En México hace falta algo más que confrontar al narco: exalcalde de Medellín

VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- El exalcalde de Medellín, Sergio Fajardo, advirtió hoy aquí que hace falta algo más que confrontar a los grupos criminales.

Luego de recordar que en Colombia el combate al narcotráfico empezó hace tres décadas y lejos de terminar se ha expandido a Centroamérica, sostuvo que para combatir las drogas hay que invertir recursos en educación, políticas sociales y desarrollo urbano, principalmente en los barrios más pobres.

Fajardo gobernó en trienio 2004-2007 la segunda ciudad más importante de Colombia, Medellín, considerada una de las ciudades más violentas. Durante su gestión, disminuyeron los índices de inseguridad.

Invitado por la Fundación Isabel de la Parra, esposa del exgobernador Roberto Madrazo, para dictar la conferencia “Vivir seguros: qué podemos aprender de Medellín, Colombia”, Fajardo explicó que  “sí es posible gobernar de manera coherente, con principios como la transparencia en el uso de los recursos públicos y la participación ciudadana”.

Durante su disertación, recordó que cuando vino por primera vez a México decían que el problema del narcotráfico era en el norte del país, pero aclaró que ya no es así.

“Esto va para abajo y es imparable. Nosotros hemos visto esa película pero con diferentes componentes. Colombia empezó la lucha contra el narcotráfico hace 30 años y no se acaba. Sigue existiendo, va para Centroamérica y cada día es más grande”, aseguró.

Y relató que hace 30 años la gente decía respecto del narcotráfico: “Eso es de los colombianos”, sin embargo, tres décadas después, con todo lo que se ha hecho para acabar con el problema, “ya está en todo México, en Centroamérica y sigue en Colombia.

“Aquí hay un problema más profundo, consideró, “que tiene que ver con el narcotráfico, que es la mayor expresión de la destrucción, en el sentido de corromper. El que tiene precio, se lo encuentra.

Tienen toda la lana del mundo y puede ser un policía humilde hasta una persona muy poderosa. Y al que estorba, lo eliminan. Ese es el narcotráfico”, ilustró.

Señaló que Colombia ha visto todas las caras del narcotráfico y la lucha a muerte por los territorios, en que una ciudad se convierte en objetivo para la venta de drogas; por ello, dijo, temas como el de la legalización se deben discutir.

Indicó que el narcotráfico cambia de formas y la etapa que está viviendo México es muy complicada, pues Colombia no la conocía así, que es el poder de los territorios.

“Empiezan a guerrear entre ellos por las plazas, pero ya no es para llevarse la droga a Estados Unidos, sino acá adentro, y entonces eso inmediatamente pasa a la extorsión y al secuestro como formas rápidas de ganar y enriquecerse”.

Sostuvo que esto se convierte en un negocio internacional, global, “pero al mismo tiempo se van haciendo franquicias locales por todas partes, eso es fatal, es un tema muy complicado, muy difícil”.

Lamentó que México no tenga institucionalidad fuerte para enfrentar este fenómeno, y mencionó como ejemplo del problema la desarticulación de las policías federal, estatal y municipal, mientras que la policía en Colombia es de carácter nacional.

“Todo esto hace muy difícil esa lucha institucionalmente. El narcotráfico no es problema de unos estados del norte, es una amenaza nacional y requiere una visión política para enfrentarla, y veo a México peligrosamente dividido”, sostuvo.

“Aquí no hay unión de país para decir: vamos a luchar contra el narcotráfico, qué tipo de tareas y riesgos vamos asumir, independientemente del partido político que tenga la dirección. El tema del narcotráfico aquí es motivo de enfrentamiento político y eso es mejor para los narcotraficantes”, resumió.

Load More