Terrorista somalí planeaba atacar embajada de EU en México, revela la Marina

MÉXICO, D.F., (apro).- Aunque la información fue desmentida en su momento por el gobierno federal, la Secretaría-Armada de México admitió, en un comunicado secreto, que el 9 de junio de 2010 sí se incautaron más de 20 kilogramos de alto explosivo durante un operativo realizado en un hotel de la colonia Roma.

El documento, que este martes fue dado a conocer en el noticiero de Carmen Aristegui por la corresponsal de MVS Radio en Washington, Dolia Estévez, señala que el material incautado sería utilizado presuntamente por un terrorista somalí para atacar la embajada de Estados Unidos en México.

“Se rinde informe acerca de lo encontrado dentro de la habitación marcada con el número 12S. Se encontró lo siguiente: un recipiente cilíndrico en el cual se encontraron 22.7 kilogramos de alto explosivo (el cual estaba) sellado con una mezcla de parafina; hundido en la parafina se encontraron dos cables de cobre revestidos de plástico”, dice el informe confidencial.

Entre otras cosas, añade, también se encontraron 0.66 litros de glicerina pura, una bolsa de plástico con cinco mechas detonantes, un kilogramo de pólvora y cinco gramos de mercurio, así como un emblema del grupo terrorista somalí Al Shabab, ligado con Al Qaeda.

De acuerdo con el comunicado secreto, los explosivos estaban destinados a atentar contra la embajada de Estados Unidos en México y otros consulados americanos en el país.

La Secretaría de Marina específica en el texto que el dueño de los explosivos y autor del posible atentado es un somalí llamado Ahmed, quien al parecer se identificaba en el país con una credencial apócrifa del Instituto federal Electoral (IFE) bajo el nombre de Arturo Hernández Hernández.

Amed habría ingresado a México por Guatemala y tenía en su poder material explosivo capaz de derrumbar un edificio de 20 pisos, según el documento.

De hecho, la Marina adjuntó al comunicado las imágenes que fueron tomadas por el circuito cerrado en las que aparece Ahmed (quien hasta el momento está en calidad de prófugo), días antes de que elementos de la dependencia encontraran el material explosivo, así como una fotocopia de la credencial de IFE apócrifa.

Fuentes del gobierno de Estados Unidos confirmaron a la corresponsal de MVS Noticias la autenticidad del comunicado de la Marina que este martes fue dado a conocer en el noticiero de Carmen Aristegui, mismo que fue etiquetado como confidencial y bajo el nombre de Operativo Salim.

El 9 de junio del año pasado, Fuerzas Especiales de la Armada reportaron el aseguramiento de más de 20 kilogramos de alto explosivo durante un operativo realizado en el número 12 de la calle Mérida, en la colonia Roma Norte de esta ciudad.

La Marina informó que el material explosivo asegurado era de fácil maleabilidad, utilizado en tareas de demolición debido a su facilidad para ser adaptado a cualquier forma, el cual se puede aplicar directamente en estructuras y cuenta con una velocidad de detonación y densidad suficientes para romper el metal.

No obstante, horas después el gobierno federal rechazó que se tratara de material altamente explosivo.

Marisela Morales, entonces titular de la Subprocuraduría de Investigación en Delincuencia Organizada (SIEDO), dijo que de acuerdo con reportes de los dictámenes periciales que se realizaron en el hotel de la colonia Roma, en el operativo sólo se había encontrado una caja de cartón con parafina y glicerina que no respondían a ningún tipo de explosivo.

Sobre la detención de los cuatro detenidos el día del aseguramiento del material explosivo –Santos Cleofas Nolasco, Juan José Cabrera López, Cristian Bárcenas Camacho y Mathew Robert Assanza Espinoza, todos de nacionalidad mexicana–, la funcionaria de la Procuraduría General de la República (PGR) indicó que únicamente fueron presentados y rindieron declaración ante el agente del Ministerio Público Federal, para aportar información a la indagatoria, por lo que no se encontraban detenidos.

Comentarios

Load More