Vigilarán ONG de Jalisco consulta de revocación de mandato en Tlajomulco

GUADALAJARA, Jal. (apro).- Organizaciones civiles de Jalisco, encabezadas por el Congreso Ciudadano, vigilarán el primer ejercicio de “ratificación de mandato” en la historia de México, que se llevará a cabo en Tlajomulco el próximo domingo 25 de septiembre.

De acuerdo con Margarita Sierra, presidenta del Congreso Ciudadano, organización que se ha especializado en vigilar instituciones públicas de Estado, comentó que los habitantes de Tlajomulco decidirán si permanece o no el presidente municipal, Enrique Alfaro Ramírez. “Es un ejercicio inédito en el país”, señaló la activista.

Sierra celebró que se destine presupuesto para este tipo de ejercicios de participación ciudadana; y dijo que las organizaciones participantes se sienten “muy orgullosas” de que ser parte de este ejercicio.

Estimó que participarán 150 personas como observadoras del proceso, incluidas representantes de asociaciones civiles y académicas y observadores por el “sí”.

“Daremos cuenta de la impecabilidad del ejercicio, acreditando más observadores”, abonó.

Tlajomulco, ubicado en el área metropolitana de Guadalajara, es el primer municipio del estado que es encabezado por un gobierno de izquierda. En su campaña, el alcalde Alfaro Ramírez prometió realizar el ejercicio de ratificación por cuenta propia, pues esta figura no está reconocida legalmente.

“Moralmente sí puedo hacerlo, no se necesita la ley para cumplir con la ética. Lo hago en cumplimiento de un compromiso de campaña, para que la gente decida si me voy o termino mi mandato”, señaló Enrique Alfaro.

El próximo domingo habrá 70 mil boletas y se instalarán 43 centros de votación en toda la demarcación municipal. La consulta ciudadana empezará a las 09:00 horas y terminará a las 16:00 horas.

Margarita Sierra señaló que todo el proceso estará vigilado por el Congreso Ciudadano y hasta el momento se han registrado 50 observadores, muchos de otras entidades como Coahuila y el Distrito Federal.

Adicionalmente, habrá 100 ciudadanos que harán el conteo de los votos al final de la jornada.

Por su parte, Alberto Uribe, síndico municipal de Tlajomulco, dijo que la consulta se hará con recursos municipales y costará alrededor de 240 mil pesos.

Asimismo, Uribe señaló que “hay quien está intentando manchar la elección del domingo”. Afirmó que uno de los temores es que “quieran utilizar mecanismos de coacción, tales como la compra, mecanismos de simulación”. También dijo que ya cuentan con 200 frascos con tinta indeleble que fueron adquiridos y preparados por el Instituto Politécnico Nacional. Se refería al PRD estatal, que encabeza Roberto López, miembro del Grupo Universidad, que controla ese instituto político.

El pasado 14 de septiembre, Alfaro acudió a la Cámara de Diputados, en San Lázaro, en compañía de los coordinadores de los grupos parlamentarios del PRD, Armando Ríos Piter, y del PT, Pedro Vázquez, así como con el diputado federal jalisciense, Enrique Ibarra. En el Palacio Legislativo Alfaro expuso a los legisladores y medios de comunicación los detalles del proceso.

Recordó que en 2008, como diputado local, presentó una iniciativa para legislar la revocación de mandato en Jalisco; y exhortó a los legisladores federales para que se inserten en la discusión de esta figura de rendición de cuentas.

Los demás presidentes municipales del área metropolitana, como Aristóteles Sandoval, Guadalajara; Héctor Vielma, de Zapopan, y  Miguel Castro, Tlaquepaque, todos priistas, también se comprometieron durante sus campañas a impulsar la revocación de mandato. Ninguno ha cumplido.

En rueda de prensa, Roberto López González, presidente del PRD Jalisco (partido al que Alfaro renunció a principios de año),  señaló que todo es una “faramalla  de demagogia y un acto populista, una farsa”

“En la desesperación por ganarse un espacio en los medios de comunicación para promover su imagen y buscar afanosamente satisfacer su capricho personal de ser gobernador, comete excesos y falacias como supuesto adalid de la participación ciudadana ofendiendo a la inteligencia porque esos procesos los debe iniciar la ciudadanía y no él. Está sediento de lisonjas”.

Desestimó además el ejercicio que hizo a principios de año para definir un presupuesto participativo. “Lo hizo en el escritorio de los asesores y no con los barrios y colonias, sino con los pocos que pagan el predial”.

Comentarios