Lluvias causan estragos en el Edomex; se desbordan los ríos Cuautitlán y Hondo

MÉXICO. D.F. (apro).- Las intensas lluvias registradas en los últimas 48 horas agudizaron la situación en al menos cuatro municipios del Estado de México.
En Cuautitlán Izcalli, se desbordó el río Cuautitlán, lo que afectó a cerca de 40 hectáreas de cultivo.
Las lluvias del sábado 3 también ocasionaron una ruptura en el mismo río, lo que provocó que se inundaran colonias enteras de los municipios de Huehuetoca, Cuautitlán, Cuautitlán Izcalli y Zumpango.
El secretario general de Gobierno del Estado de México, Luis Miranda Nava, afirmó que la entidad se encuentra en alerta máxima ante los pronósticos de más lluvias en los próximos tres días y que en las últimas horas se ha logrado contener con labores de prevención que algunos ríos sigan inundando viviendas o parcelas.
A su vez, el presidente municipal de Cuautitlán, Francisco Javier Fernández Clamont, admitió que la situación en la zona es delicada y que el desbordamiento del río Cuautitlán está sin control, por lo que 450 elementos del Ejército apoyan a la población en el marco del Plan de Atención de Desastres Naturales (DN-III).
Los habitantes de la zona bloquearon ayer, por varias horas, la autopista México-Querétaro, para exigir que se cierren las compuertas de la presa Guadalupe, a fin de que no se desfogue más líquido al río.
Los más afectados son los vecinos de San José Puente Grande, Olivos I y II y Villas del Loto, varios de los cuales tuvieron que dormir fuera de la zona de riesgo, con familiares, amigos o en albergues, en virtud de que no cedió el nivel de agua que afectó a las mil 200 familias, campos de cultivo y canchas deportivas.
Alrededor de mil personas, entre elementos del Ejército, cuerpo de bomberos y protección civil estatal y municipal de los municipios afectados, trabajan para desalojar las aguas negras y reparar el bordo del río, sin embargo las labores avanzan muy lentamente, debido a que no deja de llover.
Según el subsecretario de gobierno mexiquense será en los próximos días cuando se normalice la situación en esa zona del Estado de México, por lo que pidió a la gente que tenga paciencia y acuda a los albergues que se prepararon para atender la emergencia.
Varias familias atendieron el llamado y continúan en albergues, mientras que en las comunidades se han empezado a instrumentar cercos sanitarios de la Secretaría de Salud para vacunar a los vecinos.
El alcalde de Cuautitlán ya solicitó que se declare a Cuautitlán zona de desastre para acceder a los recursos del Fondo Nacional de Desastres (Fonden). Asimismo, demandó a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) que disminuya el caudal de la presa de Guadalupe y repare un tramo de 40 metros de talud del Río Cuautitlán, para que dejen de llegar aguas negras a la zona conurbada.
El Río de los Remedios, a la altura del Circuito Exterior Mexiquense, también se desbordó, situación que ocasionó el cierre del Periférico desde avenida central.
En esa zona, alrededor de 200 elementos de la Agencia de Seguridad Estatal (ASE) instalaron costales con arena, a fin de canalizar el agua hacia la lumbrera.
En tanto, el río Hondo se desbordó en el cruce de Periférico Norte y avenida 16 de septiembre, donde elementos de Protección Civil, del Organismo de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (OAPAS), así como de la Policía de Naucalpan, colocaron costaleras y destaparon alcantarillas para desalojar el agua.
El desbordamiento del río Hondo pudo ser controlado entre las 05:00 y 06:00 horas de este lunes.
En la zona de Nezahualcóyotl y Ecatepec, que registraron inundaciones la noche del domingo 4, se realizaron trabajos de limpieza y retiro de lodo y basura.

Levanta Conagua alerta máxima

Los ríos de los Remedios, San Javier y Cuautitlán, y presas como la de Lago de Guadalupe, continuarán bajo monitoreo permanente, para evitar mayores contingencias.
Esas condiciones, dijo, permitirán que se estabilice la presa de Guadalupe, y posiblemente hoy se puedan cerrar las compuertas para proceder con la reparación del río Cuautitlán en los próximos días.
También se podrá desaguar la zona inundada de Teoloyucan y el límite de Cuautitlán Izcalli, además de varias unidades habitacionales de esa zona.
Luege recordó que la alerta se estableció debido a los pronósticos de lluvias fuertes que se tenían para el Valle de México y a los problemas de sobrecarga en las presas de Guadalupe y la Concepción.
Explicó que la alerta máxima se dio por la situación de las presas y el pronóstico de lluvias del fin de semana, lo que conllevó a la aplicación del Plan DN-III y a las declaratorias de desastre.
Respecto del desbordamiento del Río Cuautitlán, dijo que eso se debió a que desde la semana pasada fue rebasado en su capacidad máxima.
Además, sostuvo que el Lago de Guadalupe, la presa Concepción, así como los bordos y presas que se encuentran en la región norponiente del valle de México se construyeron para unidades de riego, pero al ser ocupadas por extensiones enormes de unidades habitacionales y al ser impermeabilizado el suelo, “es evidente que tenemos más escurrimientos y caudales, cuando hay lluvias como las que se presentaron el fin de semana”, arguyó.
Luege Tamargo dijo que el río de Cuautitlán fue sobrepasado y que al desbordarse destruyó los bordos de seguridad que se construyeron, “y por esa razón estamos en una declaratoria de emergencia y desastre”, añadió.
El funcionario federal dejó en claro que las inundaciones se debieron a la intensa lluvia generalizada y a que todos los sistemas se saturaron por la cantidad de agua que cayó desde la semana pasada hasta el domingo 4.
Refirió que la población afectada recibirá medicamentos, alimentos y techos, además se que se les apoyará con limpieza, desagüe y pintura para reparar lo que se haya dañado. En el caso de la infraestructura federal, se repararán compuertas, presas y ríos que se hayan visto afectados.

Comentarios

Load More