“Perras”, segundo lugar en taquilla

Ala película mexicana Perras le fue “extraordinario”, festeja su director Guillermo Ríos durante la primera semana en cartelera, pese a que el documental Presunto culpable acaparó en su totalidad cines y espacios en los medios informativos, debido a la resolución de suspensión temporal que impuso la juez décimo segunda de Distrito en Metería Administrativa del Distrito Federal, Blanca Lobo Domínguez:

“Salimos con 68 copias y tuvimos en promedio 520 espectadores por copia en los tres primeros días (4, 5 y 6 de marzo). Eso nos arrojó un total de más de 34 mil espectadores. Estuvimos en segundo lugar.”

Además, argumenta Ríos que “si tomamos en cuenta que este filme no es fácil” por abordar las problemáticas de adolescentes en secundaría, “pues entonces, le fue muy muy bien”.

Perras se montó primero en teatro dirigida también por Ríos, y tuvo más de 180 representaciones. La productora Tita Sánchez vislumbró entonces que la obra daba para un buen largometraje, buscaron personajes que no fueran las caras de actrices consagradas o famosas, y salieron a las calles en pos del casting repartiendo volantes e invitando a chicas de colonias de Iztapalapa, Coyoacán, Lomas de Chapultepec, Santa Fe, Aragón, Villa Coapa, Tlalpan o “el multi de la colonia Del Valle”. Acudieron más de 450 mujeres de entre 12 y 23 años.

–¿Por qué Perras?

–Es una palabra viva, contundente, que significa miles de cosas… Para las niñas, una perra es también la que se defiende hasta las últimas consecuencias. Para ellas, la perra es la que no se deja.

Con esta historia en la mira, Ríos trató de acercarse a la condición humana.

“Creo que solemos minimizar a los adolescentes. Se nos olvida que a esa edad las emociones se potencian más, es cuando viene esta revelación del sexo, del erotismo que confunde, nos fascina y da miedo… Quise hacer ese acercamiento y el entorno salió solo. Cuando me preguntan si esas niñas son terribles, pienso que no son más terribles que los personajes de las grandes tragedias. La letra está permeada por aquellas historias.”

Finalmente, a Ríos no le interesaba denunciar si las adolescentes son agresivas, “sino compartir sus emociones” en el thriller Perras.  l

 

 

Comentarios