias exposiciones se montaron, entre ellas las de la fotógrafa Margarita Félix, y de joyería, por Isabel Matiella
Todo el programa, como todos los cinco anteriores del Encuentro Yoreme, estuvieron a cargo de Alejandro Mojica, quien renunció a Difocur este año Es su amigo el cantor indígena Bernardo Esquer, de Guasave, y uno de sus artífices creativos para crearlo hace varios años junto con Alejandro Mojica, quien señaló:
“La idea del Festival Yoreme nació una noche en tu casa, allá en la comunidad donde vivo de Los Ángeles, Guasave, con Alejandro Mojica, quien estuvo a cargo tantos años de la programación artística de Difocur y quien a lo largo de todos estos encuentros hiciera los contactos con todos los indígenas Fuimos sus planeadores y asesores, yo por fuera
“Platicamos en la tranquila noche, sin ruido, de cómo hacer un festival yoreme Y lo hicimos Nosotros como músicos tradicionales siempre habíamos tocado en muchas festividades, en su mayoría religiosas todas, y pensamos que sería muy importante hacer una reunión de músicos tradicionales pero no nada más nosotros los yoremes, sino involucrar a todos los que fueran familiar a los yoremes
“Y empezamos el primero, con los grupos cuya filiación lingüística fuera muy similar a nosotros los yoremes, así sucedió y vinieron en aquel primer encuentro los rarámuris, luego los huicholes y hasta de Arizona Con el segundo agarró más fuerza, traspasó más fronteras, y con el tercero y el cuarto se afianzó Ya para este quinto no participó Alejandro Mojica aunque lo planeó, él fue quien hizo prácticamente todo en los cinco encuentros, pero se retiró de Difocur Yo siempre estuve cerca, era como asesor externo para organizar los grupos indígenas yoremes, pero en este encuentro ya no le entré”
De 42 años, Bernardo no se considera “artista”, sino músico y asesor, o mejor, “agente de grupos tradicionales y yoremes”:
“Nuestra mayor responsabilidad en mi comunidad no es que me paguen por traer y organizar a los yoreme, sino hacer trabajo directamente en la comunidad con un fin netamente cultural Yo trabajo en los 22 centros ceremoniales que existen en la parte norte de Sinaloa, ahí es donde hacemos labor Alejandro y yo”
–¿Cuál es su diagnóstico después de cinco encuentros yoreme?
–Para las comunidades indias nos tocan situaciones muy interesantes en estos encuentros, pues se enlazan muchas cosas En primer lugar, la unión de los pueblos se refrenda al inicio de cada uno de los encuentros, nos juntamos y no importa ni el escenario ni los que vengan Es otro fin el nuestro, lo que nos interesa es la conexión con otros grupos
“Desgraciadamente hay personas que han buscado otros beneficios del festival, como lo puedes ver en este V Encuentro Yoreme Porque nosotros así lo hacemos, nuestros buenos contactos son tanto fuera como dentro del encuentro, son amarres muy buenos, pero aquí hay otros que se alzan el cuello”
Lamenta que el Encuentro Yoreme no haya servido para que los indígenas logren mostrar y vender sus productos, lo cual era una de las ideas que inspiraron el nacimiento de este festejo:
“Trabajé cinco como asesor externo desde la parte de Obregón hasta el sur de Sinaloa, pero como iniciador tengo que decirte que hay líneas que no están bien acomodadas en este encuentro Nosotros pediríamos que se trabajaran líneas de producción de mano de obra indias, para que los participantes tengan un valor muy fuerte, sea en pintura, cerámica, danza, música o pintura
“Como ciudadanos yoreme, creo que se tiene que hacer un festival donde resalte la mano de obra india, porque para que resalte la mano de obra de la gente ajena a la comunidad, como ves aquí en los puestecitos que les dejan, pues esto me recuerda mucho a la cosa mestiza que hacen allá en Coyoacán, en la capital mexicana, donde revenden sus artesanías o tocan música folclórica y de los brasileños que están tan de moda entre los jóvenes ahora Nada que ver con lo yoreme, ¿verdad?”
Concluye:
“Creo que así como se ha hecho hasta ahora, con puestos de camisetas y productos que nada tienen que ver con los indios, se acabará por perder el espíritu con el que nació el Encuentro Yoreme”
Alejandro Mojica declaró:
“Me retiré, pues creo que ya se había cumplido un ciclo Personalmente había descuidado mi trabajo artístico y, sin embargo, me siento muy orgulloso de lo que hicimos en cinco años Actualmente no puedo decir que estoy fuera, aunque ya renuncié a Difocur, pues realmente siempre les voy a echar la mano Lo importante es que lo yoreme siga”
Con su familia, Mojica acaba de abrir una academia de música y rock en Culiacán, llamada “Sforzato”; pero día con día dedica muchas horas a su pasión fundamental: la pintura

Comentarios