Terrorista noruego consultó tácticas del EZLN

MÉXICO, D.F.,  (apro).- Antes de asesinar a 76 personas en dos atentados registrados el pasado viernes 22 en Noruega, Anders Behring Breivik estudió la incendiaria retórica de los islamófobos de Estados Unidos y las tácticas empleadas por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en sus inicios, con el propósito de entender cómo funcionan las revoluciones de izquierda y adaptar estrategias a su propio movimiento extremista.

En la página mil 484 del manifiesto “2083 Una Declaración de la Independencia Europea” (2083. A European Declaration of Independence), presuntamente subido a internet por el propio multihomicida, se señala: “El levantamiento zapatista en México es un ejemplo de una revolución contemporánea común que contiene fuertes lazos de solidaridad con la gente irlandesa común”.

En el documento, fechado este año en Londres, el autor del multihomicidio en Oslo y la isla de Utoeya, a quien su abogado calificó de “demente”, convocó a una revolución conservadora, nacionalista y antimarxista en Europa, que demanda, entre otras cosas, el análisis de una amplia bibliografía de teóricos y protagonistas del marxismo, nacionalismo, fascismo y el zapatismo mexicano.

Según el mismo texto, paradójicamente contó con el apoyo de marxistas para entender el funcionamiento de las revoluciones, sea cual fuere su tendencia ideológica.

Con el subtítulo “Eso nunca va a suceder: las revoluciones como parte de la historia común”, Behring examina el levantamiento zapatista como un ejemplo de lo que define como “una revolución ordinaria contemporánea”, que ocurre a pesar del supuesto de que el estado de las cosas está sin posibilidad de cambios.

La bibliografía incluye un artículo que Judith Hellman escribió en 2000 para el Socialist Register, bajo el título “Chiapas virtual: el realismo mágico y la izquierda”.

Además de hacer un profundo análisis de los antecedentes del EZLN y de sus detonadores económicos y políticos a nivel nacional e internacional, el artículo de Hellman critica la fascinación de los europeos por la labor propagandística del subcomandante Marcos a través de Internet, pero sin estar dispuestos a profundizar en el análisis del fenómeno.

La bibliografía propuesta por Behring Breivik, con ayuda de expertos en marxismo, sugiere también la lectura de “Subcomandante Marcos, siete piezas sueltas del rompecabezas mundial”, disponible en línea, así como el ensayo de Luisa Ortiz-Pérez, “Marcos y la guerrilla del EZLN en Chiapas”, publicada por las editoriales Colin Baker y Mike Tyldesley.

En tanto, buena parte de la ideología antiislámica del asesino confeso se apoya en la figura de los caballeros templarios medievales.

Al respecto, el manifiesto de mil 500 páginas del ultraderechista noruego, que defendió operaciones “brutales y sobrecogedoras” para frenar la “colonización islámica en marcha de Europa”, demuestra que Anders Behring Breivik seguía de cerca el acalorado debate sobre el Islam en Estados Unidos.

El texto, que plagia también el manifiesto escrito en 1995 por el terrorista estadunidense Ted Kaczyinski, el Unabomber, cita en más de 60 ocasiones al autor y bloguero Robert Spencer, quien cree que el Islam tradicional contiene “elementos violentos y de supremacía”.

Además de Spencer, a quien Breivik propuso para el premio Nobel de la Paz, el ultraderechista noruego se inspiró en islamófobos como Daniel Pipes y Pamella Geller, quien sostiene que el presidente de EU, Barack Obama, es hijo ilegítimo de Malcom X, el legendario activista negro que se convirtió al Islam y murió asesinado en 1965.

Condolencias

El presidente estadunidense Barack Obama estuvo ayer al mediodía en la residencia del embajador de Noruega en Washington, para presentarle sus condolencias por los atentados en Oslo.

Obama se desplazó poco después del mediodía a la residencia del embajador, donde firmó un libro de condolencias.

En tanto, la princesa Mette-Marit de Noruega, cuyo hermanastro figura entre las 76 personas víctimas de la matanza de la isla de Utoeya, mostró su pésame por su familiar.

“Los pensamientos de la princesa están con los parientes cercanos”, dijo un portavoz real a la agencia NTB.

Trond Berntsen, de 51 años, policía de profesión, quien no estaba de servicio en el momento de los hechos, intentó detener al tirador, Anders Behring Breivik, después de haber puesto a su propio hijo a salvo, según el diario Verdens Gang (VG), que cita testigos.

“Pero el tirador de 32 años no dudó un segundo en su empresa asesina y mató al policía, que no estaba armado”, según VG.

De acuerdo con otros diarios, Trond Bernsten estaba en Utoeya para garantizar la seguridad, como vigilante privado, de unos 600 jóvenes laboristas reunidos en la universidad de verano en la isla.

Bernsten era el hijo del segundo esposo de la madre de Mette-Marit, quien se convirtió en princesa en 2001, después de su matrimonio con el príncipe heredero Haakon.

Hallan explosivos en granja de asesino confeso

La policía anunció ayer que encontró explosivos almacenados en la granja alquilada por Anders Behring Breivik, aunque no precisó la naturaleza ni la cantidad del hallazgo.

“Hemos considerado preferible no desplazar los explosivos y fueron destruidos allí mismo mediante una explosión controlada”, declaró Trine Dyngeland, una portavoz policial.

Behring Breivik, que planificó los atentados con mucho tiempo, había alquilado una granja al norte de Oslo, oficialmente para cultivar legumbres.

Según la prensa noruega, los cultivos seguramente sirvieron para poder comprar abonos químicos sin levantar sospechas y utilizarlos para fabricar la bomba que el viernes arrasó la sede del gobierno, con un saldo de ocho muertos.

Después del atentado con coche-bomba, disparó a mansalva en una concentración de jóvenes en la isla de Utoeya, a unos 40 kilómetros de Oslo, con un balance de 68 muertos.

Por otra parte, la policía de Noruega difundió ayer los nombres de cuatro de las 76 víctimas mortales del doble atentado del pasado viernes, las únicas que hasta el momento ha podido identificar oficialmente y comunicar a las respectivas familias.

Se trata de Gunnar Linak, un joven que acababa de cumplir los 23 años y que fue víctima del tiroteo en Utoeya.

En tanto, en el barrio gubernamental donde estalló el coche-bomba fallecieron Tove Ashill Knutsen y Hanna M. Orvik Endresen, de 56 y 61 años, respectivamente. En ese lugar también perdió la vida Kai Hauge, de 32 años, a causa de la potente deflagración.

Las fuerzas de seguridad difundieron la lista inicial a los medios locales para que a su vez ellos la publicaran y lograr que la información llegara a la ciudadanía, según la cadena de televisión pública noruega NRK.

Dos horas antes de la difusión de los primeros nombres, la policía informó sobre el método elegido para publicarlos.

En rueda de prensa, un portavoz indicó que cada día a partir de ayer se irán difundiendo nuevas identidades a través de internet, y explicó que si el proceso es lento es porque primero se ha de notificar a los familiares de las víctimas.

Sobre el número de personas que permanecen desaparecidas, las fuerzas de seguridad prefirieron no dar cifras concretas, aunque en días anteriores se apuntó que cinco personas aún no habían sido encontradas por las fuerzas de seguridad.

Comentarios