Centro Elena Garro: La manzana de la discordia

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Después de casi cinco meses de clausura de obra al Centro Cultural Elena Garro en Fernández de Leal 43, en Coyoacán, a principios de junio la Delegación Coyoacán levantó los sellos a pesar de la molestia de vecinos, quienes alegan irregularidades que van de lo jurídico a lo social y cultural.

Ellos aseguran que seguirán luchando por la vía legal para la clausura definitiva. Como se reportó en estas páginas (Proceso 1765), los vecinos se oponen al centro cultural por el caos vial que ocasionaría (en el proyecto se dice que se espera de entre 700 a 900 visitantes diariamente), y porque la zona no lo necesita (Coyoacán cuenta con 59 librerías, 21 museos, 24 teatros, 15 centros culturales, 7 galerías, 20 bibliotecas, y 15 universidades).

Entrevistado vía telefónica, Roberto Sánchez Lazo, director general de Jurídico y de Gobierno de Coyoacán, aclara el porqué del levantamiento de sellos:

“La clausura fue por obra, y esto es porque en la manifestación que presentó el Conaculta a través de Educal S.A. de C.V. les faltaban documentos como el de estudios de impacto vial. Primero en septiembre del año pasado hubo una suspensión por medidas de seguridad y después en enero la clausura por obra.

“Lo que les faltaba era el número de cajones de estacionamiento y ahora la Secretaría de Transporte y Vialidad (Setravi) les otorgó un documento donde los exime, pues para ellos podían subsanarse de otras formas como con estacionamientos públicos a través de un estudio vial presentado; cuando la Setravi nos dice qué sigue, es más que suficiente, pues ya ellos realizaron los estudios.

“Conaculta solicitó que se levantara la clausura al cumplir con los requisitos. Lo único que hace la delegación es recibir y registrar documentos y que se cumpla con el reglamento de construcciones, pero una vez que se reciben los documentos pueden iniciar con las obras.”

Licia Cisneros, licenciada en derecho, vecina de Fernández de Leal y secretaria del Comité Vecinal del Barrio de la Concepción, explica que el tema tiene que verse desde tres vertientes enlazadas: la jurídica, la cultural y la social:

“No concibes el derecho al margen de lo social, y lo social sin cultura es una sociedad atrasada.

“En el término jurídico Conaculta se basa y se lava las manos diciendo que Setravi les dio el permiso desde un inicio para el cambio de suelo, cuando todo el procedimiento está viciado de origen y todo lo que alegue Conaculta es nulo porque está basado en cosas que no son legítimas.

“¿Cómo qué? Como que les dan en tres semanas un permiso cuando a cualquiera para un trámite de cambio de suelo le tardan dos años. No sólo en una ocasión, ¡sino en tres ocasiones! La última en octubre del año pasado. Nosotros hemos invertido en lonas, volantes y casi cien mil pesos en juicio y nos enfrentamos con la corrupción, con todo y que la magistrada dio seis hojas de argumentos.”

En el resumen ejecutivo del Costo-beneficio simplificado para el Centro Cultural Elena Garro del 2010, se explica que dice, además del estacionamiento subterráneo para 20 automóviles, “adicionalmente, se contará con servicio de valet parking para al menos 50 automóviles más en un estacionamiento ubicado a 200 metros del inmueble…”.

Pero Cisneros sale al paso:

“Se refieren al estacionamiento de un centro comercial cercano, que es muy concurrido, y que a veces ni siquiera ahí hay espacio.”

A su vez, Jorge Martínez Stack, coordinador del comité vecinal, explica que tuvieron una reunión el 4 de julio en donde acordaron escribir una carta para el presidente Felipe Calderón. La firmarán los 28 jefes de manzana y se enviará la próxima semana.

“El proyecto lo ves y dices ¡wow!, pero a 200 metros hay un emblema de México, la iglesia de la Conchita, que se está cayendo. Son las incongruencias. En esa carta queremos denunciar esto también.”

Comentarios

Load More