Hay una “profunda desconexión” entre lo que se dice y se hace en el G-20: Zedillo

MÉXICO, D.F. (apro).- El expresidente Ernesto Zedillo Ponce de León afirmó que hay “una profunda desconexión” entre los pronunciamientos de las primeras tres cumbres del G-20 y el proceso posterior.

En una conversación con el exprimer ministro de Canadá, Paul Martin, auspiciada por The Stanley Foundation –un centro de investigaciones sociales y económicas en Estados Unidos–, Zedillo alertó sobre las “voces de frustración” en el proceso del Fondo Monetario Internacional (FMI).

De acuerdo con un boletín emitido por la fundación, el G-20 advirtió sobre los orígenes de la crisis económica actual y dio “la receta” para evitar que se repita.

No obstante, el proceso del FMI ha provocado frustración ante la idea de que el mismo no llene las expectativas y, como consecuencia, se dé un desequilibrio entre ciertos poderes económicos.

El exmandatario mexicano recordó que el G-20 (integrado por los países desarrollados y las naciones emergentes) prometió herramientas para el organismo dirigido por la francesa Christine Lagarde, con el propósito de que pudiera ejercer su autoridad, pero no fue así.

Según el consejero del grupo español PRISA, los integrantes del G-20 obviaron el proceso, debido a que le brindaron un papel secundario al FMI en la reunión de Pittsburg, Estados Unidos, celebrada en septiembre de 2009, donde se reformuló la función del FMI.

“Y cuando vemos la historia de lo que ha pasado después de Pittsburg, no podemos sentirnos sino terriblemente decepcionados”, advirtió Zedillo, quien gobernó México de 1994 a 2000.

Finalmente, mencionó que las reuniones del G-20 establecen compromisos que después no se cumplen.

Comentarios

Load More