Televisa y TV Azteca censuraron las propuestas

Las dos televisoras comerciales, Televisa y TV Azteca, celebraron la reforma al reglamento de la Ley Federal de Radio y Televisión, mediante la cual ya no concederán el 12.5 % de sus transmisiones al Estado.

En las transmisiones nocturnas de sus noticieros del jueves 10, exaltaron la resolución que ese mismo día dieron a conocer el presidente Vicente Fox y la Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT).

Joaquín López-Dóriga saludó la medida como una decisión “de los nuevos tiempos”. Presentó la información al abrir el noticiero, y luego de trasmitir lo que habían dicho el presidente saliente de la CIRT y vicepresidente de Televisa, Bernardo Gómez, y el presidente Fox durante la XLIV Semana Nacional de Radio y Televisión, editorializó así:

“Esta noche debo decir que hay dos personajes que jugaron un papel decisivo, Santiago Creel, secretario de Gobernación, y Pedro Cerisola, de Comunicaciones y Transportes, hombres sin duda de su tiempo que asumieron un compromiso y tomaron una decisión en este espacio, el de los nuevos tiempos. Habían que decidirse, si, y ellos se decidieron.”

A cuadro, Bernardo Gómez, agradeció el apoyo de su familia y del presidente de Televisa, Emilio Azcárraga Jean, presente en el acto. Ante la euforia de los concesionarios, Gómez se refirió a ese tiempo obligatorio: “Durante 33 años este impuesto amenazó nuestra libertad de expresión por su incertidumbre. Impuesto que año con año negociaban los políticos del pasado con reglas ya también del pasado.”

Fox alabó el trabajo de Gómez: “Un reconocimiento significativo merecido a Bernardo por su tarea al frente de esta cámara en este año que termina. Es mucho lo que se ha logrado y se ha logrado gracias a esa apertura, a esa transparencia, a esa voluntad de diálogo, me parece que esta etapa marca un ejemplo de lo que podemos hacer los 100 millones de mexicanos y mexicanas si trabajamos bajo esos principios y bajo esos valores”.

Luego el Noticiero “adornó” la información con comerciales y anuncios de 1968, año en que se creó el impuesto del 12.5%, “cuando el mundo era otro, y México era otro”, dijo López-Dóriga.

Desde luego, no se informó que durante el día el presidente de la Comisión de Comunicaciones y Transportes del Senado, el panista Javier Corral, se había referido al acuerdo que modifica la relación entre el Estado y la CIRT, como “un engaño al presidente de la República”.

Pero el viernes 11, en su columna de El Heraldo de México, López-Dóriga sí se refirió a Corral: “Me dicen que el senador Corral me acusa de manipulador y cómplice de algo. No me extraña de él: son quehaceres que domina”.

“Absurdo impuesto”

En TV Azteca tampoco se le dio espacio a la critica de Corral. Pero el reportero, en el noticiario Hechos de Javier Alatorre, trató de conmover: “La industria de la radio y la televisión paga todos sus impuestos. Como el resto de las empresas del país, cumple con el pago de 2% sobre nómina, el impuesto sobre la renta, el IVA, también paga al Seguro Social y al Infonavit, pero adicionalmente desde 1968 paga el llamado tiempo fiscal, es decir entrega al gobierno el 12.5% de su tiempo diario. Este impuesto fue un invento del presidente Gustavo Díaz Ordaz, quien lo aplicó como una medida de represión para controlar a los medios y acallar las voces criticas a su gobierno, como un castigo a los medios de comunicación y a la libertad de todos los mexicanos. Hoy el presidente Vicente Fox corrigió esta barbaridad histórica y en un reconocimiento a la responsabilidad de los medios decidió eliminar este absurdo impuesto; por su parte, los industriales del ramo se comprometieron a seguir contribuyendo con su responsabilidad social”.

El Canal 40 trató de tomar distancia. La conductora Dennisse Maerker hizo énfasis en la “manera sorpresiva” en que los dueños de los medios electrónicos de comunicación y el gobierno federal firmaron el nuevo reglamento y eliminaron el 12.5%.

En ese noticiero Corral dijo con enojo: “Se repite un modelo en el que impera un principio que sostiene que la radio y la televisión es un asunto de concesionarios y gobierno y la sociedad está ausente. Se repiten prácticas priistas de negociación a escondidas. Nos sentimos muy traicionado por el secretario de Gobernación”.

El comentarista Jorge Fernández apoyó a Corral: “Tiene razón, esa fue una negociación que se realizó en unas horas, en la madruga. Y es sorpresivo porque ya nos habíamos acostumbrado que este tipo de decisiones no se tomaban de está manera”.

Promesas incumplidas

Hay enojo en los investigadores sobre los medios de comunicación. A Beatriz Solís el acuerdo le parece un acto “autoritario y acordado de manera poco transparente con los propios concesionarios”. Considera que la iniciativa no es del presidente sino de los propios concesionarios: “Lo que hace Fox es bailar al son que le tocan en este tema y concederles una nueva facilidad para seguir lucrando con un bien nacional”.

Redondea: “Esto es un acto legal pero de ninguna manera legítimo y lo que está perdiendo ahí el presidente es credibilidad, legitimidad y confianza de muchos sectores en materia de comunicación social”.

Florence Toussaint expresa que el acuerdo entre el gobierno federal y la CIRT es una nueva concesión, es quitarle impuestos a esa industria: “Le están rebajando un impuesto que tendrían que haber pagado los concesionarios desde siempre y nunca lo hicieron”.

Fernando Escalante, director de Radio UNAM, no discute la transformación del 12.5%, pero propone: “Que los nuevos impuestos formen parte de un fondo económico, manejado por un grupo de la sociedad, al que tuviéramos acceso los medios públicos con proyectos específicos, desde una serie hasta una propuesta de una radiodifusora nueva, para que realmente pudiéramos tener un contrapeso, para que no sea un poder unipersonal de los concesionarios, sino que tenga un contrapeso con los medios públicos”.

Comentarios

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha. Foto: Carlos Enciso.

Load More