Gran Bretaña: La BBC, una emisora en problemas

LONDRES, (apro).- La BBC de Londres, el mayor grupo de comunicación del mundo, con cerca de 23 mil empleados, despedirá a 2 mil trabajadores y reestructurará su servicio de televisión e Internet, para reducir 20% de su presupuesto en los próximos cinco años, como consecuencia de la decisión del gobierno de congelar la principal fuente de ingresos de la cadena: el impuesto a la televisión.

El ajuste es el mayor en la historia de la corporación de noticias, creada en 1922 por un Decreto Real que garantiza su independencia del control comercial y político.

La cadena británica informó el pasado jueves 6 que, a pesar de los recortes, no cerrará ninguno de sus canales, aunque aclaró que parte de su presupuesto financiero será reinvertido en nuevos programas.

El anuncio fue hecho por el director general de la BBC, Mark Thompson, tras un período de consulta de nueve meses con los trabajadores.

Thompson declaró que los cambios llevarán a una BBC “más pequeña y radicalmente delineada”, algo que los empleados rechazan categóricamente.

Además del despido de 2 mil empleados, incluidos 300 ejecutivos de la cadena, otros mil trabajadores de la corporación de noticias serán reubicados de Londres a Salford, en el norte de Inglaterra, para 2016. El traslado obligado también generó mucho malestar en la plantilla, que desde hace años viene haciendo frente a una serie de recortes, achicamientos del presupuesto y ajustes al plan de jubilación y pensión.

Como parte de la reestructuración anunciada el pasado día 6, todos los programas nuevos serán emitidos por la BBC One, cuyo presupuesto total se redujo en un 3%, mientras que la BBC Two se quedará con los ciclos noticiosos y programas de repetición. Además se emitirán menos conciertos de música clásica en la radio 3, y se recortará en un 15% el presupuesto para derechos de televisión de eventos deportivos.

Bajo la reforma, también se reducirá el número de los llamados talk-shows y ciclos con paneles de invitados; además, el programa BBC News, que despedirá a unos 800 empleados, se enfocará en noticias de último momento, con menos cobertura de temas como arte, cultura y ciencia.

La emisora indicó que la medida es la más profunda, extensa y abarcadora en la historia de la entidad, y agregó que afectará en gran medida cómo operará en el futuro.

Los despidos y reformas llevarán a un ahorro presupuestario anual de 670 millones de libras esterlinas (mil 32 millones de dólares).

Para situar a la BBC en un contexto histórico y de estructura periodística, cabe señalar que es uno de los medios de prensa más antiguos del mundo.

La British Broadcasting Corporation fue fundada el 18 de octubre de 1922 en Londres, y desde entonces llegó a ser referente del periodismo británico y mundial, con transmisiones de programas radiales, televisivos y por Internet caracterizados por una fuerte imparcialidad, rigor periodístico y calidad de investigación.

La estructura de la cadena fue imitada en muchos países del mundo, incluida la Deutche Welle alemana y la TVE española. La BBC comenzó sus transmisiones radiales fuera del territorio británico en diciembre de 1932, con el objetivo de unir a las audiencias de habla inglesa que vivían en lo que, en ese entonces, era el Imperio Británico.

El rey Jorge V (1865-1936) transmitió el primer mensaje de Navidad por radio, durante el cual se dirigió a los hombres y mujeres “aislados por la nieve y por los desiertos, a quienes sólo los pueden alcanzar las voces radiales”.

La BBC, cuya transmisión por televisión comenzó en 1957 y logró transmitir en vivo la coronación de Isabel II en 1954, se convirtió rápidamente en la mayor organización pública de comunicación del mundo, y actualmente emplea a 23 mil trabajadores, incluidos técnicos, camarógrafos, periodistas y productores.

Cuenta actualmente con más de 10 canales de televisión, entre ellos BBC News, BBC One y BBC Two, y 17 de radio, incluida la radio 2, la más escuchada del Reino Unido, con una audiencia estimada en 12.6 millones de oyentes por semana.

También posee un servicio de noticias por Internet: bbc.co.uk (para el Reino Unido) y bbc.com, este último uno de los más visitados de toda la red.

La corporación es financiada mediante una licencia de televisión (TV licence) que paga cada hogar, compañía y organización en donde haya cualquier equipamiento capaz de recibir y/o grabar las emisiones de radio y televisión.

El precio del impuesto es fijado anualmente por el gobierno británico y acordado en el Parlamento. Actualmente es de 145.50 libras anuales (224.2 dólares).

Fuera del Reino Unido opera a través del Servicio Mundial de la BBC, que a partir de 2014 dejará de ser financiado por el Foreign Office (Cancillería británica) y será pagado por los contribuyentes británicos.

Dicho servicio está dedicado a transmisiones al exterior en inglés, bengalí, portugués, español, persa, ruso y ucraniano, entre otros idiomas.

Otras fuentes de financiación de la emisora son sus filiales comerciales, BBC Worldwide Ltd. (venta de programas y formatos, publicación de revistas y libros) y por el alquiler de sus estudios de televisión, organizados en la filial BBC Studios & Post Production Ltd.

Los planes de ajuste, recortes y consecuentes despidos cayeron muy mal en el sector sindicalista que nuclea a los periodistas, quienes amenazaron con una oleada de protestas si persisten las medidas.

En ese sentido, el sindicato de empleados y técnicos de comunicación Bectu y el gremio de periodistas NUJ criticaron duramente la decisión de las autoridades de la BBC, al sostener que perjudicará la calidad y la tradición periodística de la empresa.

Gerry Morrissey, secretario general de Bectu, afirmó en un comunicado, dado a conocer el mismo día que los anuncios, que la propuesta de la cadena “destruirá en gran medida la calidad” de sus programas.

“Están destruyendo puestos de trabajo y destruirán a la BBC. Vamos a pelear para defender una corporación que ha sido emblema del buen periodismo británico”, sentenció el gremialista.

Para el NUJ, si los recortes se llevan a cabo como está planeado, “la BBC ya no será la misma organización” que antes, debido a que una reducción del personal implicará menos producción, investigación y búsqueda de noticias.

Sin embargo, una portavoz del Ministerio de Cultura británico dio la bienvenida al anuncio y dijo a Apro que la emisora “está pensando duramente acerca de qué hace y cuál será su enfoque para el futuro”.

“Estamos responsabilizados en mantener una BBC independiente, fuerte y exitosa que sea icono del periodismo británico”, sostuvo la vocera.

Además de haber congelado el impuesto a la televisión para 2017 en 145.5 libras anuales, el gobierno también deslindó responsabilidades para financiar el Servicio Mundial de la BBC, que en los próximos tres años dejará de ser pagado por la Cancillería y será financiado enteramente con dinero del TV licence.

Al finalizar su anuncio, Thompson sostuvo ante los empleados que la BBC ya no podrá enfrentar mayores recortes tras una década de ajustes, al indicar que la corporación “no puede con más”.

“No podremos sobrevivir a más recortes, que llevarán potencialmente a la pérdida de servicios o disminución de calidad, o ambos. Esperemos que este sea el último tijeretazo “, advirtió el director general.

Comentarios

Load More