De los abogados Gutiérrez Falcón

Señor director:

Con motivo de la publicación Proceso 1353, del 6 de octubre de 2002, en la que aparece un reportaje titulado Yacimientos de carbón y gas, en disputa, deseamos dirigir, por conducto de este prestigiado medio informativo, las siguientes reflexiones al presidente Vicente Fox Quesada, a fin de que haga efectivo “el combate a la corrupción” que ha prometido a los mexicanos.

Ciudadano presidente Vicente Fox Quesada: Desde el mes de mayo del año en curso, nuestro poderdante, el señor Gilberto Guerra de la Garza y cotitulares presentaron una queja administrativa en contra del director general de Minería de la Secretaría de Economía, Luis Raúl Escudero Chávez.

Desgraciadamente, la titular de la Contraloría Interna de la Secretaría de Economía, Guadalupe Chequer Mencarini, lejos de comportarse como autoridad investigadora a favor de la ciudadanía, ha tenido una actuación similar a la de un abogado de oficio del director general de Minería, no obstante que tiene en us poder documentos que demuestran, entre otros ilícitos, que dicho servidor público ha  dado instrucciones directas y precosas a subalternos de alterar indebidamente constancias oficiales que afectan los derechos de Gilberto Guerra de la Garza. Sin embargo, no se ha procedido a suspender al funcionario para facilitar la investigación, en los términos de la Ley de Responsabilidades.

Derivado de la negligencia de la mencionada contralora, el director general de Minería, Luis Raúl Escudero Chávez, ha manipulado la información de los archivos públicos  a disposición.

Como represalia a las quejas y denuncias que pesan en su contra, el director de Minería procedió, arbitrariamente, a cancelar el título de concesión minera de explotación de Gilberto Guerra de la Garza, no obstante su deber de excusarse por estar involucrado en procedimientos penales y administrativos que afectan su imparcialidad.

En el vía crucis de la justicia administrativa, hemos advertida muy buena fe y disposición  de los mandos superiores de la Secodam. Sin embargo, los mandos medios e inferiores, herencia de anteriores administraciones, se resisten a combatir la corrupción de sus cómplices contemporáneos.

La responsabilidad administrativa ya no es una ilusión. Hoy nosotros asumimos el compromiso de hacer una denuncia. A usted le toca ejercer el poder.

Atentamente

ENRIQUE A. GUTIÉRREZ FALCO Y JOSÉ A. GUTIÉRREZ (apoderados)

Comentarios