Premian a Zedillo en España por “reformas modernizadoras” en México

MÉXICO, D.F. (apro).- El expresidente mexicano Ernesto Zedillo se hizo acreedor al Premio Internacional de la Fundación Cristóbal Gabarrón a una Trayectoria Humana 2011.
El jurado, que se reunió en Valladolid, España, para la lectura del fallo, luego de una “deliberación intensa y larga”, consideró que Zedillo fue galardonado por “impulsar reformas modernizadoras decisivas en el terreno político y económico en su país”.
Además, destacó los méritos del actual director del Centro de Estudios Globales de la Universidad de Yale, al señalar que fue “actor fundamental en las relaciones con España y en el fortalecimiento de la comunidad iberoamericana”.
De acuerdo con la Fundación Cristóbal Gabarrón –que a principios de mes premió al escritor Carlos Fuentes en la modalidad de Letras–, el prestigio intelectual de Zedillo lo hace acreedor al premio, debido “a toda una trayectoria sin la que no se puede entender el México moderno”.
A Ernesto Zedillo, agregó, se le reconoce una sólida formación económica, que le valió para superar de manera rápida –ya como presidente– la más severa crisis económica de la época reciente, originada por la dramática devaluación de diciembre de 1994, cuando el Producto Interno Bruto se desplomó 6.9%.
Al expresidente, quien se ha destacado por ser uno de los mexicanos con más presencia en foros internacionales, se le ha reconocido como académico en universidades en Estados Unidos y Europa, así como consejero de empresas multinacionales y asesor de la ONU y de distintos gobiernos en el mundo.
De acuerdo con la fundación española, México pudo salir de la recesión de 1994 gracias al “liderazgo ejemplar” del último presidente priista, durante el sexenio de 1994 al año 2000.
“México afrontó una encrucijada económica decisiva que pudo ser superada gracias a su liderazgo ejemplar, sentándose las bases del vigor económico ulterior del país, que llegó a situar a México como segundo socio comercial de Estados Unidos, incluso por delante de Japón y China, al mismo tiempo que impulsó la firma del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea”, apuntó.
Además, resaltó sus “valientes iniciativas en el terreno social como impulsor de la cumbre internacional contra la droga en Naciones Unidas”.
Ernesto Zedillo egresó del Instituto Politécnico Nacional (IPN) como economista. Formó parte del grupo de los llamados “tecnócratas”, junto con Carlos Salinas de Gortari, Pedro Aspe, Jaime Serra Puche, José Ángel Gurría y Guillermo Ortiz, quienes instrumentaron políticas económicas a favor del libre mercado y del neoliberalismo.
Como funcionario público, Ernesto Zedillo se estrenó en 1987 como subsecretario de Planeación y Control Presupuestal en la Secretaría de Programación y Presupuesto (SPP) –después Secretaría de Hacienda. Un año después, durante el sexenio de Salinas, fue nombrado titular de la misma SPP, donde diseñó las políticas de desarrollo y del Programa Nacional de Solidaridad (Pronasol).
En enero de 1992, Carlos Salinas lo designó titular de la Secretaría de Educación Pública, donde emprendió una reforma de la educación preescolar, primaria y secundaria, que quedó plasmada en el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica (ANMEB).
Corría el año previo a las elecciones presidenciales de 1994, cuando el PRI colocó como candidato a Luis Donaldo Colosio, quien a su vez nombró a Zedillo como coordinador general de su precampaña electoral.
Según la Fundación Cristóbal Gabarrón, después del asesinato de Colosio, el PRI se inclinó por Zedillo “como el nuevo postulante del oficialismo”.
“Fue un hombre con una imagen de servidor público competente, inteligente y honesto, pero un tanto gris y sin gancho. Su ubicación en los círculos de Colosio y Salinas se interpretó entonces como una garantía para la continuidad de las reformas impulsadas durante el sexenio que tocaba su fin”, apuntó.
Después de concluido su sexenio como mandatario del país, la Organización de las Naciones Unidas recurrió a él para encabezar el panel sobre Financiación y Desarrollo, que elaboró un documento –denominado “Informe Zedillo”– que sirvió como marco político de discusión en la Conferencia Internacional sobre Financiación al Desarrollo.
Actualmente es miembro de los consejos de administración de las transnacionales Procter & Gamble, Union Pacific y ALCOA, y asesor de Daimler-Chrysler y Coca-Cola.
La Fundación Cristóbal Gabarrón eligió a Ernesto Zedillo entre 13 candidatos procedentes de Alemania, Estados Unidos, España, Francia, Gran Bretaña, Italia, Rusia y Suiza.
El expresidente de México recibirá el reconocimiento el próximo 7 de octubre en el Teatro Calderón de Valladolid.

Comentarios

Load More