Filmar en La Conchita, legal, aunque se caiga

Los permisos para que las productoras de televisión filmen en la Ciudad de México tienen ciertas restricciones, que a menudo, por problemas de supervisión de la oficina encargada de otorgarlos, “C Filma”, del gobierno del Distrito Federal, son burladas. Pero en caso de afectación a un patrimonio histórico como es la iglesia de La Conchita, en Coyoacán, el reglamento no dice nada. Ni las autoridades del INAH.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- El comité del barrio La Concepción en Coyoacán pide a la Comisión de Filmaciones de la Ciudad de México (CFCM) e instancias correspondientes  poner orden en ese lugar, pues los emporios televisivos estacionan e instalan indebidamente sus equipos para filmar telenovelas alrededor de la histórica Plaza de La Conchita.

Sus miembros dejan en claro que no se oponen a los permisos, pero sí al caos que generan, y que afecta el estado delicado en que se encuentra la iglesia del barrio más antiguo de Coyoacán (Proceso, 1802).

La CFCM, también conocida como “C Filma”, es la institución encargada desde 2009 de gestionar los trámites que antes solían realizar las delegaciones para otorgar permisos y avisos para todo tipo de filmaciones en la ciudad, según la Ley de Filmaciones en el Distrito Federal, que entró en vigor el primero de abril de ese año.

La capilla de la Inmaculada Concepción o iglesia de La Conchita  –como se le conoce–, y que data del siglo XVIII, es patrimonio histórico del Centro de Coyoacán. En el barrio son tres las calles más afectadas: Higuera, Vallarta y Fernández Leal. La pintora Rina Lazo comenta que su casa, situada ahí, ha sufrido cuarteaduras, y que el transporte pesado le afecta a la iglesia principalmente, pero también a otros inmuebles.

Destacado miembro del comité vecinal, la discípula de Diego Rivera es, con su esposo, el también pintor Arturo García Bustos (quien formó parte del grupo llamado de “Los Fridos”), propietaria de la “Casa Colorada” o “Casa de la Malinche”:

“Cuando vienen los camiones de Televisa, por ejemplo, se congestionan las calles y se acumula el tránsito. Hay quejas de que se estacionan frente a las puertas de las casas, de que se estacionan en las calles más angostas. Molesta mucho porque más que estacionarse se apoderan del parque, cosa que a ninguna otra persona o vecino se le permite.

“Filman una comedia (Una familia con suerte), por lo menos una vez por semana, y cuando vienen se estacionan desde temprano hasta las 12 de la noche. El ruido, pero sobre todo el tránsito, se vuelve imposible. Y qué decir cuando ponen su área de comida con una mesa recargada en el atrio de la iglesia… si se está cayendo.”

Para ella, estacionar los transportes alrededor de La Conchita es ilegal, pues “ni siquiera lo tienen permitido”.

A partir del reportaje publicado en estas páginas por Judith Amador donde se denunció el peligro en que se halla la iglesia (Proceso, 1806), se  buscó una entrevista con Agustín Salgado, coordinador de Monumentos Históricos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en relación con el proyecto de restauración de La Conchita, en principio desde su oficina de prensa, vía telefónica, se negó la vinculación de trabajo con la Comisión de Filmaciones del Distrito Federal.

La entrevista acordada se pospuso, pero esta semana no pudo concretarse porque, se adujo, están realizando desde hace medio mes los trabajos de “mecánica de suelo” en La Conchita, por lo cual la institución espera obtener resultados antes de emitir cualquier declaración. Al respecto, Rina Lazo comenta:

“Dicen que el agua del subsuelo de un lado del parque se secó y que por eso se está ladeando y de ahí las cuarteaduras, pero de eso ya tiene rato.”

También se buscó a Raúl Delgado Lamas, director general de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural (SMPC) del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), quien primero se portó accesible a reserva de lo que dijera el área de comunicación de esa institución para entrevistarlo, pero ahí alegaron que la agenda de Delgado Lamas se encontraba llena sin tener una fecha.

El silencio de las autoridades en torno al grave problema del deterioro patrimonial provocó, al fin, una reacción, cuando la senadora Maria Rojo realizó una propuesta con Punto de Acuerdo el 29 de junio, aprobada en la Primera Comisión del Senado:

“La Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión resuelve exhortar al titular del Instituto Nacional de Antropología e Historia, para que informe sobre el estado que guardan la conservación y rescate de la zona de la Plaza de la Conchita, en particular la capilla, en la Delegación Coyoacán y sobre recursos presupuestales necesarios para tal efecto.”

Y dentro de las consideraciones, menciona:

“Sabemos que si bien se ha contado con la participación del Fondo de Apoyo a comunidades para la Restauración de Monumentos y Bienes Artísticos (Foremoba), y se han etiquetados recursos del presupuesto  para el rescate de La Conchita, los fondos son insuficientes, según lo ha señalado el INAH, que lleva la principal responsabilidad en el rescate de la zona, por lo que es conveniente que dicho Instituto precise el monto de recursos necesarios para atender las tareas de rescate y conservaciones.”

 

Otro miembro del comité vecinal, Carlos Juan Cisneros, explica que enviaron una carta en marzo de este año dirigida a Elena Cepeda, secretaria de Cultura del Gobierno del D.F., quien en respuesta los canalizó con Fernando Uriegas, director general de la Comisión de Filmaciones. Finalmente se reunieron con él el pasado 11 de abril, en donde asistieron también Elizabeth Munguía, supervisora de locaciones de Tv Azteca, y Roy Nelson Vargas Rojas, productor asociado de Juan Osorio en Televisa, quien filma la comedia Una familia con suerte.

Dice Cisneros:

“Ahí, en una plática, donde no se asentó nada por escrito, se acordó de palabra que no causarían problemas, y que los camiones pesados no se colocaran junto a la filmación, que los pusieran en avenida Pacífico para evitar problemas de tráfico.

“Pero el 6 de mayo encontramos en la calle de Vallarta camiones de Televisa en doble sentido, estacionamiento de doble fila en Higuera, una parte de la Plaza de La Conchita con camiones de vestuario, en un costado del atrio de la iglesia una mesa con bufet, nos enteramos que no tenían permiso para filmar y que lo habían sacado hasta las dos de la tarde; me comuniqué a filmaciones para hablar con Uriegas y me dijeron que estaba en Cannes.”

Ángela Illán, encargada del área de Avisos y Permisos de “C Filma”, consultada por Proceso sobre la forma de atender la supervisión de filmaciones en La Conchita, expresó:

“Cuando reportan que se está ocasionando un caos se manda a alguien, o en el momento en que se necesite. No va diario un supervisor como tal, es imposible con la estructura que tenemos, pero en el momento en que hay una llamada o queja al respecto se supervisa.”

Y señala acerca de los camiones estacionados:

“Sólo las unidades de transporte básicas son las que tienen permitido estacionarse en La Conchita, que son cuatro, el resto en Pacífico, esa es la indicatoria. Todo eso está por escrito, y en el momento en que cometen alguna falta se les revoca, se les ha revocado de hecho.”

Con relación a si existe un número de permisos tope de filmaciones en tiempo (semana o mes), comenta:

“No, no existe un tope como tal, según llegan los permisos se atienden.”

Cisneros señala que la ley no toma en cuenta al ciudadano:

“Si los vecinos no decimos nada los de la comisión no se preocupan, y es que la cuestión es que no hay multas en la Ley de Filmaciones en el Distrito Federal expedida en 2009, ya me habían anticipado que no hay multas en esa ley ni sanciones, a los únicos a los que nunca menciona es a los ciudadanos. Si lo lees y sin saber de leyes no existe algo que regule las peticiones de los vecinos.”

El 16 de junio Carlos Juan Cisneros y María Elena Piña, después de semanas de esperar una cita, acudieron en representación del comité vecinal a Cuba 49, en el Centro Histórico, donde tuvieron una reunión con Uriegas, y le plantearon el asunto del 6 de mayo sobre los camiones pesados de la productora Argos que se estacionan en San Francisco Figuraco y Chilpa, y también acerca de la nula existencia de un reglamento para las productoras:

“Porque una ley sin reglamento no es muy válida, y en caso de que hubiera una, las filmadoras seguro tienen intereses muy particulares para que las favorezcan. Es un asunto que va a tardar pero que se tiene que hacer, por lo menos se vio disposición.”

Explicó que aunque se le pidió a Uriegas que les enviaran un documento que diera por sentado esa reunión, hasta el momento no habían recibido nada.

En la Ley de Filmaciones sólo se menciona tres incisos del artículo 40 que alude a la revocación de los permisos, en los siguientes casos:

1) Cuando los datos proporcionados por el solicitante resulten falsos.

2) Cuando el titular incumpla los términos y condiciones contenidos en el Aviso, Permiso, en la Prórroga o en la Modificación de Permiso, o

3) Cuando durante la Prórroga del Aviso o Permiso, se varíen las condiciones en que fue otorgado el Aviso o Permiso respectivo.

En abril de 2009, cuando Cepeda de León designó a Uriegas como director de la CFCM, éste dijo que el órgano se dedica a facilitar el camino a las producciones, eliminar trabas gubernamentales, acabar con el exceso de papeleo y servir de enlace oficial entre el gobierno y las empresas productoras que decidan trabajar en el Distrito Federal.

Nada menciona sobre algún consenso entre ciudadanos o vecinos de las colonias cercanas a las locaciones donde se filma.

Según el artículo 269 de la Ley de Filmaciones, misma que se puede consultar desde la web www.cfilma.cultura.df.gob.mx/, las cuotas para permiso de filmación se cobran de la siguiente manera:

En ciclovías, vías de tránsito peatonal, o modificaciones de permiso o prórrogas, cada una a un costo de 550 pesos.

Y en seguida hacen una división de tarifa según el sitio en donde se graba, dividiendo en “primarias” y “secundarias”: Las primeras por 2 mil 747 pesos y las segundas por mil 374 pesos.

Y un tercer costo, en caso de filmación urgente, por 5 mil 493 pesos.

Dice el artículo 4 inciso XXVI de la ley que el ordenamiento de vías se divide en primarias o secundarias:

“Las primarias: vías de circulación continua (anular o periférica, radial y viaducto) y arterias principales (eje vial, avenida primaria, paseo y calzada), segundos pisos y las que por sus características tengan un flujo continuo de circulación vehicular.

“Las secundarias: avenidas secundarias o calles colectoras; calles locales (residenciales e industriales), callejones, rinconadas, cerradas, privadas, y terracería.”

Sobre estas tarifas, Ángela Illán, de C Filma, comenta que se aplican conforme a la ley de filmaciones, y ésta no especifica tarifas conforme a recintos o lugares históricos, sólo se hace una distinción considerando a vialidades primarias o secundarias. En el caso de La Conchita, “se encuentra en tarifa primaria”.

Y al ser cuestionada sobre las sanciones a las productoras o televisoras cuando incurren en alguna falta en un sitio histórico (camiones pesados mal estacionados en las calles, por ejemplo), comenta:

“Es que eso no está estipulado en la ley, se está trabajando sobre el reglamento de filmaciones y ahí no se estipula sanción. Cuando incumplen se les cancela el llamado, se les revoca el permiso.”

Rina Lazo realiza un comentario final:

“No debe ser éste un lugar donde todo el tiempo estén filmando, yo creo que ellos podrían reducir sus camiones o estacionarlos más lejos. Les he preguntado: ‘¿Qué no tienen una unidad más pequeña?’ Y me dijeron que sí, pero que en ese momento estaba en otra zona.

“Por las calles de Higuera y Vallarta entran las producciones, se ponen alrededor del parque y aquí comen, se visten, esto se vuelve los estudios de Televisa, podrían hacerlo discretamente. No molesta que filmen, pero sí que no haya un alto a la manera en cómo lo hacen.”

 

Comentarios

Load More