Exigen ONG liberación de 28 ‘indignados’ detenidos en Juárez

CIUDAD JUÁREZ, Chih. (apro).- Representantes de asociaciones no gubernamentales y derechohumanistas exigieron esta mañana la liberación inmediata de 28 personas, en su mayoría estudiantes y profesores universitarios, quienes se encuentran detenidos en los separos de la Fiscalía General del Estado (FGE) Zona Norte, después de que el martes 1 fueran detenidos por la Policía Municipal al participar en la Marcha de los Indignados de Juárez.

Los dirigentes de las ONG refirieron que, en el caso de dos detenidos, Julián Álvarez y Pedro Mireles, éstos se encuentran severamente golpeados e incomunicados, ya que ni a familiares ni a visitadores de derechos humanos se les ha permitido el acceso a las celdas para ver el estado en el que se encuentran.

La integrante del Frente Plural Ciudadano, Leticia Ruiz, comentó que ante estos hechos tanto el presidente municipal Héctor Murguía, como su titular de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), Julián Leyzaola Pérez, deberán dar a la ciudadanía una “explicación fuerte” sobre estos hechos.

“Más de 9 mil muertos son suficiente motivo para salir a manifestarnos, nuestro único delito es salir a la calle a decir que no sigan matando más a nuestra gente, a decir ¡ya basta!”, dijo.

El profesor universitario y defensor de los derechos, Gustavo de la Rosa Hickerson, pidió que se le apliquen al titular de la SSPM exámenes psicométricos y psicológicos, para saber si cumple con el perfil para dirigir a la corporación.

“A mí me consta que los jóvenes eran estudiantes, porque luego salen con que estaban financiados por grupos delictivos, ellos sí pasan los exámenes de confiabilidad, no sé si Leyzaola”, comentó.

Asimismo, familiares de Pedro Mireles y de Julián Contreras refirieron que pese a que se tiene conocimiento de que sus parientes se encuentran golpeados, no les ha sido permitida la comunicación.

De la Rosa Hickerson indicó que a raíz de estos acontecimientos interpondrán durante el transcurso de esta tarde las denuncias correspondientes, por abuso de autoridad, lesiones y demás delitos que se acumulen.

Entre tanto, en la FGE trascendió que los participantes en la “marcha de los indignados” fueron consignados por los supuestos delitos de lesiones, daños y delitos contra la salud y se encuentran bajo investigación.

Asimismo, se dijo que a uno de los detenidos –del que no se dio a conocer el nombre– se le encontró una cantidad no especificada de mariguana y fue puesto a disposición de las autoridades competentes.

Afuera de las instalaciones de la FGE permanece un grupo de aproximadamente 50 personas, entre estudiantes, profesores, integrantes de grupos no gubernamentales y familiares de las personas arrestadas, quienes exigen sean liberados.

Cabe recordar que la manifestación de los Indignados por la Paz tuvo su inicio en el cruce de las avenidas Adolfo López Mateos y Paseo Triunfo de la República.

En ese sitio, los manifestantes colocaron con engrudo cruces de papel en color rosa, a manera de repudio por las cerca de 9 mil muertes que se han generado a raíz del inicio de la guerra contra el crimen organizado emprendida por el presidente Felipe Calderón.

Los Indignados de Juárez colocaron cruces a manera de protesta en algunas paredes, entre ellas la de una sucursal del Scotiabank, lo que al parecer suscitó una queja, razón por la que acudieron más de 50 unidades de policía para contener a los inconformes.

En las acciones policíacas supervisadas por Leyzaola Pérez, los uniformados detuvieron a golpes a hombres, mujeres y adultos mayores y también cortaron cartucho y encañonaron a los representantes de los medios para que dejaran de captar imágenes.

Por la noche del lunes, otro grupo de manifestantes acudió a las instalaciones de la estación de policía Universidad, donde después de gritos y reclamos, y tras colocar otras cruces en el inmueble, fueron detenidos por los agentes.

En estas acciones dos periodistas gráficos, Ramiro Escobar, de Grupo RadioNet, y Christian Torres, de El Diario, fueron arrestados, golpeados, su equipo destruido y finalmente liberados tras una hora de negociación.

Entrevistado esta mañana, Ramiro Escobar indicó que la agresión contra los representantes de los medios fue directa, ya que pese a estar plenamente identificados, los policías, con insultos y golpes, los atacaron.

En el caso de Cristian Torres, esta mañana aún permanecía en el hospital, donde estaba siendo valorado debido a los múltiples golpes recibidos por parte de las autoridades locales.

De momento, ni autoridades estatales ni municipales han emitido comentario alguno en torno a estos hechos.

Comentarios

Load More