La maldición de Bucareli

Por segunda vez en su sexenio Felipe Calderón perdió a su secretario de Gobernación en un percance aéreo al que envuelve la bruma de la desinformación y la duda, tal como ocurrió hace tres años en el caso de Juan Camilo Mouriño. De escasos méritos en su desempeño político, débil en su carácter de secretario de Gobernación, con su muerte Blake Mora provoca sin embargo un nuevo sacudimiento en la estructura de mando del presidente de la República. Dado que la nave en la que murió forma parte de la flota de la Fuerza Aérea, se abren también dudas sobre la verdadera capacitación de quienes, como pilotos y mecánicos, forman parte de ella.

Durante 35 minutos –de las 8:55 a las 9:30 de la mañana del viernes 11– el helicóptero Súper Puma XC-UHM TPH06 donde viajaba el titular de la Secretaría de Gobernación, Francisco Blake Mora, estuvo fuera del radar del Servicio a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano. Sin embargo la búsqueda de la aeronave no empezó sino hasta que se confirmó que el responsable de la política interna del país no llegó al acto que tenía previsto en Cuernavaca, Morelos.

Estos datos se desprenden de la versión del secretario de Comunicaciones y Transportes, Dionisio Pérez Jácome, en la conferencia de prensa que dio a las 21:30 horas del mismo día para ofrecer los primeros avances de las investigaciones sobre el suceso que, por segunda ocasión en el sexenio de Felipe Calderón, le costó la vida a un secretario de Gobernación.

La falta de seguimiento de una aeronave donde viajan altos funcionarios del gobierno federal se ha vuelto un fenómeno recurrente.

Por ejemplo, el 8 de octubre de 2008 el avión AP02, en el que viajaba Margarita Zavala, esposa del presidente, se perdió 15 segundos de la pantalla del radar de los controladores aéreos, según un reporte del secretario de Trabajo del Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo, Ángel Iturbe, remitido a las autoridades aeronáuticas para advertirles sobre las constantes fallas en los sistemas de control aéreo (Proceso 1673).

“Imagínese lo gravísimo que es perder la señal de la aeronave donde viaja la esposa del presidente. A ese grado han llegado las deficiencias técnicas”, declaró Iturbe a los reporteros Patricia Dávila y Rodrigo Vera para documentar la “gran cantidad de fallas” en las aeronaves donde viajan altos funcionarios del gobierno. (Extracto del reportaje principal que se publica esta semana en la edición 1828 de la revista Proceso, ya en circulación)

Comentarios

Load More