Piden cese de funcionario de Oaxaca por desaparición de equipo médico

OAXACA, Oax. (apro).- Francisco Jiménez Sosa, el funcionario de los Servicios de Salud de la entidad que firmó el contrato de adquisición de un equipo médico por un monto superior a los 118 millones de pesos en la administración de Ulises Ruiz, es parte del gobierno de Gabino Cué.

Jiménez Sosa, quien debería estar bajo proceso judicial por aparecer su firma en documentos oficiales respecto de la compra de un equipo integral de radioterapia con acelerador lineal, actualmente se desempeña como secretario técnico del Organismo Público Descentralizado de los Servicios de Salud de Oaxaca.

De acuerdo con documentos en poder de Apro, Francisco Jiménez Sosa, cuando se desempeñaba como subsecretario de Planeación de los Servicios de Salud de Oaxaca, firmó un contrato de adquisición como representante legal de la dependencia estatal para que la empresa Corphopmed S.A. instalara el Proyecto Integral de Radioterapia con Acelerador Lineal en el kilómetro 12 de la carretera federal entre San Bartolo Coyotepec y Ocotlán de Morelos.

Según consta en el expediente PGR/OAX/OAX/V/161/2011, el equipo de tecnología de punta nunca ingresó al almacén estatal de bienes de activo fijo de los servicios de salud de Oaxaca, aunque la empresa Corphomed asegura haberlo entregado entre el 21 de agosto y el 11 de septiembre de 2008.

El caso se encuentra en la Procuraduría General de la República (PRG) y las primeras investigaciones arrojan que hay firmas y sellos que fueron falsificados, sin embargo, mientras prosigan las investigaciones, el exmédico de cabecera del exgobernador José Murat Casab debería separarse del cargo, aclaró el diputado local Flavio Sosa Villavicencio.

El legislador del Partido del Trabajo (PT) consideró que “se debe investigar a fondo, castigar a los responsables y, si la persona sigue en la función pública, debería separase del cargo para ser investigada, pues no se trata que dentro del propio gobierno se le encubra”.

El exsubsecretario de Planeación en la última etapa del gobierno de José Murat y casi todo el sexenio de Ruiz Ortiz, destacó, “tiene que hacer el deslinde de responsabilidades, pues este presunto caso de fraude es muy grave, entonces, el secretario de Salud, Germán Tenorio Vasconcelos, debería exigir de inmediato la separación del cargo”.

Y es que de acuerdo con el contrato de adquisición de bienes de inversión que le fue adjudicado a la empresa Corphomed, mediante el procedimiento de “asignación directa” con número AD/OAX/017/07, el proyecto consistía en construir un “búnker con acelerador lineal” con un valor a los 118 millones 860 mil pesos.

Para ello, la empresa se comprometió a construir las instalaciones por un monto de 16 millones 900 mil pesos y un búnker en 33 millones de pesos, así como a instalar un sistema de planeación y tratamientos por un millón 650 mil pesos, un sistema de fijación por 440 mil pesos, un sistema de dosimetría por 2 millones 420 mil pesos, un acelerador lineal con valor de 33 millones  y un tomógrafo de 7 millones de pesos.

Así como equipar una unidad de medicina nuclear con un costo de cinco millones 500 mil pesos, una unidad de braquiterapia de ocho millones 250 mil pesos y un equipo médico, accesorios y mobiliario de oficina por 10 millones de pesos, que en suma dan 118 millones 860 pesos.

Sin embargo, al parecer, la empresa sólo entregó tres cajas y sin contar con ninguna medida de seguridad.

Cabe recordar que Francisco Jiménez Sosa fue el médico personal del exgobernador José Murat, quien lo nombró subsecretario de Planeación de los Servicios de Salud y fue ratificado por Ulises Ruiz Ortiz.

Load More