Filmó con Kevin Costner y Robert Duvall: Diego Luna, en la mira de Hollywood

El joven actor mexicano Diego Luna empieza a situarse en Estados Unidos con proyectos cinematográficos. Este año lo dirigió Kevin Costner en Open range, al lado de Robert Duvall.

Según Luna, hasta ahora ha participado en casi 18 películas. Desea renovarse y experimentar todo el tiempo. Su propósito es trabajar en lugares distintos y con gente que admira:

“Si tu labor como actor te permite de  repente pararte en un lugar totalmente ajeno a tu contexto y a tus experiencias, creces mucho como ser humano. Un obstáculo importante de romper es la lengua. Trabajar en otro idioma, distintos acentos, es un campo a explorar enorme.”

El largometraje Open range fue rodada de mayo a septiembre en Canadá. Luna platica a este semanario cómo formó parte de este filme:

“El productor de Open range, David Valdez, vio mi actuación en Y tu mamá también, de Alfonso Cuarón, y le gustó. El personaje que hice en Open range estaba escrito para un chavo gringo de 15 años. El productor le sugirió a Costner hacerlo mexicano y que yo lo protagonizara. Entonces lo cambiaron.”

Recuerda que se encontraba en Estados Unidos para la difusión de Y tu mamá también y el productor lo llamó:

“Fui a casa de Costner y me habló de la historia. Me dio el guión y me dijo que si me interesaba, le hablara en cuanto pudiera. Yo le contesté: ‘En cuanto pueda no, mañana cuando me baje del avión ya habré acabado de leerlo y le hablo enseguida’. Y así fue, me comuniqué con él y le conté que me había gustado el relato y que quería estar en la película.

“Él me pidió que le mandara un video con unas escenas leídas para escucharme y verme bien el rostro. Además, me prometió que no iba a buscar a otro actor para este papel si yo le prometía que no iba a tomar otro proyecto mientras se decidía si laborar o no en el suyo. Respondí: ‘Va’.”

Luna le mandó el caset dos días después a Costner, le llegó por la mañana y en la tarde le habló por teléfono para comunicarle que era suyo el personaje. Ufano, resalta el actor:

“Fue un proceso rápido, para Y tu mamá también tardó tres meses. En esta cinta fueron tres días. Me dio mucha confianza ver que Costner quería que fuera su personaje.”

Open range es un western ubicado en 1882. Son cuatro rancheros que van moviendo su ganado, pero, de repente, cae una tormenta y se quedan en un pueblo al que liberan de un tipo que lo controla. Luna protagoniza a un joven mexicano adoptado por los otros tres vaqueros.

La película nada tiene que ver con lo que había filmado antes:

“Monto a caballo. Vivo una vida de cowboy. Son cuatro personajes metidos en el campo, viven juntos y no hay más que vacas y caballos. Soy como el hijo de Duvall, quien me enseña cómo ser un buen hombre y cómo ser vaquero. Me gustó mi papel.”

Confiesa:

“Cuando me dieron el guión y me dijeron que Duvall iba a ser el jefe de estos vaqueros, casi digo sí sin leer la historia. Pero pensé: ‘No espérate, debes conocer el relato antes, no seas facilote’. Me encantó que me gustara la trama porque me moría de ganas de pararme en un set con Duvall”.

Al conocer a Duvall, destaca, enteramente la diferencia entre una estrella de cine y un actor que le saca provecho al cine. Para él Duvall es lo segundo:

“Se arriesga y se equivoca. Eso lo vuelve un ser especial. Si pensaba cómo quisiera acabar, desearía acabar como él, tomando riesgos toda mi vida.”

Entrega y convicción

Al trabajar con Costner y Duvall se dio cuenta de que hacer largometrajes es lo mismo en todo el mundo, “porque sólo se requiere entrega  y plena convicción. Necesitas amar la historia que estás contando”.

Los buenos filmes, especifica, no se crean con dinero y efectos, sino con una historia que te dice algo y te permite soñar y sorprenderte. Y señala:

“Costner y Duvall, quienes están parados en la industria más grande de cine que anda y tiene fórmulas, se dan el chance de experimentar, gozar y jugar. Eso es padre.”

Costner no sólo dirige la cinta, también actúa. Sobre ello, Luna comenta:

“Es difícil que te dirija un actor, sobre todo si actúa en la película. No sabes cuándo es director o actor. Al principio fue complicado porque de repente sientes que no tienes ese ojo que te ve, porque actúa contigo y está concentrado en su personaje. Hace falta ese ojo que está atrás y te indica: ‘perfecto’, o ‘es una mamada’.”

También vio la habilidad de Costner para brincar de un lado para otro:

“Una vez que empezaba la escena, se convertía en actor y se enfocaba en dibujarle un personaje a la audiencia y, de repente, era el corte y se volvía director a cargo de todas las mentes que trabajan en la historia que él contaba, porque nadie sabe qué película se realiza más que el director.”

Luna nació en el Distrito Federal el 29 de diciembre de 1979. Es hijo del escenógrafo Alejandro Luna. Ha actuado, entre otros largometrajes, en Ámbar, de Luis Estrada; Un hilito de sangre, de Erwin Neumaier; El cometa, de Maryse Sistach; Un dulce olor a muerte, de Gabriel Retes; Todo el poder y Ciudades Oscuras, de Fernando Sariñana; Frida, de Julie Taynor, y Soldados de Salamina, de David Trueba.

En Frida protagoniza al intelectual Alejandro Gómez Arias, quien fue novio de la pintora Frida Kahlo, y no se le hizo fácil porque fue uno de sus primeros trabajos en inglés. Luego agrega:

“Me dio miedo porque cuando empecé a ver, con mi investigación, quién era Gómez Arias, noté que en el filme no se le hace justicia, porque es sobre Frida y Diego Rivera. Gómez Arias es un capítulo de esa historia. Acercarse a un personaje tan importante y rico y verlo sólo de pasada, pues es complicado.”

Le gustó que Frida se haya rodado en inglés:

“Mucha gente critica eso, pero creo que es positivo  porque las personas que no ven cintas en otro idioma más que en inglés sabrán quiénes eran Frida y Diego y qué pasaba en nuestro país en ese momento. También fue importante la combinación de actores.”

Así se refiere a Julie Taymor:

“Es una mujer que realiza imágenes, y tener una artista contando la historia de dos personajes históricos importantes hace que la película se vuelva importante y diferente. Es muy disímil a la cinta de Paul Leduc y qué bueno que se hagan dos películas distintas.

“Ojala y cada quien realizara su película sobre Frida. No hay que criticar que alguien se haya atrevido a hacerlo. Además de me dio la oportunidad de trabajar con Geoffrey Rush y Alfred Molina. Me encantó estar en esa película. Ya la vi y me gustó, pero es muy relativo lo que pueda decir porque soy parte de la cinta.”

Está de acuerdo en cómo se proyecta a Frida y a Diego.

“Ni siquiera sé si un documental lograría realmente reflejar  quiénes eran esas personas y menos si y ano está vivas y no pueden defenderse. Creo que es al visión de la directora y de la gente que interpretó el largometraje, y hay que verlo así, como la visión de alguien, no se puede pensar que eso es una verdad absoluta. Sólo en una radiografía se ve exactamente la estructura del hueso y uno lo pinta y se imagina cómo es el personaje y lo construimos con verdades a medias.”

El inicio

-¿Por qué decidió ser actor?

-Mas que una decisión, un día ya me encontraba haciéndolo. Empecé en el teatro a los seis o siete años de edad. Era un juego, no era un trabajo. Era la manera de estar con mi papá, de compartir su mundo. Un día me invitó a actuar Luis de Tavira y a partir de entonces ya no paré. Empecé a hacer teatro, después televisión y cine La cosa se fue poniendo cada vez más seria.

Hace tres años que no trabaja en la pantalla chica:

“Han sido los años que más me han retribuido como actor, en los que más cosas he recibido a cambio por mi trabajo. Una buena película se queda, la gente puede recurrir a ella; la experiencia de ver una buena obra de teatro las personas la recuerda, y las telenovelas son muy fáciles de olvidar.”

Desde el pasado 30 de septiembre comenzó el rodaje en México de Cigarros, desamores y veinte diamantes, de Hugo Rodríguez. Ahí una es un hacker, un genio de la computadora, “pero un estúpido para las relaciones humanas”.

Le encanta su personaje, el riesgo con el que se filma la película, el guión y el elenco.

Es el segundo largometraje de Hugo Rodríguez, subdirector del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC). También actúan Rosa María Bianqui, Daniel Giménez Cacho, Rafael Inclán, Carmen Madrid, Jesús Ochoa y la española Marta Beláustegui.

“Hay gente trabajando de todos lados. El fotógrafo es argentino, hay actores mexicanos, una española, un cubano…Hay una mezcla chingona. Eso es lo que me gusta de las películas, que haya gente bien distinta.”

Lamenta que después de Y tu mamá también y Ciudades oscuras, rodadas en 2001, no trabajara en otra cinta mexicana:

“Hice películas extranjeras pero no me ofrecían nada en México. No sólo no me ofrecían, no se hacían largometrajes en el país. De los pocos que se rodaron, no me llamaron. Me empecé a poner nervioso. Me preguntaba: ¿Qué onda? Me han ofrecido cintas en España y ninguna aquí”. Fue un año raro. El cine mexicano está  en un momento difícil. No estamos creciendo todos, no hay una unión. Estoy triste porque esta película es la tercera que se filma en el año y ya estamos en octubre.”

Recomienda no seguir con el viejo sistema de que el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) ponga dinero y “por fuera se consigan otros cinco pesos  para tratar de que la cinta se vea de ocho pesos. Eso hay que dejarlo a un lado”. Sigue:

“Se debe buscar nuevas vías para rodar, involucrar a gente de todo el mundo y tratar de viajar con nuestro cine. Y pensar que el cine, además de verlo como un proceso artístico y tan puro como es contar una historia tiene que volverse un negocio para que la gente pueda vivir de él. Eso lo tenemos que hacer ya.”

El próximo 24 de octubre Luna conducirá, junto con el argentino Mario Pergolini, la entrega de los MTV Video Music Awards Latinoamericanos en el Jackie Gleason Theater en Miami:

“Es una muestra de que mi trabajo está viajando. Que se ven en otros lados. Es un halago que inviten a realizar eso. Es un programa que ven más de 100 millones de espectadores en el mundo. Se llega a los chavos. También se da uno cuenta de que Y tu mamá también significó mucho para la gente joven, y por eso me invitaron a conducir. Quiere decir que la apuesta de Y tu mamá también sigue dando frutos y me encanta saberlo porque yo también le dí muchísimo.”

Ya tiene otra oferta en puerta de Hollywood, pero se reserva decir quién es el director, porque está en preparación el proyecto.

Sin embargo, glosa que tenía muchas preguntas sobre ese guión:

“Había muchas cosas que no me gustaban. Tomé la decisión de escoger la historia que voy a filmar. Estar de acuerdo con lo que se narra y tener la convicción de que estoy donde quiero estar.

“Entonces le hice todas las preguntas y observaciones que tenía sobre el guión al productor. Estuvieron de acuerdo conmigo. Me mandaron el nuevo guión. Ahora es distinto. Es una cinta grande, de estudio, que quiere que se estrene en verano, pero me dio la oportunidad de convencerme de que ésas son las líneas que tenía yo que decir.”

Comentarios

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha. Foto: Carlos Enciso.

Load More