Con Luis González y González se gestó la microhistoria mexicana

San José de Gracia, Mich , 15 de diciembre (apro)- Los restos del historiador michoacano Luis González y González, velados anoche en su casa, serán sepultados en el panteón local, junto con los de su esposa, la también escritora Armida de la Vara
González y González, considerado uno de los historiadores contemporáneos más importantes de México, falleció el sábado a la edad de 78 años, víctima de un padecimiento en el hígado
Hijo único, al también Premio Nacional de Ciencias Sociales y Filosofía (1983) le sobreviven sus hijos Luis, Armida, Josefina, Marcela, Germán y Martín, este último también historiador
El autor de “Pueblo en vilo Microhistoria de San José de Gracia”, obra que se imprimió en varios idiomas y que obtuvo el Premio Haring de la American Historical Association (1971), dejó de vivir a las 9:20 horas en su casa natal, según confirmó el alcalde de ese municipio, José López Chávez

“Desde hace cuatro días ya no podía hablar, pero estaba consciente Tenía problemas con el hígado y estaba reteniendo mucho líquido”, explicó
Su deceso fue lamentado más tarde por el gobernador Lázaro Cárdenas Batel, amigo personal del desaparecido escritor El cronista de Zamora, Francisco Elizalde, dijo que ha sido una gran pérdida, no sólo para Michoacán y México, sino para el mundo entero
González y González tenía aproximadamente un mes de haber salido del Hospital de Nutrición de la Ciudad de México, donde era atendido
Cursó entre 1943 y 1946 estudios de derecho en la Universidad de Guadalajara, historia en El Colego de México entre 1946 y 1949, luego fue oyente de 1950 al 51 en la UNAM, y asistente libre de la Escuela Nacional de Antropología e Historia También asistió a El Colegio de Francia
Entre sus obras destaca el libro “Invitación a la microhistoria” (1973), reeditado varias veces por la Secretaría de Educación Pública Fue precisamente durante un año sabático en el Colmex que escribió su primer acercamiento a la microhistoria, al contar la trayectoria de esa institución en “La pasión del nido” Pero “Pueblo en vilo” fue la obra que le dio fama y prestigio como el mejor historiador del país, luego de la muerte de Daniel Cosío Villegas, su maestro
González y González llegaría a ser, como su mentor, titular del Centro de Estudios Históricos en el Colmex (63-65 y 70-73) Más tarde fundaría, a su imagen y semejanza, El Colegio de Michoacán, en Zamora, primero de una serie de planteles de excelencia dedicados a las ciencias sociales
También fue autor de “Los artífices del cardenismo”, redactado en 1979, casi una década antes del rompimiento de Cuauhtémoc Cárdenas con el PRI, y de los siguientes volúmenes:
“El Congreso de Anáhuac” (1963), “La tierra donde estamos” (1971), “México 1880-1930” (1973), “México contemporáneo (1973), “La economía mexicana en la época de Juárez” (1976), “Zamora” (1978), “Azuayo” (1979), “Michoacán” (1980), “Nueva invitación a la microhistoria (1982), “El entuerto de la Conquista” y “Once ensayos del tema insurgente” (1985), “El oficio de historiar” (1988) y “Todo es historia” (1990), y “La querencia” (1991), entre otros
En la “Historia moderna de México”, que Cosío Villegas preparó en diez tomos con un amplio y preparado equipo, Luis González aportó, con Emma Cosío Villegas y Guadalupe Monroy, “La República restaurada: vida social” (1956) Además, compiló “Los presidentes de México ante la nación” (1967)
Su obra puede ser calificada como rigurosa en su metodología y sumamente amena en su prosa, tanto por la sencillez campirana al abordar los temas de la historia como por el humor y candor de sus giros idiomáticos Todo partía de su rechazo a la que llamaba “historia de bronce” o historia patria, a la que opuso siempre la historia “matria”, es decir, la del terruño
El historiador, quien tuvo becas del gobierno francés y la Fundación Rockefeller, fue condecorado este año por el Senado de la República con la medalla “Belisario Domínguez”, que no pudo recibir personalmente por razones de salud A lo largo de su carrera recibió distinciones importantes, como la presea Generalísimo Morelos (1979), Premio José Tocavén (1983) y Palmas Académicas de Francia (1985) Era cronista e historiador de Zamora (1983), y el año pasado la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo le otorgó el honoris causa Fue copresidente de la Sociedad Mexicana de Historia (1953), miembro de la Academia Mexicana de la Historia desde 1972, de El Colegio Nacional desde 1978, y del Consejo de la Crónica de la Ciudad de México desde 1987
Con Luis González y González desaparece uno de los personajes más cautivadores del siglo XX mexicano, y su “Pueblo en vilo” será reconocido como una verdadera obra maestra

Comentarios