Amnistía y Reporteros sin Frontera condenan asesinato de periodista en Tamaulipas

MEXICO, D.F. (apro).- Organizaciones internacionales de derechos humanos condenaron el asesinato de la jefa de redacción del diario Primera Hora, de Nuevo Laredo, Tamaulipas, María Elizabeth Macías Castro, cuyo cuerpo apareció decapitado el sábado 24.

Amnistía Internacional (AI) y Reporteros sin Fronteras (RSF) alertaron que se trata de la cuarta mujer periodista asesinada en lo que va del año en México.

Los otros tres casos corresponden a Yolanda Ordaz de la Cruz, columnista del diario veracruzano Notiver, y las comunicadoras Rocío González Trápaga y Marcela Yarce Viveros, cuyos cuerpos desnudos aparecieron sin vida en Iztapalapa.

En comunicados, Amnistía y RSF consideraron que el crimen de Macías Castro representa además una advertencia para los usuarios de redes sociales, ya que en días anteriores dos colaboradores de los sitios web Al rojo vivo y El blog del narco aparecieron colgados el martes 13 en dos puentes de Nuevo Laredo con mensajes contra los usuarios de los portales.

RSF también recordó que Macías Castro utilizaba las redes sociales bajo el seudónimo de La Nena de Nuevo Laredo, a través de las que denunciaba “las acciones del narcotráfico en la región”.

El comunicado destaca que junto al cadáver de la periodista se hallaron dos teclados de computadora, un reproductor de discos y varios cables, junto al siguiente mensaje:

“Ok Nuevo Laredo en vivo y redes sociales. Yo soy la nena de Laredo y aquí estoy por mis reportes y los suyos… para los que no quieren creer, esto me pasó por mis acciones por confiar en SEDENA y MARINA Gracias por su atención. Atte: La ‘Nena’ de Laredo…ZZZ” (sic).

RSF, organización con sede en París, Francia, destaca que con más de ochenta periodistas asesinados bajo gobiernos panistas, con “crímenes cada vez más abominables”, no se visualiza “ninguna salida al terror mientras que el país se hunde en una guerra total, en la que tan sólo escribir las palabras ‘tráfico’ o ‘narcos’ puede costar vida”.

Luego la organización humanitaria pregunta: “¿Qué quedará de la libertad de información mientras duren la barbarie y la impunidad?”.

Después de considerar que la violencia no menguará con el próximo proceso electoral de 2012, Reporteros sin Fronteras lanzó un exhorto a la comunidad internacional para exigir al gobierno de Felipe Calderón que rinda “cuentas regularmente del estado de la lucha contra la impunidad”.

En tanto que al gobierno de Estados Unidos se le pidió “imponer un control drástico en el tráfico de armas, sin el cual la tragedia mexicana continuará”.

RSF resaltó que en últimos días los recientes agravios contra periodistas mexicanos se centran en el estado de Veracruz, donde se reportó la desaparición, desde el lunes 19, de Manuel Gabriel Fonseca Hernández, reportero de nota roja de Acayucán.

Días después, el viernes 23, fueron agredidos físicamente por policías ministeriales los reporteros Jorge Flores, de W Radio; Juan Carlos Alarcón, de MVS Radio, y Arturo Moreno, de Notimex, en tanto que el caricaturista Rafael Pineda, conocido como Rapé, anunció en su cuenta de Twitter, el jueves 22, que abandonaba Veracruz “por cuestiones de seguridad”.

Por su parte, Amnistía urgió a las autoridades correspondientes a realizar una “investigación exhaustiva” del homicidio de la periodista Elizabeth Macías para que el crimen “no quede impune y debilite aún más el ejercicio de la libertad de expresión y el derecho a la información en México”.

La organización internacional con sede en Londres, Inglaterra, alertó que los recientes asesinatos de periodistas representan “una alarmante estrategia para intimidad a los usuarios de las redes sociales para que dejen de comunicar información relacionada con la violencia”.

El creciente número de reporteros asesinados en el país, consideró Amnistía Internacional, apunta a “la grave vulnerabilidad de las personas que trabajan en los medios y la falta de impacto real de las medidas para prevenir y sancionar las agresiones contra los periodistas”.

Luego de insistir en llamar a las autoridades a esclarecer y castigar los homicidios contra comunicadores, AI exigió al gobierno de Felipe Calderón “asegurar un clima en que los medios de comunicación tradicionales y los usuarios de las redes sociales puedan ejercer su derecho a la libertad de expresión sin temor de ser asesinados u hostigados”.

Comentarios