Sin dar un quinto, Chivas y Tecos se llevan jugadores de Zamora

*Sólo el Atlas entrega una aportación al patronato, relata Carlos Sebille
Zamora de Hidalgo, Mich , 16 de julio (apro)- El argentino Carlos Sebille Rinaldi, proveniente del Huracán, hace notar que los futbolistas de su escuela son seleccionados por equipos mayores mediante un partido de “observación”, al que asisten observadores de Atlas, Tecos y Guadalajara, principalmente; escogen a los jugadores, los tienen una semana a prueba y deciden si se quedan
“Solamente existe un convenio y es ventajoso para el Atlas, pero no para la Escuela Municipal de Futbol Los escogen, se los llevan y, si se quedan, firman con los rojinegros; inicialmente la directiva aporta 500 dólares al patronato; si luego los jugadores debutan con el primer equipo, da mil 500 dólares Es el único convenio que tenemos Ni Chivas ni Tecos dan nada
“Se van esos muchachos y nos quedamos desprotegidos; luego los equipos que se los llevan los venden en sumas millonarias y no dan nada al patronato Estamos regalando el trabajo del cuerpo técnico Son profesionales que trabajan, llueve, truene o con calor No hemos querido ser filiales de ningún equipo; las ofertas nos han llegado de Chivas, Atlas, Tecos, América, Atlante y otros, pero no hemos querido ser filiales de nadie”, añadió

Paradójicamente, los clubes de Michoacán no se surten de jugadores de Zamora, prefieren a Morelia, Uruapan, Lázaro Cárdenas, Sahuayo, Apatzingán, Zitácuaro y otras ciudades que tienen equipos en el futbol profesional, a excepción de La Piedad, que sí se abastece de esta escuela
Su relación más cercana al balompié profesional es el Atlético Zamora, que forma parte de la Segunda División, no obstante ahora 13 jugadores zamoranos aspiran a invadir el máximo circuito
Son siete elementos los que prueban suerte en los Tigres de Ricardo Ferretti, mientras que seis están en el Pachuca; uno de ellos, Luis Ángel Landín, ya debutó bajo las órdenes de Alfredo Tena, en el Apertura 2002
“Hay ocho jugadores en la Primera A, entre ellos Raúl Ramírez, Alejandro Cázares y Juan Pablo Contreras”, afirmó Torres
Al Pachuca
Estos jugadores proceden de la Escuela Municipal y ahora forman parte de la organización tuza: Ángel Landín, Jorge Baeza, Melesio Solís, Mario García, Jesús Méndez, Jaime Velázquez
Y estos jóvenes están a prueba en Tigres en este momento:
José Alberto Galindo, delantero, 18 años, José Antonio Hernández, volante, 18 años; José Jair Cortés, lateral, 18 años; Jesús Méndez, delantero, 18 años; Víctor Hugo García, delantero, 16 años; Omar Rodríguez, defensa, 16 años; Carlos Arellano, defensa, 16 años
El Maestro
Carlos Sebille, nació en Buenos Aires, Argentina en 1931; se inició en el futbol profesional a los 15 años en El Huracán Casado con la tapatía Paz Reynoso, llegó a Zamora en la temporada 56-57 de la Primera División, proveniente del Atlas, después de haber pasado por el River Plate de Argentina y el Millonarios en Colombia, entre otros
Entrevistado en su casa en la calle de Pino Suárez 327 sur, en un modesto barrio de esta ciudad, que es un auténtico museo, Sebille recuerda que obtuvo títulos de campeón con Atlas, Zamora, con la selección Argentina en los Panamericanos de 1951, el Millonarios de Colombia
Lo trajo a México el gran medio argentino Raúl Elizamora, ya fallecido, al Atlas Recién operado de los meniscos, se vino al Zamora de la Primera División en 1956
Jugó al lado de Masarelli, Marrón, los hermanos Mercado, Bonessi, del argentino Darerio, el Chivito Mercado y Memo Méndez Fue en la época en que Zamora imponía su ley en su viejo estadio Moctezuma, ya desaparecido, frente al panteón municipal Prácticamente invencibles en casa
Recordó: “Aquí doblegamos a Chivas, al Atlas, al Oro, al América Teníamos un cuadrón, lo que sucede es que no teníamos reservas, no se trabajaban antes las fuerzas básicas y no había la facilidad –que hay ahora– de los cambios Antes el que entraba, jugaba Siempre era el mismo cuadro, eran los mismos once”
Estimó que “había una gran diferencia con respecto de la actualidad, ya que antes los jugadores eran más habilidosos, pero carentes de la condición física de ahora; antes se trabajaba dos días por semana y si el preparador físico nos daba muy recio, lo regañábamos El jugador era muy mañoso, es mentira que antes se defendía la camiseta, se sudaba No es cierto No estoy de acuerdo con esa idea”
En medio de sus recuerdos y recortes de crónicas periodísticas de su despedida del futbol profesional en mayo de 1965, en el clásico michoacano Zamora-Morelia, aparece con Carlos El Tanque Miloc
“Tuve una primera experiencia con escuela de futbol en 1963, que dio muy buenos jugadores, como El Tepo Rodríguez, Urbina, Olivo, los tíos de Rafita Márquez, Vicente y José Luis Álvarez De aquí salieron más de 20 jugadores del primer colegio futbolístico; esa fue una institución que, aparte de surtir al Zamora, surtió a casi todos los equipos, el más significativo fue Rodríguez, que se fue al Oro y salió campeón”
Sobre Rafael Márquez aseguró que fue “un caso increíble”, ya que tuvo muchos problemas por su timidez y por los estudios Sin embargo, reconoció que “hizo un sacrificio tremendo y ahora está cosechando frutos”
Lamentó: “A muchos de los que les enseñé futbol tuvieron la oportunidad de trabajar y triunfar y no lo hicieron Una desgracia que tienen los futbolistas son las novias Cuando se enamoran, no se quieren ir Lo digo por experiencia propia Se amensa uno, la verdad”
De excelente humor, como si esas viejas glorias le dieran más vida que el enorme tanque de oxígeno que tiene a su lado, Sebille narró que “cuando entrenaba al Zamora fui al Salto, Jalisco Me hacían falta un portero y un delantero Vi al Pajarito Cortez, estaba flaquito Me dijo un señor: ‘Yo se lo vendo maestro, deme mil pesos y cinco balones’
“Hicimos la transacción Le dí los mil pesos y tres balones El señor venía a cada rato por los otros dos balones, gastó más en pasajes que lo que costaban Más tarde el Pajarito se fue al Santos de la Primera División, después al América y llegó a la Selección Nacional”
Habló de la relación con el Atlas: “Nos facilitaba jugadores y nosotros a ellos Siempre tuvimos esa mancuerna Cuando el Zamora hizo ese equipo famoso de la Primera División, era casi pura sucursal de los entonces Margaritas, y cuando le pegamos, nos decían: nos están pegando los hermanos”
Reveló que los partidos del Zamora contra Morelia y La Piedad eran clásicos michoacanos de muerte, tanto en la Primera como en la Segunda División “Como jugador o entrenador los partidos eran a morir Nunca se me olvidan los gritos de ‘refugiado’, las escupitinas de la gente en la cara Era duro, como Atlas contra Guadalajara”
Explicó que la idea de crear una escuela de futbol surgió en Tepic, Nayarit Tenía un restaurante, pero como era ‘esclavo del trabajo’, no le gustó; entonces con el patrocinio del gobierno estatal creó una escuela de futbol, pero por ser extranjero no era bien visto en tierras nayaritas y el gobernador Rogelio Flores Curiel le comunicó: “Carlos, lo siento mucho le voy a dar la dirección al Rorro Luna” Y sí fue Regresó a Zamora
“Fíjese lo que son las cosas Ya gestada la idea de la escuela, una persona a la que no le gustaba el futbol, Alejandro Páez, agarró el patronato, formó la directiva, jalaron parejo, trabajaron mucho y así empezó hace ya casi 25 años, a finales de este 2003 los cumplimos”
En efecto, la recopilación de casi mil documentos avala la historia de la escuela
“Es cierto que Rafa Márquez nos ha dado mucha promoción; es cierto que Agustín García, que Juan Carlos Chávez, que Briseño y que muchos otros nos hacen promoción, pero es muy intenso el trabajo que realizamos nosotros”
Sebille reconoció que son muy inteligentes los equipos de Primera División: “Se llevan lo jugadores de 14 o 15 años; se ahorran trabajar con ellos de los seis a los 14 años y de pagar Son muy vivos Los contratan ya hechos potencialmente futbolistas
“¿Qué nos dan? Una miseria, muy poquito Ahorita no peleamos nada por la venta de Márquez al Barcelona; ya nos dieron cuando se fue al Mónaco un porcentaje al patronato”
Sebille entrenó más de 15 años al Zamora, dirigió también al Morelia, después a las fuerzas básicas del Atlas, que le dieron una capacidad excelente para seleccionar a los jugadores
Consideró que “eso de tener buen ojo para escoger a futuros jugadores lo he tenido desde Argentina Recuerdo a dos ‘visores’ extraordinarios Uno de ellos Copelli y otro el de Pumas, Cesarini Ellos decían: ‘Ese sirve, éste no’ Creo que Dios me dio a mí algo de eso”
Aseguró que una escuela de futbol “es muy difícil de dirigir porque no se desecha a los jugadores como en los clubes Aquí hay que trabajar a todo el mundo Y la ayuda es insuficiente; hay más niños, más técnicos, muchos gastos, más campos Son muchos gastos y la directiva y entrenador trabajan duro, casi gratis; eso es de agradecer”
“La Escuela de Futbol de Zamora tiene muchas semillas, es un vivero y dará mucho más Eso lo garantizo Hay cimientos muy buenos y cantera para rato”, indicó
Quizá uno de los grandes aportes que haya dejado el Atlético Zamora cuando estuvo en la Segunda y Primera División fue la contratación de Carlos Sebille Rinaldi Nadie se imaginó que este argentino sería uno de los formadores de su cantera

Comentarios