Violencia en Acapulco obliga a maestros a suspender clases

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Trabajadores del magisterio de la región Acapulco-Coyuca exigieron hoy al gobierno estatal que garantice las condiciones necesarias para el desempeño de la labor docente.

Mediante un desplegado que se publicó en diversos medios locales, los profesores anunciaron que no regresarán a las aulas hasta que no se revierta la situación de inseguridad.

Desde el viernes pasado, docentes y personal administrativo mantienen un paro de labores en por lo menos 90 planteles escolares de nivel básico en la zona conurbada de este destino de playa, debido a que algunos de sus compañeros están siendo víctimas de amenazas de muerte y extorsión por parte de presuntos grupos criminales, los cuales, mediante panfletos, les exigen la mitad de su salario a manera de cobro por “derecho de piso”.

Esta medida afecta a un promedio de mil 500 alumnos de planteles ubicados en las colonias Renacimiento, La Venta, Las Cruces y Emiliano Zapata, reconoció ayer el delegado de los Servicios Educativos de la región Acapulco-Coyuca, Julio Bernal Reséndiz.

Este jueves, los docentes difundieron una carta abierta en medios impresos porteños, en la que exigen a las autoridades responsables garantías para desempeñar labores docentes y vivir en una sociedad segura.

Los docentes argumentan que estos actos “no son desconocidos para la sociedad”, pero sí para las autoridades educativas “que han minimizado” las denuncias de los profesores.

Ante esto, los maestros de Acapulco advirtieron que no regresarán a las aulas hasta no ver resultados concretos en materia de seguridad pública en este puerto; solicitaron la intervención de organismos no gubernamentales y pidieron “apoyo, solidaridad y comprensión” de los padres de familia.

En respuesta, el gobierno estatal, también mediante un comunicado, afirmó que las autoridades de los tres niveles de gobierno implementan “diversas medidas” para garantizar la seguridad e integridad física de alumnos, padres de familia, docentes y directivos de los diferentes centros educativos.

Enseguida, el gobierno, sin referirse específicamente al problema que prevalece en Acapulco, hizo una “invitación” a la comunidad escolar para asistan a los centros educativos y realicen sus actividades de manera habitual.

Mientras que a los docentes y directivos escolares, el gobierno que encabeza Ángel Aguirre los exhorta a que se conduzcan “de manera responsable”, y juntos, gobierno-magisterio, contribuyan a generar el clima de confianza y armonía necesaria para el aprendizaje y desarrollo integral de los estudiantes.

Comentarios

Load More