Paramilitares, fuente de violencia: relator de la CIDH

MÉXICO, D.F. (apro).- El relator especial para México de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Rodrigo Escobar Gil, condenó la existencia de grupos paramilitares, como los llamados Matazetas, que se atribuyeron la ejecución de 35 presuntos zetas en Boca del Río-Veracruz.

En conferencia de prensa que marcó el fin de su estancia en México, Escobar Gil advirtió que, pese a que los grupos paramilitares han asegurado que beneficiarán a la sociedad, lo que va a ocurrir, dijo, es que “van a generar mucho más daño y  un incremento en la  violencia y en las  violaciones a derechos humanos”.

El relator de origen colombiano instó al Estado mexicano a combatir “conforme a procedimientos democráticos y civilizados” a los grupos que “se arroguen la facultad de sustituir a las instituciones públicas, porque  eso es muy grave para la sociedad”.

Luego de presentar un informe preliminar sobre su visita de cinco días, Escobar Gil lanzó un exhorto a las autoridades mexicanas ante la cercanía del proceso electoral presidencial del próximo año.

“El llamado es al Estado para que extreme los mecanismos y las medidas para minimizar o evitar cualquier tipo de interferencia de los grupos armados con los candidatos, con los movimientos políticos, para de esa manera depurar el debate democrático”.

El representante de la Organización de Estados Americanos (OEA) extendió su llamado a la sociedad civil para “estar muy vigilantes para efectos de conjurar y  evitar que se mezclen organizaciones armadas o del crimen organizado con el poder político, porque eso indudablemente afecta la democracia, pero también generaría una nueva ola de violencia”.

Al condenar la violencia contra periodistas y sugerir el fortalecimiento de la fiscalía especializada para delitos contra este gremio, Escobar Gil condenó la “compra masiva de periódicos como una forma de acallar la libertad de expresión”.

Tras ser cuestionado por las recientes compras masivas de ejemplares de la revista Proceso en Veracruz, Puebla, Monterrey, Durango y León, el relator resaltó la obligación del Estado de investigar, juzgar y sancionar los hechos.

Entre las principales preocupaciones manifestadas por el relator de la CIDH al término de su visita a México, además del incremento de la violencia que se manifiesta en la cifra de casi 50 mil muertos desde que Felipe Calderón asumió el poder, sobresale el aumento de casos de desaparición forzada y la falta de una política de atención a familiares de víctimas, así como de mecanismos efectivos de búsqueda.

También la recurrencia del arraigo, la presencia militar en tareas de seguridad pública y la continua violencia contra migrantes indocumentados.

Además, a Escobar le parecieron temas urgentes para atender la persistencia de la tortura, las deficiencias en el debido proceso, la violencia y discriminación contra las mujeres, la exclusión social de los pueblos indígenas, la situación de niños y niñas sometidos a trabajo infantil, así como la situación de las personas discapacitadas mentales, y de las lesbianas, gays, bisexuales e intersexuales (LGTBI).

Durante su visita a México, el relator se reunió con el presidente Felipe Calderón; el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jesús Silva Meza, y los ministros Arturo Zaldívar y Sergio Aguirre; la procuradora general de la República, Marisela Morales; los secretarios de Gobernación y de Seguridad Pública, Francisco Blake y Gerardo García Luna, respectivamente; los presidentes de las comisiones de Derechos Humanos, Nacional y del Distrito Federal, Raúl Plascencia Vilanueva y Luis González Placencia, y con el subsecretario para Asuntos Multilaterales y de Derechos Humanos, Juan Manuel Gómez Robledo.

Comentarios

Load More