Luna Ramos, “un priista empanizado”

MÉXICO, D.F. (apro).- Por su confesa pertenencia al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el acreditado patrocinio de Felipe Calderón, en pago por haberlo declarado ganador en la elección de 2006, Alejandro Luna Ramos encaja en la certera definición que de él hace el constitucionalista Raúl Carrancá y Rivas: “Es un priista empanizado”.

Luna Ramos es, desde el miércoles 10, el presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), al que todavía se le suele llamar Trife, y encabezará nada menos que la calificación de la elección presidencial del 2012 y entregará la constancia de mayoría al ganador.

Es el único de los actuales magistrados que ya hizo lo mismo, tras la sucia elección de 2006, y que Calderón, en pago a ese comportamiento, instruyó a los senadores del Partido Acción Nacional (PAN) a impulsarlo como magistrado por una década y ahora, a punto de cumplir 70 años y próximo a casarse, a presidir el TEPJF.

El sello felipista y panista de Luna Ramos es inobjetable: El 30 de octubre de 2006, dos meses después de declarar ganador a Calderón, el PAN aprovechó la ausencia de varios priistas y perredistas en el Senado y logró designarlo magistrado para los siguientes diez años.

El PAN sumó al Partido Verde y al único senador de Nueva Alianza, Rafael Ochoa Guzmán, allegado de Elba Esther Gordillo, y por un solo voto –59 a 58– no dejó sin trabajo a Luna Ramos, porque esa votación desechó el criterio de que sólo debía concluir ese día el periodo del magistrado José Luis de la Peza, al que sustituyó por su muerte un año antes.

El propio presidente del PAN en ese entonces, Manuel Espino, reconoce que “el grupo de Calderón sí cabildeó y orientó esa decisión” en el Senado, como ocurrió, también, con su elección como presidente del TEPJF: Los magistrados panistas fueron sus impulsores.

Salvador Nava Gomar, exsocio de Roberto Gil Zuarth, secretario particular y cabildero de Calderón, y de Constancio Carrasco Daza, primo del panista Diódoro Carrasco, exgobernador priista de Oaxaca, votaron por Luna Ramos, lo mismo que Pedro Esteban Penagos, quien emplea en su ponencia a Francisco Belisario Luna Ramos, y Manuel González Oropeza, allegado a la corriente perredista Nueva Izquierda (NI).

Luna Ramos logró la presidencia aprovechando que María del Carmen Alanís frustró su propósito de reelección al perder el apoyo de Margarita Zavala y Manlio Fabio Beltrones por alinearse con Enrique Peña Nieto, y porque Flavio Galván Rivera quiso volver a ser presidente con su solo voto.

La carta de Beltrones era Pedro Penagos, pero no tenía ninguna posibilidad de triunfo sin el voto de Alanís y Galván, por lo que sumó a su paisano chiapaneco y hermano de su comadre Margarita Luna Ramos, ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

El PRI no objetó a Luna Ramos, quizá porque es militante suyo o lo fue por lo menos hasta 1992, aunque uno de los expertos electorales de ese partido, Sebastián Lerdo de Tejada, dejó ver qué esperan de él: “Su principal reto será mantener la línea de objetividad que trazó la presidenta Alanís”.

Esa “línea de objetividad” de Alanís fue, por ejemplo, reunirse en su casa en secreto con prominentes emisarios de Peña Nieto, tras lo cual lo exoneró de la violación constitucional que hizo con descarada campaña de imagen en los estados donde había procesos electorales.

Luna Ramos, vale decir, votó en contra de esa exoneración, pero ya se verá cómo actuará en casos en los que Calderón tiene especial interés, el primero de ellos es el caso Manuel Espino que, con la nueva mayoría que se configuró, apunta a que será echado definitivamente del PAN…

Apuntes

Ernesto Cordero, a quien el gobernador Juan Manuel Oliva acarreó en 300 autobuses a miles de campesinos que regalaron tortas y refrescos para que aplaudieran en el Polifórum de León, vivió una macabra coincidencia: Arribó al aeropuerto de Silao, Guanajuato, en un Leartjet matrícula XA-VMC, la misma que tenía el avión en que murió Juan Camilo Mouriño, en noviembre de 2008. Este jet, que también ha usado Alonso Lujambio y Javier Lozano, secretarios de Educación y del Trabajo, es operado por Aerotransportes Huitzilin… Hoy lunes 15, luego de validar que recibió 4 millones 861 mil 295 de votos, equivalentes a 62.09% del total de los emitidos el 3 de julio, el Consejo General del Instituto Electoral del Estado de México entregó constancia de mayoría al priista Eruviel Avila. ¿Y el rebase de gastos de campaña, la intervención del gobierno de Peña Nieto, los operativos de defraudación? La absoluta impunidad. Eso, que en el Estado de México fue sólo un ensayo, se aplicará a nivel nacional, con todo y operativos policiacos contra familias capitalinas, como los que padecieron entre otras la del poeta Efraín Bartolomé, ante la complacencia de Marcelo Ebrard…

Comentarios: delgado@proceso.com.mx
Twitter: @alvaro_delgado

Comentarios

Reportero de Proceso desde 1994, Premio Nacional de Periodismo en periodismo de investigación y autor de tres libros.

Load More