Anuncia el INAH hallazgo de altar precolombino en Morelos

MÉXICO, D.F. (apro).- Luego de una serie de descubrimientos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en lo que va del año, en el estado de Morelos hoy se anunció el hallazgo de un altar precolombino olmeca, durante excavaciones en la zona arqueológica de Chalcatzingo, municipio de Jantetelco.
El monumento cilíndrico de 1.30 metros de diámetro y 46 centímetros de espesor corresponde al periodo Preclásico Medio (entre 800 y 500 AC) y los olmecas debieron haberlo utilizado como receptáculo de lluvia con carácter de ritual, informó el INAH en un comunicado.
El arqueólogo José Cuauhtli Medina señaló que el descubrimiento del altar fue resultado de meses de un proyecto de trabajo que todavía se lleva a cabo, consistente en la búsqueda del piso original del lugar y drenar el agua que se acumula en época de lluvia para evitar el deterioro de los monumentos.
Los trabajos fueron realizados en la Terraza 6 ó “del cazador” para asegurar tanto la conservación de ésta como de los monumentos número 24 y el 27 (estela conocida como “El cazador”, de la cual toma su nombre está sección del sitio).
Según Cuauhtli Medina, el contexto arqueológico de esa zona “recibió influencia de grupos olmecas, cuya impronta se observa en los diseños de relieves esculpidos en piedra –varios de ellos de gran formato–, y que caracterizan a Chalcatzingo.
“Estas representaciones estilísticas poseen aspectos locales, sin embargo, otras evocan mucho a las que hay en el área nuclear olmeca, en la costa del Golfo de México.”
Explicó que el altar cilíndrico tiene en su contorno cincelado en altorrelieve figuras esquemáticas de una nube y gotas, que podrían aludir a la fertilidad. La superficie del monumento, agregó, fue trabajada mediante la técnica de acanalado y uno de sus extremos fue desprendido intencionalmente en la época prehispánica, lo que se interpreta en contextos arqueológicos como la “muerte ritual” del monumento.
También cerca del altar cilíndrico se localizó una estela con relieves en sus caras poniente, norte y sur, representaciones de vírgulas que aluden a nubes o milpas pero que todavía necesitan análisis iconográficos más profundos.
“A pesar de que están próximos, es posible que ambos monumentos no hayan estado expuestos en la misma época, el altar está 40 centímetros por arriba del nivel del piso en que se encuentra la estela”, según información del arqueólogo.

El PET en Chiapas

Siete zonas arqueológicas, cuatro museos y tres monumentos históricos forman parte del Programa de Empleo Temporal (PET) de labores de mantenimiento y conservación, proyecto de trabajo entre el INAH y la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).
En cifras, según refiere el instituto en un comunicado, se destinaron 5.5 millones de pesos para esos proyectos, de los que 4.4 millones fueron aportados por Sedesol y 1.1 millones por el INAH.
Se trata de un trabajo que inició en marzo pasado y sigue vigente a la fecha, a través del cual se brinda “empleo temporal” a 704 familias aledañas a esas zonas arqueológicas.
Aunque no especifica el tiempo exacto, el monto o las normas para contratar, el arqueólogo Emiliano Gallega, delegado del INAH en Chiapas, destacó que se trata de “actividades no especializadas que la población local puede realizar bajo la supervisión de arqueólogos o arquitectos. Ejemplo de estas tareas son la poda de árboles, mantenimientos de guardarrayas, instalación de cercado, reacondicionamiento de techos, así como de chape (retiro de maleza)”.
Se refiere a la conservación de las siguientes zonas arqueológicas: Palenque, Toniná, Tenam Puente, Junchavín, Izapa, Chinkultic y Chiapa de Corzo.
Y de mantenimiento y limpieza en los monumentos de Chiapa de Corzo, San Cristóbal de las Casas y Comitán, así como en los museos Comunitario de la Frontera Corozal (en Ocosingo), la casa de Museo de Tonalá, el Arqueológico de Comitán y el Regional de Chiapas (Tuxtla Gutiérrez).

Comentarios

Load More