Con la bendición de Los Pinos…

En 2004 Alejandro Orozco y su mujer, Rosa María de la Garza –líderes de una organización cristiana–, empezaron a meter las manos en la administración pública federal. Pero a lo largo de este sexenio su intromisión en el gobierno se descaró. Orozco dirige ahora el Inapam, y sus socios y allegados se han colocado en puestos desde los que inciden en políticas públicas y tienen acceso a una parte del erario federal… y aparentemente todo lo lograron gracias a la amistad que los une con Felipe Calderón y con su esposa.

La secta cristiana Casa Sobre la Roca (CSR) y sus dirigentes, el matrimonio de Alejandro Lucas Orozco Rubio y Rosa María de la Garza Ramírez, están presentes en áreas asistenciales y de tratamiento de adicciones y han incursionado este sexenio en instancias gubernamentales que van de las políticas de seguridad a la inspección sanitaria y el manejo de los recursos de la beneficencia pública.
Orozco es director del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (Inapam) en tanto que su esposa es diputada federal por el PAN y sus socios han sido colocados en áreas estratégicas de la administración pública federal.
La expansión de CSR y del matrimonio Orozco-De la Garza no sería posibles sin su cercanía con el presidente Felipe Calderón y con su esposa, Margarita Zavala, quienes desde 2006 han hecho patente su relación a partir de actos de campaña primero, y el otorgamiento de cargos en la administración federal, después.
El presidente de la agrupación política nacional Encuentro Social, Hugo Éric Flores Cervantes, quien presentó a los Orozco con los Calderón, afirma que la relación surgió a partir del acercamiento de pastores evangélicos durante la campaña del michoacano.
En entrevista con Proceso, Flores Cervantes sostiene que conoció a Calderón en la Universidad de Harvard cuando ambos realizaban estudios de posgrado. Se reencontraron en México en 2006, cuando Encuentro Social firmó un acuerdo de apoyo al PAN.
Flores Cervantes afirma que esa alianza fue conseguida por el panista César Nava. En ese tiempo el entrevistado asistía como un feligrés más a CSR, donde su pastor, Alejandro Orozco, le pidió que lo integrara a sus actividades políticas.
“Sin dudarlo, pues se trataba de nuestro guía espiritual, lo llevé a las reuniones hasta que conoció a Felipe y Margarita. Realizamos como 80 eventos en el país; a algunos asistió Felipe, a otros Margarita. Sin darme cuenta Alejandro y Rosi integraron su propia agenda y organizaban eventos al margen de nuestra agrupación”, recuerda.
Como parte del acuerdo signado por el PAN, Encuentro Social obtuvo cuatro suplencias de diputados y dos de senadores: Flores es suplente de la senadora María Teresa Ortuño Gurza, y Orozco es suplente de César Leal. Ya en el poder, el primero fue designado oficial mayor de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), y el segundo, jefe de la Unidad de Atención a Grupos Vulnerables del DIF.
Un año después la relación se fracturó. Flores fue acusado de diversas irregularidades (imputaciones que, afirma, ya venció con amparos) y fue inhabilitado por la Secretaría de la Función Pública (SFP). Afirma que el titular de la Semarnat, Juan Rafael Elvira Quesada, estaba en desacuerdo con su designación por lo que se confabuló con el entonces titular de la SFP, Germán Martínez Cázares, para sacarlo de la dependencia y del gobierno. Asegura que, como parte de la sujeción que debía a su pastor, obedeció la instrucción de Alejandro Orozco de no defenderse, lo que complicó su situación.
“Para los cristianos, la voz del pastor es poderosa. Las recomendaciones de Alejandro me dejaron en la indefensión durante mucho tiempo, hasta que me di cuenta de que estaba solo, que no me estaba apoyando, y entonces rompí e inicié mi defensa jurídica, que ya gané. Las acusaciones eran absurdas”, sostiene.

El despliegue

Las aproximaciones de la CSR al ámbito gubernamental comenzaron en 2004. Con otra razón social –Coordinadora de Servicios de Apoyo a la Familia A.C.– los Orozco capacitaron a personal de las secretarías de Gobernación y del Trabajo en el Seminario de Alto Nivel en Cabildeo, en noviembre de ese año.
Pero la incidencia de los Orozco y CSR en las políticas públicas relacionadas con temas de seguridad y de control de adicciones ha ido avanzando en la actual administración federal.
Un ejemplo es una de sus organizaciones: Misión Carácter. No está en los registros públicos y en su sitio de internet presume como sus clientes a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal, al Sistema Penitenciario Federal, a la Procuraduría General de la República (PGR) y a varios gobiernos estatales, sin identificar cuáles.
Con solicitudes de información se pidió a esas dependencias que dijeran si esa marca o las empresas y organizaciones controladas por el matrimonio Orozco-De la Garza tenían algún tipo de relación institucional, financiera o de cualquier índole. La SSP y la PGR declararon inexistente la información pero la Policía Federal (PF) admitió haber comprado libros a la razón social Capacitación Sobre la Roca A.C.
De acuerdo con su escritura pública, Capacitación Sobre la Roca fue creada en octubre de 2005 estableciendo como objeto “la realización de estudios socioeconómicos de las distintas comunidades en los que los problemas sociales y económicos tengan mayor incidencia” (sic).
Aunque el monto de la compra es apenas de 185 mil 300 pesos, el destino que se le dio a los materiales es relevante: se le encargó, con la participación de capacitadores gratuitos de la asociación, la formación de nuevos mandos policiacos.
En septiembre de 2008 la PF hizo el pedido de servicio a Capacitación Sobre la Roca, consistente en el uso de derechos de autor y reproducción de los materiales didácticos titulados Carácter, Visión, Coraje y Liderazgo; es decir el programa conocido como Misión Carácter.
En el pedido SSP/PFP/PDA/006/2008 se estableció que dichos materiales servirían para impartir la materia “una policía con valores” a quienes cursaron la especialidad en “alta dirección para formar mandos superiores de la policía”, impartida en el Centro de Formación Policial en San Luis Potosí.
Actualmente, a las reuniones semanales de CSR acuden mandos medios de la PF además de funcionarios públicos que están integrados en dos grupos: Centuriones y Fuerzas Armadas (Proceso 1799).
La editorial Grijalbo acaba de poner en circulación el libro La cruzada de Calderón. Su autor, Rodolfo Montes, revela ahí que fue Alejandro Orozco quien diseñó los contenidos que se llevan en los centros de rehabilitación Nueva Vida, el único programa de tratamiento de adicciones creado por el gobierno de Calderón –financiados con los recursos incautados a Zhenli Ye Gon–, cuya guerra contra el narco, según el autor, se funda en valores religiosos.
Otra de las razones sociales registradas por el matrimonio Orozco es Operación Bendición México (OBM), especie de franquicia de un organismo con sede en Virginia, Estados Unidos, que participa ya en el programa CIJ Contigo, en el Distrito Federal.
OBM fue fundada apenas el pasado julio de 2010 y su presidente, según el acta constitutiva, es Alejandro Orozco.
La Dirección General Adjunta de Operación y Patronatos de los Centros de Integración Juvenil (CIJ) estableció comunicación desde el 3 de marzo de 2011 con una representante de OBM identificada como Angélica Espinosa.
“La solicitud expresa de OBM hacia CIJ, es que se permitiera llevar a cabo con pacientes en recuperación, talleres de oficios dirigidos por profesores de Cecati, brindando capacitación y herramientas que favorezcan la reinserción social y laboral de los niños y/o adolescentes en tratamiento, buscando promover una mejor calidad de vida.
“Al existir coincidencias entre CIJ y OBM en la edad de la población objetivo, así como en favorecer su rehabilitación, reinserción familiar, social, escolar y laboral, se consideró pilotear un taller con una duración de tres meses, en una unidad operativa, para realizar la evaluación correspondiente y considerar el beneficio que pudiera tener para los pacientes”, respondió la institución a una solicitud de información.

Los vulnerables

La atención a grupos vulnerables es una de las especialidades de los dirigentes de CSR, pues además de la rehabilitación de adicciones y el Inapam incursionaron en la atención a víctimas de trata. De hecho Rosa María de la Garza fue la impulsora de la legislación en la materia, como presidenta de la comisión respectiva en la Cámara de Diputados.
De la Garza cuenta con la Fundación Camino a Casa –cuya acta constitutiva establece que fue creada el 5 de noviembre de 2005– que se ha enfocado en la atención a mujeres víctimas de trata y violencia.
Las condiciones en que se generó la Ley para Prevenir y Sancionar la Trata de Personas atiende al activismo de la diputada Rosa María de la Garza –quien se hace llamar Rosi Orozco–, a quien no se conocía hasta hace poco tiempo en los círculos de activismo a favor de mujeres víctimas.
Los tentáculos de la secta no sólo la mantienen presente en la Campaña Corazón Azul contra la trata, sino que la directora de la Fundación, Patricia Prado Hernández, participa hasta como jurado en certámenes, como el convocado por el Consejo Nacional de Población en noviembre de 2010: Las personas no se venden ¡Ponte vivo! Cuídate de la trata.
Alejandro Orozco y la mencionada Fundación han sido favorecidos con cuatro inmuebles por parte del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) que a una solicitud de información se limitó a dar los números de expediente, así como los nombres de los beneficiarios, pero alegando que, por ser bienes asegurados, no podía proporcionar el domicilio ni el avalúo correspondiente a cada propiedad por motivos de seguridad.
Una de las casas fue asignada a Alejandro Lucas Orozco Rubio según el expediente DEBI/DP-CU/PM069/07; otras tres fueron para la Fundación Camino a Casa, de acuerdo con los expedientes DG/DEBI/CU/PF/048/09 y terminaciones 140/09 y 141/09.
De acuerdo con el acta constitutiva de la Fundación, Orozco fungía como presidente. Por lo tanto ya era funcionario federal en el DIF cuando el SAE le entregó a título particular y a la Fundación los inmuebles mencionados, en tanto su actual subalterno, Carlos Rivera Olivares, fue designado directivo de la Fundación y también era funcionario federal.

Bendecidos por el gobierno

En el DIF Orozco fue director de Atención a Grupos Vulnerables entre enero de 2007 y febrero de 2009, cuando fue designado titular del Inapam. Actualmente, en ese organismo, el subdirector jurídico y uno de sus principales operadores es Carlos Rivera Olivares.
Rivera es el apoderado de Audio y Video Sobre la Roca S.A. de C.V., la razón social por la que se operan las librerías cristianas Visión. Por lo tanto además de subordinado es socio empresarial de Alejandro Orozco. También es directivo de la Fundación Camino a Casa, de OBM y de otra asociación, denominada Generación con Valores. De acuerdo con su acta constitutiva, esta última, registrada en 2009, tiene por objeto “establecer y difundir principios y valores éticos, morales y espirituales”.
En el DIF una de las subalternas de Orozco era Claudia Yolanda Calatayud Cano, quien fungió como subdirectora de Enlace entre el DIF y la Sedesol y también es accionista de Audio y Video sobre la Roca.
Otro colaborador de Orozco fue Ofir Ernesto González Chávez, socio de la Fundación Camino a Casa además de accionista de la sociedad civil Sembrando, cuyos socios mayoritarios son los Orozco.
Luego de ser el segundo al mando de Orozco en el DIF, González se desempeñó hasta agosto pasado como director de Administración y Finanzas de la Administradora del Patrimonio de la Beneficencia Pública, organismo del que el director general es otro miembro de CSR, Ulises Antonio de la Garza Valdés, cuñado de Orozco y exoficial mayor del DIF.
En la Secretaría de Hacienda –de la que depende el SAE– fue funcionario hasta marzo pasado Patricio Enrique Caso Prado, quien ahora se desempeña como coordinador general jurídico y consultivo de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). Y es socio de Rosa María de la Garza en Dicelcris, empresa dedicada a vender equipos de comunicación.
En los ochenta Alejandro Orozco y su esposa eran vendedores de seguros. De acuerdo con una escritura pública registrada en 1984 ambos figuran como accionistas de De la Garza, Orozco y Chávez, Agentes de Seguros S.A. En 1988 constituyeron Orozco Rubio y Asociados S.C. Los movimientos registrales se extienden hasta 2002.

Comentarios

Load More