Entrega el SME el Zócalo; le liberan 21 mdp de cuotas sindicales

MÉXICO, D.F. (apro).- Un día antes de la ceremonia del Grito de Independencia, el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) llegó a un acuerdo con la Secretaría de Gobernación (Segob) para levantar el plantón que mantenía desde hace seis meses en la Plaza de la Constitución.
En la firma del acuerdo fue fundamental la mediación del jefe de Gobierno del Distrito Federal y aspirante presidencial, Marcelo Ebrard Casaubón, según reconocieron los propios trabajadores. En reciprocidad, el funcionario capitalino agradeció al SME el “gesto” de haber liberado la explanada del Zócalo, luego de alcanzar acuerdos con el gobierno federal:
“Quiero en primer lugar, a nombre de la Ciudad de México y del mío propio, agradecer el gesto, la decisión que ha tenido la asamblea del Sindicato Mexicano de Electricistas para el día de hoy liberar esta plaza para las Fiestas Patrias de todo el pueblo de México”, acotó.
“Venimos a decirles gracias por esa decisión, gracias por su apoyo a la Ciudad de México. Nos hemos comprometido, el Gobierno del Distrito Federal, y, en particular, el de la voz, a participar en la mesa que debemos reconocer, por disposición de todas las partes se pudo organizar”, expresó Ebrard.
Luego de sostener una reunión de una hora en su oficina en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento con el dirigente del SME, Martín Esparza, Ebrard salió a la plancha del Zócalo para recibir de manera oficial dicho espacio, que estuvo ocupado por los electricistas durante seis meses.
Mientras en la Plaza de la Constitución culminaban las labores de limpieza, Ebrard Casaubón utilizó como escenario la parte trasera de la caja de una de las camionetas del SME para pronunciar un breve discurso, en el que agradeció al secretario de Gobernación, José Francisco Blake, su disposición para facilitar la negociación.
“Nosotros siempre hemos dicho que cuando hay un conflicto no hay que resolverlo por la fuerza, hay que escuchar al pueblo, hay que ver por qué, hay que buscar las causas, hay que tener la voluntad, la buena fe para escuchar y resolver, y debo decir que el secretario de Gobernación, porque es justo decirlo, tuvo un papel muy importante para que llegáramos a este acuerdo, y respaldó que se instale esta mesa que el día de hoy quedó funcionando”, aclaró Ebrard.
El jefe de gobierno de la Ciudad de México destacó que la mesa tiene como objetivo, de aquí al mes de noviembre, buscar vías para la reinserción laboral y productiva de todos los electricistas que no se han liquidado.
También advirtió que su gobierno tiene el compromiso de respaldar el cumplimiento de los acuerdos para reinstalar a los electricistas, así como ellos cumplieron con la ciudad.
Las negociaciones entre las partes comenzaron desde la noche del pasado lunes 12. En esa ocasión, se reunieron Blake Mora, Ebrard y Martín Esparza para destrabar el conflicto.
Al término de la reunión, casi a la medianoche de ayer, Ebrard Casaubón se mostró optimista por los resultados del encuentro en el que actuó como mediador entre el SME y el gobierno federal, y adelantó que la Plaza de la Constitución quedaría libre para la celebración de las fiestas patrias.
“Fue muy productivo (el encuentro) tenemos algo muy cercano a un acuerdo serio, que es lo que hemos abogado”, dijo el jefe de gobierno.
Más tarde, en conferencia de prensa conjunta, el subsecretario de gobierno de la Segob, Juan Marcos Gutiérrez, y el líder del SME, Martín Esparza, confirmaron lo dicho por Ebrard.
Señalaron que se firmó un acuerdo en el que el gobierno federal se compromete a “analizar y resolver” el conflicto generado a raíz de la extinción de LFC.
El funcionario de la Segob dijo que en la mesa de negociación con el SME se recibirán las propuestas de ese gremio y el gobierno federal hará las contrapropuestas que correspondan. “Se trata de resolver sobre vías, propuestas y contrapropuestas (…) desde luego que nuestra mejor intención es que se resuelva el conflicto como tal, esa sería la gran resolución” arguyó.
Marco Gutiérrez dejó en claro que los litigios que se llevan a cabo actualmente en contra de los 11 trabajadores que son procesados por su presunta responsabilidad en los delitos de daño en propiedad ajena, robo con su agravante en pandilla, lesiones con su agravante en pandilla y motín, no se trastocan.
El gobierno federal “no compromete ni ha comprometido la única facultad del Poder Judicial de hacer justicia en los casos donde extrabajadores del SME se encuentran procesados. Lo único que nos hemos comprometido es hacer lo que esté a nuestro alcance para que se agilicen los procesos y los tribunales se pronuncien.
“No hay ningún compromiso respecto del sentido de estos pronunciamientos, es expresa la minuta, que es para gestiones comunes para lograr una pronta resolución; el sentido de ésta solamente la conocen los jueces que hayan de pronunciarse en este caso”, sostuvo el funcionario federal.
Indicó que de aquí al último de noviembre se llevarán a cabo seis u ocho sesiones en las que se irán “decantando los pros y contras de las propuestas, su viabilidad, su justeza y, al final, el gobierno federal tiene la mejor intención de que las personas que requieran un trabajo lo puedan obtener en el marco de las posibilidades de los programas del gobierno”, dijo.
Marcos Gutiérrez afirmó que las tomas de nota que están pendientes en el SME por la modificación de los estatutos del sindicato y la acreditación de su mesa directiva no forman parte de la mesa de negociación iniciada hoy y que ese es un asunto que le compete a la Secretaría del Trabajo (STPS).
El subsecretario de la Segob rechazó que con la instalación de la mesa de negociación el gobierno federal haya accedido a los “amagos” del SME, en todo caso, dijo, “es signo de una administración que dialoga de manera eficaz. Este gobierno no se dobla ante ningún amago, debe verse como un gesto de la vocación democrática y tolerante de este gobierno”, sostuvo.
Refirió que hay algunos temas pendientes entre el SME y las dependencias involucradas en la extinción de LFC, como las jubilaciones, cuotas y seguro sindical, y que en ese marco el SME se ha mostrado dispuesto a dialogar y mantener el Zócalo despejado hasta que concluyan las negociaciones de la mesa de trabajo y a reserva de los resultados de la misma.
Por su parte, el líder del SME reconoció la disposición del gobierno federal para dialogar, de Marcelo Ebrard y de Armando Ríos Piter, presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara de Diputados, para coadyuvar en las negociaciones.
El vocero del Sindicato Mexicano de Electricistas, Fernando Amezcua, también agradeció la intervención de Ebrard Casaubón en las negociaciones con Blake Mora, y le atribuyó haber logrado la toma de nota a Esparza como secretario general del SME.
El líder del SME confió en lograr una solución de fondo en el conflicto y adelantó que se abocarán a negociar la reinserción laboral y productiva de todos los trabajadores que no aceptaron la liquidación.
Más tarde, en un mensaje dirigido a sus agremiados en la plancha del Zócalo, antes de iniciar el retiro del plantón, Esparza informó que recuperaron 21 millones de pesos de cuotas sindicales que fueron congelados y obtuvieron la toma de nota de 26 miembros del comité directivo para el periodo 2011-2013.
Según él, la obtención de esos recursos es resultado de la lucha que iniciaron luego de la extinción de LFC y no forma parte de la negociación con el gobierno federal para retirar el plantón.
“Es algo que nosotros veníamos trabajando y se logró porque nos asiste la razón, simplemente es dinero de los trabajadores que le pertenecía al sindicato. Tenemos ya la toma de nota, recuperamos el dinero y tenemos las audiencias para esperar que se resuelva el asunto de los presos políticos”, les dijo.
También instó a los extrabajadores a no abandonar la lucha. “Hoy concluye una etapa de lucha y de cara a la nación les decimos que el SME tiene la voluntad para participar en los movimientos del país, pero que quede claro: jamás nos vamos a rendir ni vamos a renunciar a nuestros derechos”, expresó.
Luego entregó la Plaza de la Constitución a Ebrard de manera simbólica y se comprometió a que los electricistas trabajarán para quitar las pintas y la plancha quede lista para los festejos patrios. Esto, dijo, como prueba de su disposición para solucionar el conflicto.
Cerca de las diez de la mañana, cientos de integrantes del SME y otras organizaciones civiles, como el Frente Popular Francisco Villa (FPFV), iniciaron el retiro del campamento en la Plaza de la Constitución.
Detrás de ellos, una cuadrilla de trabajadores del Gobierno del Distrito Federal (GDF) aguardaba para iniciar los trabajos de limpieza en el marco de los festejos del 15 y 16 de septiembre.

Comentarios

Load More