Batasuna, desde la clandestinidad

Sanjuana Martínez

PAÍS VASCO, ESPAÑA.- Un mes después de que el juez Baltasar Garzón anunció la suspensión cautelar de las actividades de Batasuna como partido político, el llamado “brazo político” de ETA y su entorno siguen trabajando. Lo hacen desde la clandestinidad y la incertidumbre en territorio español,  o bajo el amparo que brindan las leyes en territorio francés.

Mientras en Euskadi y Navarra se cierran paulatinamente sus sedes, en la región Iparralde –ubicada en sur de Francia— las fuerzas de Batasuna se repliegan y la convierten en un “santuario” de ETA.

En la ciudad francesa de Bayona, Batasuna trabaja de manera “normal”. El segundo piso del número 38 de la calle Cordeliers –oficina del eurodiputado de Batasuna, Koldo Gorostiaga—es la nueva dirección de correos del partido, luego de que fue cerrada su oficina central en Navarra. Hasta aquí se trasladó documentación y archivos.

Ante la ofensiva del gobierno de José María Aznar, la mudanza empezó desde antes. De hecho, la policía francesa detuvo hace algunos meses a un antiguo colaborador de ETA, Giuliano Cavaterra, cuando conducía una camioneta cargada de material procedente de los archivos de la sede de San Sebastián. También detuvo al tesorero de Batasuna, Jon Gorrotxategui, cuando cruzaba con más de 200 mil euros la frontera entre Bélgica y Francia.

Batasuna cuenta también con sedes en Saint Palais, Mauléon, París y San Juan de Luz.

“Jurídicamente nos llamamos Batasuna, pero somos una asociación legal en el Estado francés. Los funcionarios elegidos de Batasuna siguen trabajando cada uno en su sitio. Están defendiendo las ideas de Batasuna sin tener la etiqueta del partido. Es una de las paradojas de esta nueva situación”, dice en entrevista el portavoz Jon Irazola.

En la misma calle Cordeliers de Bayona está ubicada la oficina de Abertzaleen Batasuna (AB), la cual –dirigida por Richard Irazusta– agrupa a la izquierda abertzale (nacionalista) en Francia. Esta organización se declaró contraria a la lucha armada después del fin de la tregua de ETA. Se escindió de Batasuna en octubre del 2001 y logró un mejor resultado en las últimas elecciones, con un total de 7 mil 570 votos.

En la plaza San Andrés está la oficina de la organización política Baiona Berria. Su local destaca por las ikurriñas (banderas vascas) y los carteles con fotos de torturas cometidas por la policía española contra los miembros de ETA y su entorno. La lista electoral de Bainona Berria la encabezó Xabi Larralde, también representante de Batasuna: “Defendemos la independencia, pero no somos Batasuna”, dice Orreaga Goyheneche, portavoz de esta organización.

“No somos un proyecto violento ligado a ETA. Lo que defendemos es un modelo de sociedad en el que todas las opciones tengan cabida, lo que en España no sucede”, dice por su parte Irazola.

Y añade: “Lo que no cabe en España no es Batasuna, sino el pueblo vasco; la ilegalización es la conclusión más clara de que todo lo que se ha hecho durante 25 años para aniquilarnos ha sido inútil. El futuro puede que sea más negro en un plazo corto, pero ahora está más claro”.

Hace unas semanas la policía francesa detuvo a dos de los dirigentes de ETA en Burdeos, Olarra Guridi y Ainhoa Mujika: “Este no es el santuario de ETA. Hay más militantes de ETA por el mundo que en el Estado francés. Es una reducción decir eso. En ningún caso se puede hacer una amalgama y decir que todo militante abertzale es militante de ETA. Es injusto. Va contra el derecho a la presunción de inocencia”, dice Irazola.

En el Bar “Pirineo”, en el casco viejo de la ciudad,  su dueño, Clemente, se muestra comprensivo con el hecho de que el sur de Francia se haya convertido históricamente en el refugio de los etarras: “Si vienen por aquí, no les vamos a negar una cama y comida”.

Más unidos

Ainoha es pueblo situado entre verdes laderas y valles del territorio vasco francés. Es considerado patrimonio cultural de la humanidad. A su entrada destaca la Herriko Etchea (casa del pueblo) con tres banderas: la ikurriña, la francesa y la europea. A un lado de la iglesia está el cementerio. Abundan los apellidos vascos: Iturria, Iribarren, Irigoyen…

Julen Madariaga fue fundador de ETA. Estuvo preso durante tres años en cárceles francesas. Al salir, el abogado Txema Montero le ofreció un trabajo en su despacho de abogados. Así reinició su labor judicial. Hace unos meses decidió dejar definitivamente España e instalarse aquí.

A pocos kilómetros esta la frontera con Navarra: “Es una frontera artificial”, dice Madariaga mientras conduce su automóvil. “Antes, en esa caseta había policías franceses. Ahora ni eso”.

La ilegalización de Batasuna la percibe como un gran error: “Esta obligando a que sus miembros pasen a una especie de clandestinidad”.

Después del fin de la tregua de ETA, Madariaga consideró que la banda armada tenía que “enterrar el hacha de guerra”. Pugnó por la incorporación de sus activistas a un proyecto político. Su postura fue criticada por los sectores más radicales. Ahora forma parte del nuevo partido político abertzale de izquierdas Aralar, en cuyas filas se encuentran también por fundadores de Batasuna.

“¿Qué es lo que nos diferencia de la izquierda abertzale oficialista? Que operamos de manera totalmente independiente a ETA. Criticamos abiertamente las acciones armadas que han sido realizadas sin consultar a la población civil vasca. Hace ya varios años que la mayoría de la sociedad abertzale esta pidiendo a ETA que deje las primeras filas del escenario a la sociedad civil para que se pronuncie sobre lo que desea, que es el ejercicio del derecho de autodeterminación de nuestro pueblo.”

–¿Cree que ETA esta dispuesta a pasar a un segundo plano?

–Nuestra esperanza es que con el tiempo ETA se avenga a razones políticas. Sus principales dirigentes siguen siendo honestos. No están allí para recibir un puesto en las futuras instituciones del nuevo País Vasco independiente, ni mucho menos por razones económicas.

–¿Deben retirarse?

–Que se retiren con las armas en la mano. Creo que por dignidad nacional las armas no deben de ser entregadas. Son hermanos nuestros que han combatido de forma errónea en los últimos años, en los primeros no. Yo estaba totalmente de acuerdo con ETA hasta hace unos 12 años.

–Con las recientes medidas del gobierno español ¿terminarán las ansias de los independentistas?

–Todo lo contrario. Ahora sectores de la población no suficientemente concientizados del problema se acaban uniendo y adoptan una postura de defensa ante ese ataque de la potencia extranjera.

Nación europea

Desde 1968, ETA ha asesinado a 204 guardias civiles. En Nafarroa, nombre que los nacionalistas dan a Navarra –región que incluyen en su reivindicación de Euskal Herria, junto con el territorio del sur de Francia al que denominan Iparralde–, la banda ha asesinado a 38 personas. Más de 3 mil personas llevan escolta en el País Vasco. Están amenazados por ETA. Son regidores, alcaldes, miembros del gobierno y de otros partidos políticos como el PP y el PSOE. Por eso el ministro del Interior, Angel Acebes, asegura que con la ilegalización “ETA no será lo mismo sin el miedo que propaga Batasuna”.

Hace 24 años, Patxi Zabaleta Zabaleta fundó un partido político independentista llamado Herri Batasuna. Lo hizo con otros compañeros en su despacho de la calle Amaia, en Pamplona.

Desde el principio, este abogado de 54 años, conocido por su compromiso con la causa nacionalista, se manifestó en contra de la lucha armada. Insistía en la incorporación de ETA a un proyecto político. Luego del fin de tregua de ETA, dejó Batasuna y hace dos años fundó Aralar, hoy convertida en partido político.

El nuevo escenario creado por la ilegalización de Batasuna, le hizo reaccionar rápidamente: anunció que su partido se presentará en las próximas elecciones municipales para luchar por el voto independentista.

“Aralar fue fundado hace un año. Tenemos medios escasos y resortes de comunicación muy humildes, pero participaremos en las cuatro provincias en el Estado español y en el francés.”

–¿Su planteamiento es la independencia, sin lucha armada?

–Somos un partido independentista y socialista, que defiende las iniciativas verdes y de participación ciudadana. El futuro político tiene que asentarse en Europa en movimientos políticos. No es posible un avance mediante la utilización de la violencia. Ni nosotros aceptaríamos la independencia mediante las armas.

Explica: “Reconocemos que la lucha armada de ETA tiene un origen de tipo político y que las motivaciones individuales de cada uno de los militantes son también de carácter político. Nosotros no pretendemos conseguir ninguna ventaja política a cambio de la paz, pero si queremos que la paz se asiente en un reconocimiento de la legitimidad de todas las posiciones”.

Considera que “ETA tiene que acabar siendo un movimiento político o el antecedente de un movimiento político que tenga otro nombre. Eso lo llevamos reclamando decenas de años”.

Para Zabaleta “la ilegalización de Batasuna perjudica a la democracia en general. Es una verdadera barbaridad que para luchar contra el terrorismo, como ellos dicen, restrinjan las libertades democráticas. En realidad lo que hay que hacer es justo lo contrario”.

–¿A quien beneficia la ilegalización?

–Al argumento de quienes defienden la lucha armada. La ilegalización es un regalo de Aznar y compañía a ETA.

–¿Algún día habrá una Euskal Herria libre?

–Euskal Herria será una nación de Europa en los próximos años. Europa debe acoger a estos pueblos con carta de naturaleza histórica. Europa necesita la independencia de Euskal Herria y tener pueblos como el que encarnó en su día el reino de Navarra, que era la configuración política de Euskal Herria.

La Comarca de Mondragón, Guipúzcoa, es conocida por su fuerza económica debido a las cooperativas del grupo empresarial Eroski. Aquí el movimiento de la izquierda abertzale recorre las fábricas. El alcalde Xabier Zubizarreta, quien lleva en su cargo más de 15 años, permitió la organización de un evento que congregó a miles de personas para conmemorar los 25 años del “Movimiento Pro-Amnistía” a favor de los 600 presos de ETA.

Miles de personas se concentraron en el parque Monterron invitadas por Askatasun Taupadak, organización que reivindica los derechos de este colectivo, así como el de los refugiados y desplazados por el conflicto vasco. En las calles hay pintadas a favor de ETA y contra Aznar.

En este pueblo aun no se han cerrado las sedes de Batasuna y el alcade Zubizarreta sigue funcionando como representante del partido ilegalizado.

En algunos ayuntamientos el partido ha cambiado de nombre y a pasado a denominarse Sozialistak Abertzaleak (Socialistas Nacionalistas).

“Nos hace un daño irreparable. Se nos impide el funcionamiento normal como partido político y eso lleva dificultades añadidas a la función municipal. El escenario es incierto, pero no van a conseguir que Batasuna deje de ser una referencia social”, comenta el alcalde de Mondragón Xabier Zubizarreta.

En la plaza Berri en el pueblo Hernani, de la provincia de Guipúzcoa, también hay ikurriñas pegadas en las paredes con crespones negros, en homenaje a los “terroristas” que murieron en Bilbao cuando les explotó la dinamita que transportaban. Incluso uno de ellos, Hodei Galarrega, fue hecho “hijo predilecto” por el ayuntamiento en Zaldibia, su localidad natal, gobernado por Batasuna.

En las calles de este pueblo son comunes los “Gora a ETA” (Viva ETA) pintados en las paredes.

El despacho de abogados que defienden a miembros de ETA o su entorno, conocido como Eskubideak (Organización de Abogados Vascos) destaca entre los edificios por la cantidad de ikurriñas colgadas con diferentes pancartas. Aun no lo han clausurado.

El abogado Joseba Agudo, encargado de los refugiados afirma que la ilegalización no altera la situación en el exterior de los vascos: “Casi 2 mil 500 personas se han visto obligados a huir del País Vasco, por el miedo a la tortura”.

Y Muestra un informe del  Observatorio de Derechos Humanos de enero a octubre de 2001, elaborado con base en los testimonios de los vascos expulsdos por el gobierno de Vicente Fox: “Las autoridades de México no sólo violan su propia legislación sino también la legislación internacional”.

Ramón Gaztelumendi, encargado de la organización “Etxerat” (A casa) señala que los 600 presos de ETA estan ubicados en 90 cárceles de España: “Es un Estado de excepción el que han creado con la ilegalización y la represión en su conjunto. Esta asociación se hace cada vez más grande, estan deteniendo a la juventud en este conflicto político. No se puede hablar de terroristas y demócratas, ni mucho menos.”

En otro edificio se encuentra la sede del Grupo Contra la Tortura del País Vasco. Iñigo Elkoro afirma que en 2001 se produjeron 100 casos de tortura cometida por la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Ertzaintza (Policía Autónoma Vasca).

Las “tabernas”

Las 107 “Herriko Tabernas” que existen en el País Vasco funcionan como bares, centros de reunión y asociación de la izquierda abertzale identificada con Batasuna, estan constituidas como sociedades o asociaciones civico-culturales, pero el juez Garzón sostiene que son sedes de Batasuna y ordenó su intervención administrativa.

Estima que mediante esos locales se mueven unos 12 millones de euros al año y que constituyen una parte fundamental del entramado económico de ETA.

En el casco viejo de esta ciudad, esta ubicada una de las tabernas más antiguas en la calle de la Ronda. Son las nueve de la noche y la gente toma el aperitivo. En las paredes hay fotografías de los presos y carteles sobre la tortura. Oiane, tiene 25 años y sirve las bebidas en la barra: “No somos unos diablos con rabo y tricornio. A veces viene gente queriendo vernos así, pero no. Nos han quitado la libertad de reunión, pero lo único que va a traer es más sufrimiento para ellos y para nosotros”.

Comentarios

Load More