Va a Coatzacoalcos la caravana “Paso a Paso Hacia la Paz”

VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- La caravana “Paso a Paso Hacia la Paz”, integrada por aproximadamente 150 familiares de centroamericanos que han migrado hacia Estados Unidos, continuaron este martes su protesta por los abusos cometidos por las autoridades mexicanas, y contra los robos, secuestros y asesinatos por parte de la delincuencia organizada.
Ayer marcharon y se manifestaron frente a la delegación del Instituto Nacional de Migración (INM) en Tenosique, Tabasco, frontera con Guatemala, y esta mañana abordaron “la bestia” en ese municipio, rumbo a Coatzacoalcos, Veracruz.
Encabezada por sacerdotes, cónsules de Guatemala y defensores de derechos humanos, la caravana abordó el tren vía Palenque, Chiapas, rumbo a Balancán y Macuspana, Tabasco, antes de llegar –el próximo viernes 29– a Coatzacoalcos, donde se tiene previsto una conferencia de prensa de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho.
Ahí, se unirá otra parte de la caravana, proveniente de Guatemala, a través de Chiapas.
Según reportes de radiodifusoras, los familiares de migrantes subieron a la máquina número 214 que transporta diversos materiales, mientras personal del INM observaba la partida.
El grupo es encabezado por los cónsules de Guatemala, Rogelio Cipriano Méndez y Juan Fernando Lantán Santos; Rubén Figueroa, integrante del Movimiento Mesoamericano de Amnistía Internacional, y el padre Tomas González Castillo, uno de los organizadores de la caravana “paso a paso hacia la paz”.
Además, participan una decena de organizaciones civiles, religiosas y universitarias de Tabasco y de otras entidades del país, como la UNAM, así como de Guatemala y Estados Unidos.
De acuerdo con Rubén Figueroa, del Movimiento Mesoamericano de Amnistía Internacional, la caravana es un ya basta a las persecuciones, violaciones y torturas de autoridades de migración, que en camionetas “perreras” –denunció– encierran a los centroamericanos indocumentados “como si fueran delincuentes”, y cuyo único pecado es salir de su país para mejorar su situación económica.
Por su parte, el sacerdote Tomas González Castillo pidió a los migrantes no tener miedo a la violencia del crimen organizado.
“El miedo es lo único con lo que trabajan los delincuentes. Si uno no tiene miedo, ellos no pueden hacer nada”, señaló, y auguró un nuevo trato para los inmigrantes.
“Hoy podemos comenzar una nueva historia, un nuevo trato, donde vamos a cuidar al indocumentado”, manifestó.

Load More