Nueva suspensión del Centro Cultural Elena Garro, en Coyoacán

MÉXICO, D.F. (apro).- Son casi 200 metros los que apartan al proyecto del Centro Cultural Elena Garro y la iglesia de la Conchita en Coyoacán. Mientras el primero tiene una inversión de 121.8 millones de pesos, el segundo –Patrimonio Histórico de ese lugar– llevaría un largo proceso de restauración que requiere inversión.
Ante el fallecimiento de Rafael Martínez, obrero en la construcción del centro cultural el 5 de agosto, los vecinos dicen que intensificarán protestas. La obra se suspendió ese mismo día; el área de comunicación social de la delegación de Coyoacán emitió un boletín donde justificaba la acción “por falta de medidas de seguridad”.
El accidente ocurrió durante una maniobra de una grúa, la cual estaba retirando una loza de aproximadamente 4 x 3 metros.
A la fecha el centro cultural lleva dos suspensiones: la primera en septiembre de 2010, también por medidas de seguridad, y la del pasado viernes. Y una clausura en enero de este año por falta de estudios de impacto vial.
Protección Civil y los verificadores de la delegación colocaron los sellos de suspensión la noche del accidente.
“Roberto Sánchez Lazo Pérez, Director General Jurídico y de Gobierno, informó que el Ministerio Público y los peritos continuarán con las diligencias, y ellos serán quienes deslinden responsabilidades por la muerte”, se lee en el comunicado.
Sánchez Lazo Pérez declaró a Apro que la suspensión es por cuestiones de responsabilidades:
“Esta no tiene un tiempo definido, en este caso hay que determinar los peritajes, de lo cual se encargará la Procuraduría capitalina a través de sus peritos, quienes determinarán las causas de la muerte del obrero; si la muerte de la persona fue fortuita o no, si tenía su equipo de seguridad o si, aun llevándolo, sucedió el hecho, se deben deslindar responsabilidades, finalmente es una situación lamentable.
“Nosotros nos encargamos del procedimiento administrativo, de todas y cada una de las acciones pendientes para resguardar la seguridad de los trabajadores en primer lugar y ver las estructuras, hacer comparaciones.”
Para ello, explicó, Educal SA de CV, la instancia que presentó el manifiesto de construcción, tendrá que realizar una nueva manifestación de obra, donde se explican las causas técnicas del accidente y las medidas que tomarán, de seguir adelante los trabajos, para resguardar la integridad de los trabajadores, una especie de réplica.
“Son diez días hábiles para que Educal entregue su manifestación de obra, ya van cinco días, depende de cómo lo presente, de ahí responderíamos en otros diez días hábiles aproximadamente.
“Tenemos comunicación constante con la gente de la PGJDF, ellos ya están avanzados en indagar el tipo de delito, estamos hablando de un homicidio, están en peritajes y demás, les enviamos la manifestación de obra que teníamos y los planos. Por nuestra parte no podemos deslindar una responsabilidad, de eso se encarga la Procuraduría”, acotó.
–¿El fallecimiento de una persona en la obra no es motivo suficiente para clausurar definitivamente los trabajos, después de los problemas que ha tenido el proyecto?
–Estamos analizando todas las posibilidades, ahora sería muy aventurado hablar de una revocación o anulación de manifestación de obra, que sería el extremo, porque estamos dentro del término legal, es por eso que tienen diez días para hacer las manifestaciones que a su derecho convengan para celebrar una audiencia.
“Tenemos que analizar todo, y para que hubiera una clausura definitiva tiene que haber cosas que no concuerden, las medidas de seguridad no serían lo único, para ser inminente habría que analizar muchas cosas, y en eso estamos.”
También se le cuestionó si estaban enterados de que, aun estando en suspensión, los vecinos se han quejado de que siguen entrando trabajadores a bombear agua en la parte trasera de la construcción, a los que respondió:
“Porque no se cerró completamente, existe una filtración de agua que tienen que estar bombeando, si no fuera así, podría haber riesgo mayor, ya turnamos eso con el Sistema de Agua de la Ciudad de México para ver qué tipo de afloramiento y por qué; tengo entendido que es una fuga del predio contiguo que al escarbar se vino al 43. Entonces, que entren a bombear está asentado en el acta, para hacer únicamente esa maniobra, no pueden hacer nada más.”
El mismo 5 de agosto, Construcciones y Edificaciones VM SA de CV, la empresa contratada para realizar la demolición de los interiores, dijo en un comunicado:
“Al momento del percance todo el interior de la casona se encontraba con el apuntalamiento asignado y aprobado por las diferentes autoridades involucradas en el proyecto, y el personal contaba con todos los implementos de seguridad necesaria para ejecutar el trabajo.”
Además aseguró que cumpliría con las disposiciones legales para indemnizar a los deudos, y “a su vez que ratifica el compromiso de cumplir con todas las obligaciones contractuales adquiridas con Educal.”
Interrogado sobre si el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) persistirá en la construcción del centro, Edson Alamilla, su jefe de prensa, dijo vía telefónica:
“Conaculta espera la resolución de las evaluaciones que llevan a cabo las instancias administrativas correspondientes y los peritajes de ley sobre los motivos del accidente, por tanto no se pueden adelantar a los resultados.”
Al respecto, Jorge Martínez Stack, coordinador del Comité Vecinal del Barrio de la Concepción, explica que, a manera de protesta, realizó con vecinos una manifestación el martes 9 frente a Fernández de Leal 43. Ahí entregaron trípticos a más de mil 200 automovilistas y transeúntes:
“Difundieron el sábado un boletín de un despacho contratado por Conaculta donde se puede ver cómo intentan minimizar el asunto. Por comentarios de gente de la delegación que conozco sé que trataron de minimizarlo, incluso trataron de hacer como que la culpa fue del obrero, y hablaron hasta de una autopsia para ver si había alcohol. Un asunto tremendo.
“Creemos que este accidente no es como el del Periférico, como dijo un funcionario de seguridad de la Delegación, pero independientemente del responsable de obra, es responsabilidad de las autoridades, de Educal y Conaculta en insistir con algo ilegal.”
En el tríptico se lee:
“Los vecinos del Barrio de la Conchita denunciamos ante la opinión pública la criminal negligencia y prisas irresponsables de Conaculta y su actual titular, Consuelo Sáizar, quienes junto con sus aliados y secuaces de Seduvi –Secretaría de Desarrollo Urbano y Vialidad– (Arq. Felipe Leal) han creado las condiciones para que se diera la muerte lamentable de Rafael Martínez, trabajador de la obra ilegal de Educal en Fernández de Leal 43, Barrio de la Conchita.”
Además:
“No nos oponemos a proyectos culturales; nos oponemos a la violación de las leyes por parte de las propias autoridades.”
El 10 de julio pasado, como se mencionó en Proceso (en la edición 1810), los vecinos del Barrio de la Concepción enviaron una carta de protesta dirigida al presidente Felipe Calderón y firmada por jefes de manzana, miembros del comité y vecinos, en la cual anexaron oficios que datan de 2009 a la fecha, enviados a distintas instancias como la delegación de Coyoacán, Seduvi y Conaculta.

Y la Conchita…

Jorge Martínez Stack comenta que antes de enterarse ese viernes del accidente en Fernández de Leal estaba en la Plaza de la Conchita, porque un staff de Televisa se encontraba grabando ahí, con camiones estacionados en doble fila y comedores recargados en el atrio de la iglesia.
“Seguimos teniendo problemas con Televisa y TV Azteca porque no respetan, el viernes gente de Televisa estaba comiendo, ahí pegada al atrio, tenían su tenderete, con camiones pesados estacionados en doble fila, ese es otro problema.”
Como se reportó en Proceso, la Comisión de Filmaciones capitalia es la instancia que se encarga de otorgar permiso de grabaciones en el exterior, pero lo que no prevé la ley son las faltas o castigos por no acatar los permisos que ellos mismos dan a televisoras.
Ni siquiera el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) respondió en su momento ante las faltas que los vecinos de la Conchita han denunciado cuando se utiliza el atrio de la iglesia como pared de comedor.
Ahora se buscó de nuevo su postura, sin respuesta alguna.
“Hay una cosa que creemos guarda relación del Centro Cultural Elena Garro con la iglesia, y es que Educal ha sacado tal cantidad de agua del subsuelo en la parte trasera de Fernández de Leal 43, que creemos que tiene que ver con la afectación a la iglesia”, dice Martínez Stack.
Sobre el particular, el arquitecto Jorge Segovia, coordinador de trabajos de restauración de la Comisión Nacional de Arte Sacro AC, asevera a este semanario que aunque no está enterado del tema del centro cultural, por la irregularidad del subsuelo en esa zona, el extraer agua afectaría a la iglesia, además de que está en desacuerdo con el paso de camiones pesados cerca de ella, debido a las vibraciones que “por supuesto que afectan, los daños en gran medida son por el subsuelo, y por ejemplo al pasar camiones pesados por la plaza, eso produce vibraciones de una manera continua, hay que poner un límite, son terrenos de alto riesgo”.
Y aunque el INAH aún no ha dado una postura sobre el tema, el arquitecto explica su labor como miembro de la asociación:
“Nosotros nos encargamos únicamente de la gestoría ante Conaculta, la asociación funciona de ayuda al Episcopado Mexicano en asuntos de conservación de templos y difusión, esa es la labor, no la aportación monetaria.
“La Conchita ha recibido apoyo de Conaculta por medio del Fondo de Apoyo a Comunidades para la Restauración de Monumentos y Bienes Muebles de Propiedad Federal (Foremoba), con el cual se han empezado a hacer diferentes estudios. También por parte del Patronato Coyoacán Sustentable AC, y de la misma comunidad franciscana. Se ha pedido apoyo a la Comisión de Cultura de la Cámara De Diputados, y me parece que las cosas van por buen camino.”
Explica que el año pasado iniciaron con trabajos de restauración, con previa autorización del INAH, urgentes a decir del arquitecto por el riesgo estructural:
“La primera etapa contemplaba el apuntalamiento preventivo, los estudios de mecánica de suelo y el retiro de canales interiores; y la segunda será para completar el apuntalamiento exterior, interior a base de tensores y exterior a base de una estructura metálica, trabajo que deberá hacerse en este semestre del año.”
Una vez que se termine el apuntalamiento se evaluará cuál es el mejor sistema para llegar a la reestructuración. No es algo sencillo, es algo que lleva tiempo, explica:
“Lo que es cierto es que no se puede apresurar, es un problema complejo y ahorita se está haciendo un monitoreo. Por eso no podemos adelantarnos, en base al estudio se dialoga y una vez que se termine el apuntalamiento se llegará a la conclusión del mejor sistema para la reestructuración. Es muy importante resguardar y garantizar que la Conchita no sufra ningún tipo de colapso, ni parcial ni total, que se garantice la protección de la construcción.”
Segovia destaca que son por lo menos cuatro etapas, cada una con una duración aproximada de seis meses, según los tiempos de permiso, para consolidar el subsuelo, y que aunque no sabe la cantidad exacta de las etapas, estima que en la primera se erogaron alrededor de 500 mil pesos, por lo menos.
Finalmente, Martínez Snack comenta:
“Yo no le veo tanto problema al Centro Cultural, es algo a lo que los vecinos como ciudadanos nos oponemos, pedimos el rescate urgente de la iglesia y que cierren el centro.”

Comentarios

Load More