Repite en Tijuana secretario destituido por ineficaz

MÉXICO, D.F., (apro).- El alcalde priista Carlos Bustamante Anchondo designó a Alberto Capella Ibarra como nuevo secretario de Seguridad Pública de Tijuana, a pesar de que hace tres años fue destituido del cargo por falta de resultados.

Capela Ibarra ocupó el mismo cargo en 2008, cuando el gobierno municipal estuvo en manos del panista Jorge Ramos Hernández y el director de la policía era el teniente coronel Julián Leyzaola, quien abiertamente cuestionó la labor del jefe policiaco. “La seguridad no es un juego”, dijo en aquel tiempo, en alusión directa a su colaborador.

Aún así, el pasado miércoles 5 el alcalde Bustamante Anchando designó a Capella como nuevo secretario de Seguridad.

Antes de ingresar al servicio público, Capella, quien es abogado de profesión, fue fiscal ciudadano de transparencia, activista por la inseguridad en Baja California y en 2007 salvó la vida en un ataque a manos de un grupo armado en su casa.

En esa época vivía muy cerca de la delegación de policía de Playas de Tijuana y de la Policía Ministerial Antisecuestros, pero ninguna de las dos corporaciones intervino ni se topó con los agresores.

Capella repelió la agresión con un rifle R-15 que le había dejado ese día uno de sus escoltas. Se especuló sobre que la agresión había sido una advertencia de los Arellano Félix al alcalde panista que pretendía nombrar al abogado secretario de Seguridad Pública.

Fue a partir del año 2000, cuando Capella se desenvolvió como fiscal y coordinador en Baja California del Consejo Ciudadano por la Transparencia y el combate a la Corrupción.

Luego fungió como consejero del Comité de Participación Ciudadana de la Procuraduría General de la República (PGR)  y presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de Baja California, cargo que ocupó hasta 2008.

Durante su gestión como consejero ciudadano, encabezó una marcha de 16 días por Baja California para exigir a las autoridades que se pusiera freno a la delincuencia que permeaba no sólo entre la sociedad sino en las corporaciones policiacas. Por su activismo contra la inseguridad, él y su familia recibieron diversas amenazas de muerte.

Incluso en una ocasión, en 2007, dijo estar de acuerdo con la pena de muerte para secuestradores y asesinos.

La primera semana de diciembre de 2007, Capella fue nombrado titular de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) y una de sus primeras acciones fue suspender a los policías municipales que no habían pasado los exámenes de control y confianza que aplica el gobierno federal.

En varias ocasiones, el director de la Policía de Tijuana dejó entrever su inconformidad con la falta de estrategia de Capella para reducir los índices de inseguridad. Leyzaola decía, que la seguridad no es un juego y que para mantenerla se debía tener conocimiento del tema.

Capella empezó a ser duramente criticado por diversos sectores de la sociedad que lo criticaban por su falta de estrategia para reducir los índices de criminalidad que en 2008 incrementaron a tal grado que Tijuana era considerada una de las ciudades más violentas del país.

En diciembre de 2008 con la ola de violencia desatada en el municipio y un récord de 577 muertos en el año, Capella fue destituido de su cargo y en su lugar se nombró a Leyzaola.

Tres años después el abogado y activista fue nombrado nuevamente secretario de Seguridad Pública, en sustitución del capitán del Ejército retirado, Gustavo Huerta. Capella quedó como encargado del despacho de la SSPM, en tanto en cabildo define si ratifica su propuesta.

Load More