Acapulqueños exigen recuperar “la tranquilidad arrebatada”

ACAPULCO, Gro. (apro).- En el segundo día de actividades de la Caravana del Sur, que impulsa el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, cientos de ciudadanos congregados en el zócalo porteño criticaron la actitud omisa de las autoridades frente a la violencia y llamaron a recuperar Acapulco, donde actualmente la brutal guerra desatada por los grupos del narco que se disputan la plaza mantiene en jaque al gobernador Ángel Aguirre Rivero y desencadenó un paro laboral en el sector magisterial a consecuencia de la incidencia criminal.

A diferencia del frío comienzo de la marcha -que inició este viernes 9 en la ciudad de México y su primera parada fue en Cuernavaca, Morelos- esta tarde en Acapulco miles de personas caminaron sobre la avenida Costera Miguel Alemán, para exigir justicia, romper el silencio imperante y recuperar “la tanquilidad arrebatada”.

En este lugar, decenas de acapulqueños expresaron su testimonio, que sintetiza el drama de las víctimas de la guerra contra el narcotráfico y manifestaron su hartazgo ante la violencia que impera en el más importante destino turístico de la entidad y que actualmente se encuentra colapsado por los efectos de la narcoviolencia ante la ola de secuestros, robos, asesinatos y extorsiones en contra del sector productivo de la población.

En el mitin, el escritor Javier Sicilia emplazó al gobernador Ángel Aguirre a dialogar con los guerrerenses, ante el ofrecimiento que hizo el Ejecutivo de reunirse con el poeta durante su paso por la entidad y previamente durante una conferencia de prensa en la ciudad de Chilpancingo expresó: “el asunto no es conmigo, sino con los guerrerenses”.

El primer acto de la Caravana del Sur de este sábado se realizó en la capital guerrerense, donde el miedo que persiste en esta ciudad, mermó la participación de los chilpancinguenses que participaron en una marcha que partió cerca de las 10:30 horas de la alameda Granados Maldonado a la plaza Primer Congreso de Anáhuac y que concluyó con un mitin donde se expresaron casos de personas desaparecidas y asesinatos que se mantienen impunes.

Posteriormente, cerca de las 17:00 horas, la caravana arribó al puerto de Acapulco donde realizaron una marcha que comenzó en el parque Papagayo y culminó en la zócalo porteño, donde la participación ciudadana se incrementó considerablemente, así como los testimonios de ciudadanos que han sido víctimas de la violencia en este puerto.

En su discurso, el cura Jesús Mendoza se encargó de ofrecer la bienvenida a los miembros de la caravana y señaló que su presencia en Acapulco es benéfica ante la violencia ejercida por los criminales y “la complicidad de las autoridades”.

El párroco consideró que el miedo es sinónimo de complicidad, la omisión vuelve más vulnerable a la sociedad, llamó a recuperar Acapulco y expresó: “no podemos esperar más, para decirle a las autoridades que su omisión (ante la violencia), los hace responsables de cada crimen cometido en contra de los ciudadanos”.

Por su parte, Sicilia insistió en señalar que la “ineptitud, corrupción e incapacidad” de las autoridaes abona a la impunidad que goza el crimen organizado, dijo que la violencia ha valcanizado al país y reiteró su llamado a “limpiar” las institutciones gubernamentales y los partidos políticos frente al proceso electoral del próximo año.

En Acapulco, Sicilia se solidarizó con la protesta que mantienen, desde hace más de un mes en el zócalo porteño, un grupo de jóvenes rechazados de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG); dijo que los jóvenes deben estar en las aulas y no realizando “huelgas de hambre” y emplazó al Poder Legislativo a cumplir con su palabra de extender el presupuesto para educación y evitar que las universidades públicas sigan rechazando aspirantes.

Comentarios

Load More