Balacera en Veracruz provoca histeria colectiva y cierre de escuelas; tres muertos

JALAPA, Ver. (apro).- Un enfrentamiento entre elementos de la Secretaría de Marina y un comando en Tierra Blanca, en la cuenca del Papaloapan, al sur de la entidad, dejó tres presuntos delincuentes muertos y un clima de psicosis colectiva que obligó a suspender clases en escuelas de la zona.

La balacera, registrada poco antes del mediodía en colonias de esa ciudad colindante con el estado de Oaxaca, provocó pánico entre los pobladores y temor entre los padres de familia que corrieron a recoger a sus hijos en las escuelas cercanas al sitio del enfrentamiento.

Los hechos fueron confirmados por el alcalde de Tierra Blanca, el panista Tito Delfín Cano, quien explicó que ante los acontecimientos registrados en la colonia 6 de Enero, entre las 10:30 y 11:00 horas, los directivos de varias escuelas determinaron suspender clases, en atención a los padres de familia que reclamaban a sus hijos.

El edil dijo que hasta el momento no se tenía la certeza de que en el enfrentamiento hubieran muerto tres presuntos delincuentes, sin embargo, de acuerdo con versiones extraoficiales, las víctimas fueron dos hombres y una mujer integrantes del grupo armado.

Los hechos fueron reportados antes del mediodía a las centrales de emergencia por los ciudadanos de Tierra Blanca tras escucharse varios balazos y explosiones de granadas durante la refriega que inició sobre la carretera federal 145, que comunica a ese municipio con Loma Bonita, Oaxaca.

De acuerdo con las primeras versiones, los hechos comenzaron luego de que los elementos de la Marina hicieron un alto a una camioneta de lujo color blanco que circulaba en el centro de la ciudad; los tripulantes de la unidad dispararon contra los marinos y comenzó la persecución.

Según testigos, el intercambio de disparos se inició en la calle Nicolás Bravo y terminó en la colonia 6 de Enero, en donde los delincuentes enfrentaron a los marinos.

Durante la refriega, ciudadanos que transitaban por la zona se resguardaron en un centro comercial, donde los encargados de la tienda cerraron las cortinas para proteger a los civiles y clientes que se encontraban dentro del estacionamiento.

La zona fue acordonada por los mismos marinos para evitar el acceso a civiles, mientras un helicóptero sobrevolaba el área, lo que provocó mayor temor entre los pobladores de esa ciudad que desde años atrás se ha visto asolada por la delincuencia organizada.

El alcalde Tito Delfín aseguró que hasta el momento no se han reportado daños colaterales contra civiles.

Load More