Vima financió también “Milenios de México”, de Humberto Musacchio

Antonio Jáquez

Además de costear la remodelación del penthouse de  Elba Esther Gordillo, el Fideicomiso de Vivienda para el Sector Magisterial (Vima), dependiente del SNTE, ha financiado otros proyectos ajenos a su función pero próximos a los intereses de la dirigente sindical.

Así, la enciclopedia Milenios de México, de Humberto Musacchio, fue financiada por Vima, a través de una intermediaria que le facilitó 25 millones de pesos a la casa editora de la obra, en junio de 1999.

En el “contrato de mutuo interés” figuran como partes Planeación y Estructuración de Negocios, S.A. (Pyensa) y la casa editorial Hoja, representadas respectivamente por Carlos Alberto Alcudia García y Gerardo Gally Thomforde.

El contrato no establece el vínculo entre Pyensa y Vima, pero éste es confirmado en otro documento y por el exdirector jurídico del fideicomiso.

Entre las cláusulas del contrato destacan las siguientes:

–Pyensa presta a Hoja 25 millones de pesos, los cuales recibe materialmente Hoja a su entera satisfacción y se obliga a devolverlos en su totalidad a Pyensa a más tardar el 30 de junio del año 2000,  más los intereses que dicha cantidad haya generado a razón del 25% anual.

–A fin de documentar la operación que realizan las partes, Hoja suscribe a favor de Pyensa una orden incondicional de pago o pagaré por la cantidad de 25 millones de pesos.

–Hoja se obliga a utilizar la totalidad del dinero que recibe de Pyensa con motivo de este contrato en la edición y comercialización de una obra propiedad intelectual de su autor Humberto Musacchio, consistente en 3 mil páginas impresas a todo color (4 x 4 tintas) en papel couché de 90 grs/mto2, encuadernada en el número de tomos que el mercado demande, con un tiraje inicial de cien mil ejemplares de un total de hasta un millón por un lapso de 17 años.

Además, según la cláusula tercera del contrato, la obra debería tener las características siguientes:

“…ilustraciones gráficas (mapas, fotos, ilustraciones) por no menos del 30% (treinta por ciento) del total de la información contenida de la obra, encuadernados en pasta dura, con costura interior; con camisa extra impresa en papel couché paloma de 135 grs/mto2 a 4 tintas, en selección de color con un tamaño final de 27 x 20 cms. Requiriendo de autorización expresa y por escrito del representante legal de Pyensa para cualquier otro destino o uso del dinero prestado o alteración sustancial en la edición y comercialización de la obra citada”.

–Convienen las partes en que será causa de rescisión anticipada de este convenio imputable a Hoja y consecuentemente estará obligada a la devolución inmediata y anticipada del total de dinero que le prestaron, los intereses hasta dicha fecha generados y los accesorios legales; por el hecho de que no dé el destino convenido al dinero que se le presta o no obtenga previamente la autorización escrita del representante legal de Pyensa para un uso diverso del convenido. Respondiendo además Hoja de los daños y perjuicios y los gastos y costas que por dicho incumplimiento se ocasionen.

–Hoja se obliga a adquirir y entregar dentro de los 15 días hábiles siguientes a la firma de este contrato una fianza a favor de Pyensa por el total de la cantidad entregada en préstamo y sus intereses, que servirá para garantizar el fiel cumplimiento en la utilización de los recursos otorgados, así como el pago de éstos en caso de vencimiento o rescisión anticipada de este contrato.

El contrato fue redactado por el entonces director jurídico del fideicomiso Vima, Jaime Fuentes Abundis. En un oficio dirigido al director general de Vima, Francisco Yáñez Herrera, Fuentes Abundis le indica que el documento “se elaboró procurando la absoluta seguridad de que Pyensa recuperará la totalidad del dinero que prestó, sus intereses y accesorios legales. En mi opinión particular es bastante estricto”.

En entrevista telefónica desde la ciudad de Chihuahua, donde tiene su despacho en la colonia Magisterial, Fuentes Abundis afirma: “Fue algo difícil porque tenía que ver con cuestiones editoriales que no conozco bien y porque no estaba al tanto de todos los detalles”.

–¿Qué tiene que ver ese contrato con la construcción de viviendas, el supuesto objetivo de Vima? –se le pregunta a Fuentes.

–Nada. Pero en ese tiempo Vima era un elefante blanco del SNTE, no había mucho qué hacer, así que se dedicaba a asuntos que no tenían que ver con la construcción de casas y al personal se nos pedía participar de alguna manera.

Cuenta que fue invitado a trabajar en Vima por su paisano Yáñez. “Me dijo que había un proyecto muy ambicioso de construcción de casas para maestros, pero pasó el tiempo y no pudo despegar, así que se recortó la nómina, que era muy abultada; yo me regresé a Chihuahua hace unos dos años”.

Asegura que no conoce más detalles sobre el convenio con la editora Hoja que los que están en el documento. No sabe si el convenio se suscribió ni conoce a las personas que se citan en el mismo, “ni siquiera sé si existen”.

–¿No sabe de dónde salieron los 25 millones de pesos ni por órdenes de quién?

–A mí sólo me pidieron que redactara el contrato. Supongo que el dinero salió del SNTE, que tiene recursos para eso y más. Le repito que el licenciado Yáñez me dio la orden y a él  probablemente le pidió la maestra que se ocupara del asunto. Él es persona de toda su confianza.

Yáñez fue buscado por teléfono pero no regresó las llamadas. Tampoco fue posible obtener la versión de Consuelo Sáizar, accionista principal de la casa editorial Hoja y ahora directora del Fondo de Cultura Económica y de quien se sabe es persona cercana a la maestra Gordillo.

Otra fuente, participante en el convenio, sostiene que se cumplieron las condiciones de la operación y el préstamo se liquidó en tiempo y forma.

Comentarios