Chocan versiones oficiales sobre homicidio de civiles en Tabasco

VILLHERMOSA, Tab. (apro).- La versión de la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP), sobre el homicidio de dos civiles en la entidad, por supuestamente eludir un retén policiaco, contrasta diametralmente con la información difundida por el gobierno de Andrés Granier sobre estos hechos.
En un comunicado difundido este martes, la SSP refiere que el sábado 11 de junio “dos personas perdieron la vida tras una persecución realizada por policías municipales y federales”, en la carretera 180 Matamoros-Puerto Juárez, tramo Cárdenas-Palo Mulato, en la desviación a la población C-29, del municipio de Cárdenas, Tabasco.
El boletín de la dependencia federal destaca que al filo de las 20:30 horas, policías municipales de Cárdenas realizaban una persecución “a un vehículo tipo estacas color azul, marca Nissan”, en el que viajaban cinco personas.
Y agrega que los uniformados municipales solicitaron el apoyo a los elementos de la Policía Federal (PF) para la detención de los ocupantes de la camioneta de carga, dándoles alcance en el kilómetro 120 e indicándoles por medio del altoparlante y con torreta encendida que detuvieran su marcha.
Sigue el comunicado de la SSP:
“Los elementos policiales se percataron que uno de los acompañantes sacaba por la ventanilla un objeto y al momento se escucharon detonaciones, por lo que dispararon a los neumáticos, frenando el conductor de la camioneta, descendiendo con las manos en alto; así mismo (sic), descendieron los elementos de la policía municipal para asegurar a los ocupantes, percatándose que dos de ellos se encontraban lesionados por impacto de arma de fuego”.
En el lugar, abunda, “perdieron la vida las personas lesionadas, hechos de los que tomó conocimiento el agente del Ministerio Público de la Procuraduría de Tabasco, quien inició las indagatorias correspondientes para deslindar las responsabilidades pertinentes al caso”.
Asimismo, informa que la coordinación estatal de la PF presentó ante el agente del MP del fuero común en Villahermosa, a los agentes federales que se encontraban en el lugar de los hechos, “para que comparezcan en relación a lo ocurrido y que el Ministerio Público local deslinde responsabilidades”.
Esta versión contrasta con la difundida el mismo domingo por el gobierno del estado, un día después del asesinato de los jóvenes Alfredo Alba Vázquez Mayo y Julián Aquino Sánchez.
Según las autoridades estatales, las cinco personas viajaban en una camioneta “Chrysler línea D100, modelo 1982, placas de circulación VP-67177 de Tabasco”, quienes se dieron “a la fuga” sobre la carretera federal Cárdenas-Coatzacoalcos, luego de que los agentes de la PF “les ordenaron detener su marcha pero hicieron caso omiso al llamado”.
Los uniformados de la unidad 09722 de la PF, conducida por el oficial Hetolio Mendoza Ramírez, al mando del oficial Asunción Ferrer, persiguieron el vehículo y “dispararon contra la camioneta mencionada, lo que originó la muerte de dos personas del sexo masculino, que respondían a los nombres de Alfredo Alba Vázquez Mayo, de 25 años, y Julián Aquino Sánchez, de 18”.
Asimismo, los agentes federales, que fueron apoyados por compañeros de otra unidad, detuvieron a Marco Antonio Jiménez Quiroga y Nelson Jiménez Vázquez, de 21 y 27 años de edad, así como un menor.
Al corroborar las placas de circulación VP-67177, se conoció que el vehículo está registrado a nombre de Sebastián de Dios Fuentes, con domicilio en Cárdenas, quien también fue detenido para las investigaciones correspondientes, y se confirmó “que no existía ningún reporte de robo de ese vehículo.
“A las 22:40 del mismo sábado, llegó al lugar de los hechos Luis Alfonso Hernández Concepción, agente del Ministerio Público de la Segunda Agencia, quien dio fe del levantamiento de los cuerpos. Además, elementos del Ejército mexicano tuvieron conocimiento de los hechos”, reportó el gobierno estatal.
Estos homicidios se suman a los ocurridos en noviembre del año pasado, cuando elementos de la Secretaría de Marina ultimaron a los jóvenes Víctor Manuel Chan y Ramón Pérez Román, de 21 y 23 años, quienes a bordo de una camioneta Ford Expedition presuntamente no se detuvieron en un retén del Grupo de Operaciones Mixto en el municipio de Jalpa de Méndez.
La comandancia de la 30 Zona Militar informó entonces que al filo de la una de la mañana del 14 de noviembre, en un puesto de control Jalpa de Méndez, se le marcó el alto a los ocupante de la camioneta, quienes intentaron “evadir el citado puesto de control”, por lo que personal de la Armada de México “accionó sus armas de fuego, falleciendo en lugar de los hechos los dos tripulantes del vehículo”.

Load More