Tragedia del Casino Royale golpea imagen de gobernador y alcalde

MONTERREY, N.L. (apro).- La tragedia del Casino Royale impactó directamente la imagen del gobernador de Nuevo León y del alcalde de esta ciudad, Rodrigo Medina (PRI) y Fernando Larrazabal (PAN), respectivamente, que ahora son vistos por la ciudadanía como funcionarios no comprometidos con la seguridad.

Esa es una de las conclusiones que arrojó el segundo monitoreo del pulso metropolitano de seguridad, impulsado por académicos del Tecnológico de Monterrey y presentado este jueves por organismos privados.

En relación con el multihomicidio de la casa de apuestas ocurrido el 25 de agosto, donde perecieron 52 personas, el monitoreo señala que “tanto el alcalde de Monterrey como el gobernador tienen una caída en el porcentaje de las personas que los ven comprometidos con la seguridad, lo que pudiera ser atribuido a la demora en la resolución del dictamen de dicho atentado, así como a toda la corrupción que se ha destapado en torno al caso”.

Antes del ataque a la casa de apuestas, 39.7% de los consultados consideraba que el alcalde estaba comprometido con la seguridad, pero ahora sólo 33.35% opina lo mismo. En tanto, Medina de la Cruz bajó de 39.9% a 34.07% en el mismo tema.

El muestreo efectuado a través de llamadas telefónicas aleatorias a cuatro mil 320 personas mayores de edad, entre el 3 y 19 de octubre, muestra que la Marina y el Ejército son las instituciones que gozan de “mucha confianza” de la ciudadanía, con una aceptación de 74.3% y 72.6%, respectivamente.

En este ejercicio estadístico recabado en los nueve municipios del área metropolitana de Monterrey se observó una mejoría generalizada en la percepción ciudadana relacionada con la seguridad.

El 43.7% consideró “inseguro” vivir en su municipio, respuesta que muestra un avance favorable de 4.9 puntos en relación con el primer sondeo elaborado en julio por los mismos académicos y presentado el 23 de agosto pasado.

El 43.2% considera “poco seguro” vivir en su municipio, una mejoría de 2.5 puntos, y 13.1% percibe que es “seguro” vivir en su municipio, un aumento de 2.4% en relación con el pasado muestreo.

Entre los gobernantes, el alcalde panista de San Pedro, Mauricio Fernández Garza, reflejó el mayor compromiso para resolver el problema de inseguridad, con 79.1% de aceptación, incluso por arriba del presidente de la República, Felipe Calderón, quien en ese mismo rubro fue calificado con 70.1% de aprobación.

Los gobernantes peor calificados en materia de seguridad fueron los alcaldes de Santa Catarina y Benito Juárez, Gabriel Navarro y Luis García, mientras que a sus corporaciones policiacas los ciudadanos les tienen “nada de confianza”.

De acuerdo con el reporte, la pregunta para los señores alcaldes de Santa Catarina y Juárez fue: “¿Qué están esperando para actuar y realmente ponerse a trabajar en estos temas? Porque si este no fuera su interés, por miedo por incompetencia o colusión, pues entonces deben irse para que alguien más haga lo que ellos no han podido o no han querido hacer”.

El trabajo fue presentado por la Cámara de la Industria de la Transformación (Caintra) Nuevo León, el Consejo Cívico de las Instituciones de Nuevo León (Ccinlac) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

El pulsímetro fue elaborado por tres profesores del Tecnológico de Monterrey: Olivia Carrillo Gamboa, Tomás Sánchez Cabriales y Jesús Cantú Escalante.

En la conferencia posterior a la presentación del estudio, Víctor Zorrilla Vargas, presidente del Ccinlac, reveló que los empresarios locales se reunieron el pasado martes 8 con el titular de la Secretaría de Gobernación, Francisco Blake Mora, quien se comprometió a cerrar en la entidad los casinos que fueron abiertos de manera ilegal.

Comentarios