“Las bodas del Cielo y el Infierno”, al teatro

El camino del exceso conduce al palacio de la sabiduría…Si las puertas de la sabiduría… Si las puertas de la percepción se liberaran, todas las cosas aparecerían ante la humanidad como son: infinitas…La exuberancia es la belleza…El amor y el odio son necesarios par la existencia humana.

Estos versos del romántico inglés William Blake (1757-1827) que influyeron  el arte de Jim Morrison y Las Puertas, corresponden a su manifiesto satírico Las bodas del Cielo y el Infierno, obra en versión teatral del director Antonio Castro que se representará en corta temporada con actuaciones de Ariane Pellicer, Tina French y Mario Bacuzzi en el Tetro de lar Artes del Centro Nacional de las Artes a partir del jueves 17 de octubre a las 20:30 horas.

La música original en vivo fue escrita para este espectáculo multidisciplinaria por Jorge Reyes, quien aseguró que  el estreno se dará en una buena parte por el importante apoyo en producción de la Universidad de Guadalajara, luego de haber tocado otras puertas, sin éxito.

“Me acerqué a Telmex, pues yo había tocado en la inauguración de Plaza Loreto e incluso platiqué con Carlos Slim, quien gentilmente se interesó entonces es impulsarme para otros proyectos escénicos; pero esta vez no tuve suerte y los encargados de programación artística en Telmex literalmente me dijeron que un Blake teatral no entraba en su target (destino) de público.”

Opina Reyes, quien acaba de volver de una gira por Europa contratado por la Alianza Francesa de México:

Las bodas… es un poema de gran ironía, con un sentido de humor muy especial que trata temas muy profundos. Es una épica apocalíptica, pues Blake era antigodmático; estaba en contra de la racionalidad del ser que representa el Ángel, ejemplificación de funcionarios y burócratas peleles de hoy. Estaba mucho más a favor de la sensibilidad y de la libertad espiritual.”

Y Antonio Castro, quien mantiene en cartelera dos montajes más (Las obras completas de William Shakespeare abreviadas en el teatro Helénico, y 1822, el año que fuimos imperio en el teatro Juan Ruiz de Alarcón):

“Blake es un artista muy complejo; pero lo que más me entusiasma del poema es que se trata de un canto libertario, personal, es un texto que provoca para extender no sólo los límites de la percepción, sino de la imaginación. Como artista, entusiasma porque invita a no conformarnos. En dicha exploración hay una exaltación del cuero que me parece atípica, por darse en el marco de un discurso religioso. Su poema es un diálogo con sus visiones.”

Profeta y llave

Blake escribió y publicó sus grabados de Las bodas del Cielo y el Infierno en 1793, como una declaración de independencia espiritual al cumplir los 33 años de edad, la misma muerte de Cristo.

El poema en prosa lo escribió como sátira intelectual a la filosofía seráfica del sueco Emanuel Swdenborg (1688-1772); pero también cual diestra profecía ante un  apocalipsis inminente, ya que Blake se consideraba un profeta e igual sentido en el que Isaías y Ezequiel son poetas proféticos.

Refiere la actriz y también productora del espectáculo, Ariane Pellicer, que el espectáculo es un proyecto  que nació hace cuatro años en Michoacán, donde su compañero Jorge Reyes y ella compartían en el volcán Paricutín su gusto por Blake:

“El artista plástico Alejandro Colunga hace maravillas con la escenografía y también con Mónica Raya, ambos en el vestuario; pero todos recreamos nuestra visión de Blake. No estamos tomando su biografía, sino mostrando a un poeta atemporal, actual, vivo.”

Ariane representa en la obra al Demonio que se transforma en el propio Blake (quien fuera un protestante radical, conocedor de la Biblia, psicología humana y los versos de John Milton), relatando ella cuatro de sus experiencias místicas.

“El que yo como mujer haga el papel de Blake queda bien, ya que él era un visionario, un rebelde y un provocador que incita a los artistas para extender nuestros límites de la imaginación y quebrantar las puertas de la percepción. Era muy femenino, no gay. Aldous Huxley se inspiró en Blake para su libro Las puertas de la percepción; su poesía emocionó a Allan Poe y a Rimbaud, a la generación beat y en los años sesenta, al cantante Jim Morrison quien nombró a Las Puertas por aquella famosa frase alegórica de Las bodas…; más recientemente, el cineasta neoyorkino Jim Marmus lo tributó en Dead Man. La adaptación de Antonio Castro es para hacer el poema lúdico y teatral, por templo, dialogando la última visión con el Ángel.”

-¿Qué mas significa Blake?

-Es el primer artista  conceptual que inventó el arte-objeto sin saberlo, antes de Marcel Duchamp (1887-1968). Blake juntó las técnicas de la poesía y el grabado, literatura e imagen; ilustró La divina comedia y así presentaba sus poemas pero sin gozar tanto reconocimiento en su tiempo. Hacía 15 libros por poema, imagínate cuántas planchas; era independiente y autogestivo. Interesado en la alquimia, fue el inventor de los grabados a color.

Las bodas… junta a las amigas Ariane Pellicer y Tina French en escena nuevamente (“somos un complemento excelente”, aseguran). Ariane reconoce que Tina le enseñó a hacer teatro desde niña, actuando ambas en Sonata de otoño de Ingmar Bergman, bajo la dirección de Salvador Garcini. Las dos representaron a Nahui Ollin, obra para el Festival del Centro Histórico de la Ciudad de México. Ahora, Tina interpreta al profeta Isaías, al Ángel y personifica una “alucinación colunguesca”: “Los trompudos”, con Marco Bacuzzi, quien es el profeta Ezequiel. La coreógrafa Ruby Tagle permite movimientos actorales inspirados en las atormentadas figuras de los gradados de Blake. Afirma Tina, traductora de la puesta en escena:

“Las bodas… representan todo un proceso de empaparse en el océano de Blake a partir de sus escritos grabados como Cantos de inocencia y experiencia (1789-1794). Trasladar el poema que está escrito en un tono exaltado a un español más accesible y después al lenguaje teatral, sin perder su esencia poética nos significó un tour-de-force de todos. Yo, como Ángel, tuve tengo que hacer visible lo invisible.”

Precisamente tal y como los estados de Inocencia y experiencia se satirizan el uno al otro, así los comentarios del Demonio y del Ángel revelan en el mismo tono las limitaciones de cada uno.

…belais sería la analogía más cercana al tono de Blake, con la diferencia de que Blake ve en los problemas de su época los presagios de un final prometido. El punto de partida  no es tanto la Revolución francesa, sino la tremenda reacción inglesa en contra del esparcimiento de la Revolución. El poeta parte de aquel pensamiento hasta su propia y abierta declaración de estar predestinado a ser el profeta que mandaban aquellos tiempos de maldad.

El 28 de noviembre de 2002 se cumplirán 245 años del nacimiento de Blake, y par esas fechas, el conjunto Las Puertas estará nuevamente de gira. Sin Jim Morrison, quien muriera en París hace 31 años, ni el baterista John Densmore, quien sufre de zumbidos permanentes, dos de los miembros originales de The Doors (el tecladista Ray Manzarek, y el guitarrista Robby Krieget, autor de Enciende mi fuego) acaban de resucitar la legendaria banda con Ángelo Barbera en el bajo y Stewart Copeland del grupo The Police en la batería. El nuevo cantante se llama Ian Astbury, del conjunto inglés The Cult.

Sólo 10 funciones en dos fines de semana de Las bodas del Cielo y el Infierno en el Centro Nacional de las Artes, desde su estreno el jueves 17.

Comentarios